Anecdotario

¿Qué pasó con Big Boy después de "Mis ojos lloran por ti"?

A 20 años del clásico noventero, hablamos con el boricua que compuso uno de los hits de nuestra generación.
23 Junio 2016, 10:58pm

Era todo un reto. Había que tomar una enorme bocanada de aire para terminar una frase que empezaba con “quisiera volver a amarte...” y cerraba con “...mis ojos lloran por ti”. No era solo la letra de una canción, era una especie de trabalenguas amoroso, pasional y cortavenas que nos aprendimos a finales de los 90 y que todavía nos persigue. Es un himno que toda una generación carga a cuestas, que no importa cómo, pero nos lo sabemos de principio a fin, que nos identifica y acompaña nuestras mejores madrugadas acompañados de una botella de trago a medio terminar.

En 1996, Rubén Roy Díaz era un jovencito boricua de 21 años que ya había grabado dos discos: Mr. Big en 1993 y Que vayas con Dios en 1995. Mis ojos lloran por tí era su tercer trabajo discográfico y, sin saberlo, una canción que lo inmortalizaría por esa secuencia de palabras hechas verso que nos obligó a aprendernos y por lo cual, todavía hoy, seguimos recordando ese nombre: Big Boy.

A 20 años de este clásico noventero hablamos con el boricua sobre el hit que lo llevó a recorrer buena parte de Latinoamérica, Europa y Estados Unidos, para saber qué había sido de su vida, por qué no lo volvimos a escuchar y qué pasó con su carrera después de “Mis ojos lloran por tí”.

Empecemos hablando de ese himno que es "Mis ojos lloran por ti", ¿cuál es la historia detrás? ¿Surgió durante una tusa muy brava?

No, en realidad fue algo que me surgió como inspiración, pero no tiene nada que ver con alguna experiencia personal. Simplemente salió así.

Hace poco tuviste un concierto en Barranquilla y volviste a Colombia después de muchos años. ¿Cuándo fue la última vez que estuviste en el país?

Yo fui a Colombia en varias ocasiones durante los 90, entre el 97 y 98 que fueron los años fuertes donde salió al mercado el disco de Mis ojos lloran por tí, donde estuvo sonando bastante. Entre el 96 y el 98 visité Colombia en varias ocasiones, estuve en Bogotá, Cartagena, Cali, Barranquilla, Medellín, San Andrés... visitamos muchas de las ciudades importantes de Colombia. Tuve ese placer y ese privilegio y me enorgullece ser parte de que este público de una de mis plazas, haya adoptado mi música desde mis comienzos.

Lo que te trajo en ese entonces fue el hit del momento que era “Mis ojos lloran por tí”, ¿qué pasó después de eso?

Después de ahí yo diría que surgieron varias cosas ajenas a mi voluntad, vamos a decir que eran temas ya internos con la disquera que me representaba para ese entonces. Luego vino una depreciación del trabajo promocional, el trabajo que hicieron fue muy pobre en cuanto a los demás discos que salieron porque después de Mis ojos lloran por ti, yo saqué cerca de cuatro o cinco producciones más y pues lamentablemente no solo en Colombia, sino en el resto del mundo se me hizo bien difícil entrar. Solamente salieron a las tiendas y para aquel tiempo no estaba todavía el auge de lo digital y del internet. No había un acceso más directo hacia el público con las redes sociales como lo tenemos hoy en día. O sea, uno dependía más de la disquera y pues este trabajo fue muy pobre. Ese material prácticamente se perdió, porque hubo muchos temas muy buenos que se grabaron y yo sé que hubieran sido éxitos en la gente como lo fue “Mis ojos lloran por ti”.

¿En qué momento decides cortar relación con ellos?

En realidad no sé qué fue lo que ocurrió, porque no solamente fue con mis producciones sino también con las producciones de otros artistas que también estaban en dicha disquera. Nos perjudicó bastante, no solamente a mí sino a todos los demás artistas que pertenecían a ese catálogo. Poco a poco se fue deteriorando la relación hasta que ya creo que vendieron el catálogo a JYN, que es otra disquera. Ellos se quedaron con lo que es el publishing y ya después falleció lamentablemente el dueño que era Antonio Moreno y ya la disquera no existe como tal.

¿Antes de este disco ya habías grabado algo o ese fue tu debut y el disco que te lanzó al estrellato?

No, antes de Mis ojos lloran por tí salieron dos producciones las cuales también fueron éxitos. En la primera salió un tema que se llama "María" que sonó también bastante y que inclusive lo interpreté en la gira que llevamos a cabo en Barranquilla y ahí mucha gente lo coreó. De ese disco también había otro tema que se llamaba "¿Dónde están?" que también sonó mucho. O sea, fue un disco que también gustó en el mercado Centroamericano y Latinoamericano, quizá no a la magnitud de "Mis ojos lloran por tí", ya que ese fue un tema con alcance mundial y que al sol de hoy ha ido de generación en generación. Es un tema que sigue vigente y sigue vivo dentro de los fanáticos, dentro del público y el género urbano.

Mis ojos lloran por ti fue sin duda el disco que te dio a conocer, pero ¿qué significó para ti realmente ese tema y ese disco?

Mira yo te voy a decir: "Mis ojos lloran por tí" es una pieza de colección para todos los fanáticos del género urbano. Es un tema que no ha muerto, es un tema que sigue vivo, que me lo han grabado en tres géneros distintos, lo que es cumbia, lo que es durangüence -que es un género mexicano-, y también en otras versiones de artistas del género urbano como fue en el caso de Dylan y Leny .

"Mis ojos lloran por ti " tiene algo especial, aún lo suenan en las emisoras, aún programan el video en diferentes canales de video. Es un tema vigente que ha ido de generación en generación y lo noto cuando veo público jóven en mis presentaciones cantando mis canciones. Es algo que me enorgullece, no solamente por ser parte de los pioneros y de la base de este género, sino también porque todavía estoy aquí presente y llevando mi presentación y mis espectáculos a diferentes países.

¿Llegaste a vivir de las regalías de esta canción?

Jejeje, bueno en realidad para eso uno cosecha los éxitos y no solamente ese disco, todos los demás discos tienen su rol. Después de ese disco yo saqué “He chocado con la vida”, que fue un tema que hice con Tito Rojas, y que quizás no sonó mucho en radio. Pero la gente lo conoce, lo canta y en su momento lo consumió, entonces hay muchos otros discos también me han llenado de satisfacción no solo en lo económico, sino también la gratitud de poder ver a mi público disfrutando de lo que hago. Parte de lo que en realidad soy como ser humano, como artista, como compositor y pues todo esto me llena de alegría, tanto de lo que me pude haber ganado con el disco, como lo que me gano con la satisfacción de ver a mi público en el apoyo constante con mi carrera.

¿Vives de la música únicamente?

Vivo completamente de la música, estoy activo constantemente, hago muchas presentaciones durante todo el año y me la paso viajando. Antes de Colombia estuve en una gira en Perú, luego fui a Texas, ahora voy a estar en Guatemala, luego voy a Nicaragua, luego tengo otra presentación en California, en San Francisco... o sea estoy activo todo el tiempo.

¿Qué pasó después de Mis ojos lloran por tí a nivel discográfico?

Bueno, en el 96 salió Mis ojos lloran por tÍ, después de eso, a finales del 97 y principios del 98 salió He chocado con la vida; luego de eso lanzamos Big Impact en el 99. Ya sobre el 2000 vino Virus donde colaboré en un tema que se llama “Para las chicas” con Nicky Jam; después vino un disco que se llamó The Phenomenon en el 2002. En el 2003 lancé Dando Candela luego firmé con otra disquera en el 2004 y con ellos saqué El comeback, donde salió otra colaboración con Lenox del dúo Zion y Lenox, en la canción “Me pasa lo mismo que a ti”.

¿De ahí en adelante a qué te dedicaste?

Después de eso todo fue independiente. He sacado temas, o sea sencillos. Ahora he estado promocionando "Tranquilo", un tema de reggae que saqué hace varios meses, y ya próximamente voy a estar sacando otro tema que se llama "A tu nombre" que ya es más reggaetón, más actualizado y conectado con lo que está pasando en el mercado. Es sí, sin perder la esencia de lo que es Big Boy.

¿Cómo logras mantenerte vigente, cómo actualizarte en el género y cómo es esta relación el reggaetón old school que también propones?

En cuanto a los ritmos sí soy una persona bien creativa. Me gusta la creatividad a la hora de estar en el estudio. No soy una persona que me cierro únicamente a mi opinión, sino me gusta que la persona que está trabajando conmigo en lo musical también aporte sus ideas y también en la composición. Me gusta ser un artista bien versátil y a la hora de grabar soy bien exigente. Busco que queden todos los sonidos como es, que cuando la gente lo escuche se sientan a gusto con lo que están escuchando, no tan solo la música, sino también en las composiciones. Que el público se identifique mucho con mis letras, creo que a eso también se le atribuye el éxito de mi carrera.

¿Qué piensas del reggaetón que se volvió mainstream en la isla y empezó a pegar en toda latinoamérica hasta que se volvió uno de los géneros más comerciales, no es que el más?

No, pues eso ya estaba por verse. Si vemos todos los géneros que han evolucionado, han venido desde abajo. Géneros que han sido marginados, porque lo mismo ocurrió con la bachata, que era de República Dominicana, bien marginado y mírala ahora mismo. Es un género que está grande, por decirlo así. Lo mismo ocurrió con la salsa que era también algo que mucha gente no aceptaba y era más de barrio y también tuvo un auge tremendo. Incluso hoy sigue siendo uno de los géneros más importantes. Y ahora el reggaetón también es lo mismo, viene de abajo, de los barrios, de los caceríos, de la gente que absorbe este tipo de música y también se ha posicionado como uno de los géneros favoritos del público.

¿A quiénes admiras?

Admiro mucho lo que ha hecho Nicky Jam, eso no es un trabajo fácil. No es algo que todo el mundo pueda hacer. Nosotros tenemos una amistad muy grande aunque hace mucho no hablamos, pero sí tenemos muchas experiencias y admiro mucho el trabajo que ha hecho y cómo se ha podido superar del desliz que tuvo en su carrera.
Y entre todos los demás cada cual ha hecho su estilo, cada cual ha aportado al género. Pero todo viene de una base, todo viene de una raíz y yo pienso que fuimos nosotros los que comenzamos y los que pusimos los pies firmes para que todos esos cantantes y artistas que están ahora. Como por ejemplo Vico C, lo que fui yo, lo que fue El General, entre otros grandes artistas que también estuvieron en ese tiempo cuando era marginal y cuando era bien difícil poder meter este género al ambiente.

¿Qué está pasando en Puerto Rico en este momento con la vieja escuela?

Pues mira todavía hay artistas de la nueva escuela que todavía están haciendo sus cosas como en el caso de Don Chezina y Alberto Style que estuvo viviendo en Colombia. Hay varios que todavía están por ahí haciendo sus cosas, aunque la radio se ha dedicado más en enfatizar lo que son los cantantes urbanos modernos, algo en lo que yo no estoy de acuerdo, porque se supone que también nos apoyen a nosotros que fuimos la base.

A veces es bien difícil que nosotros, los de la vieja escuela, podamos meter un tema, nos complican mucho las cosas. Todo es un monopolio, todo es difícil y yo pienso que no debe ser así. Pienso que debe ser un poco más flexible para nosotros, que también se nos dé la oportunidad porque todavía hay muchos fanáticos que quieren escucharnos y absorber nuestra música.

¿En qué estás trabajando ahora, qué se viene?

Sigo promocionando “Tranquilo” y ya afinando los últimos detallitos de un nuevo tema que se llama “A tu salud”. Se vienen varias fechas de conciertos. Este fin de semana toco en Guatemala, también vamos a regresar a Perú, luego vamos a California, Nicaragua. Tenemos varias cosas pendientes, vamos a estar bien activos lo que queda de año gracias a dios y si él lo permite.

***
Sigue a Big Boy en twitter por aquí y en instagram por acá.