Publicidad
Rock al Parque 2016

La historia oral de Sick Of It All Parte 2: Nace el hardcore de Nueva York, metal crossover y el efecto In Effect

A propósito de su presentación en el Rock al Parque 2016, recordamos la historia de una de las bandas más vieja guardia de la escena hardcore de Nueva York.

por Mike Hill
20 Abril 2016, 8:32pm

En el hoy presente e ido pasado mundo del hardcore punk, Sick Of It All se mantiene solo. Están en su tercera década de giras y grabaciones y han lanzado 10 potentes álbumes de larga duración con solo un cambio definitivo en su alineación original. Con el lanzamiento de su disco Scratch the Surface, en 1994, se tomaron la escena neoyorkina de hardcore a nivel mundial y rara vez se han detenido a tomar un respiro desde entonces. Son lo más cercano que la escena hardcore tiene a un nombre de la casa. En resumen, son leyendas.

NOISEY se sentó con la banda para discutir su larga y colorida historia como titanes de la escena hardcore en Nueva York. Pilla la primera parte de su historia aquí.

Armand: Se sentía una energía real alrededor de la escena; todos estaban muy emocionados con las bandas que estaban apareciendo y habían muchas: estaban Underdog, Warzone, Cro-Mags y Agnostic Front, que ya estaban consolidados. Leeway también estaba en camino. Nacieron muchas bandas y todas, en cierto sentido, eran icónicas

Lou: Cuando éramos jóvenes, escuchábamos a los Sex Pistols y mi hermano mayor nos presentó a los Plasmatics, que en ese entonces eran The Exploited. Me gustaba Generation X cuando era más joven pero no era lo suficientemente brutal y pesado para mi. Estuve especialmente influenciado por Agnostic Front y mi primer álbum de hardcore fue su “Victim in Pain”. Luego vinieron Cro-Mags y Murphy’s Law. Solía ir a todos los conciertos de Murphy’s Law que podía.

En esos días, estaba CBGB’s para los conciertos, al mismo tiempo que otros lugares como The Subway en Queensborough Plaza a donde ibamos para ver a Reagan Youth. También habían otros lugares muy extraños donde se hacían shows. Un día, estábamos caminando por la ciudad y nos encontramos con Danny Lilker (Nuclear Assault, Brutal Truth) y Craig (Setari). Nos preguntaron si íbamos a ir al show; nosotros les preguntamos “¿cuál show?” The Cro-Mags se presentaban en la disco Jamaica. Todos estos lugares al azar estaban tratando de conseguir presentaciones de hardcore y nosotros íbamos sin importarnos quien iba a tocar, solo queríamos ir a pasar el rato. Mi primer matiné fue Corrosion of Conformity, cuando todavía tocaban con el tipo que cantó en Eye for an Eye. Todos tenían la cabeza rapada menos nosotros, que teníamos el pelo largo. Todo el mundo se volvió loco pero al mismo tiempo eran muy cool. No hubieron peleas, fue increíble y ese día me entregué al hardcore.

Armand: La escena estaba creciendo a un ritmo muy acelerado. La primera vez que tocamos en CB’s fue una locura. Todo pasó de una manera muy natural y la transición de pasar de ser una banda amateur a una que podía llevar más de 500 personas a un show, pasó de un día para otro. Mucho de eso tuvo que ver con el momento que estaba viviendo la escena hardcore en ese entonces.

EL EFECTO IN-EFFECT

Lou: Creo que conocimos a Howie Abrams por medio de Craig y Danny Lilker. Nos dijeron que querían sacar nuestro primer EP de 7 pulgadas pero que teníamos que esperar porque tenían que hacer el álbum de Gorilla Biscuits primero. Nosotros ya teníamos suficiente material pero estábamos esperando a que sacaran el disco de GB. Para ese entonces, Howie y Steve Martin ya habían fundado In-Effect Records. Eramos chicos jóvenes que iban al colegio y trabajaban, queríamos salirnos del camino tradicional y cuando se ofrecieron a firmarnos, aceptamos de inmediato. Cuando por fin firmamos, existía esta actitud “hazlo-tu-mismo” de alguna gente joven de la escena que no nos veían con muy buenos ojos. Yo creía que la escena era increíble pero no sabíamos como empezar nuestro propio sello así que nos fuimos con la gente en la que confiábamos. Conocíamos a Howie por todos los shows a lo que íbamos y Steve Martin hacía parte de AF.

Claro que siguieron los malos comentarios. Algunos chicos que hicieron un fanzine cogieron la foto promocional de Motley Crue, pusieron nuestras caras encima y escribieron “Alleway Crew”. La gente creía que éramos “rock stars” de un sello propiedad de una disquera pero In-Effect nisiquiera estaba asociado a una. Estar en In-Effect no cambió para nada nuestra forma de pensar pero si habían algunos problemas. No podían vender el álbum en ningun K-Mart o otros lugares como ese porque las letras tenían malas palabras. A nosotros eso no nos importaba pero obviamente algunas personas jodieron por eso.

Armand: Howie era de Queens y vino a algunos de nuestros ensayos porque era fan de la banda y eramos locales. Pasó de ser alguien que iba a nuestros shows, a ser alguien con el poder de firmar bandas en un sello.

Pete: Steve empezó trabajando con los Beastie Boys y Howie era fanático de la música pesada por lo que quería ayudar a las bandas que tocaban el tipo de música que le gustaba.

Howie Abrams: Antes de que tuviera algo que ver con ellos, los veía cada fin de semana en el metro cuando íbamos de camino a los conciertos y a los matinés de CB’s. Me eran familiares. En un punto, cuando estaba en un show en Long Island, vi a tres de esos cuatro tipos que veía en el metro tocando; fue el primer concierto de Sick of it All. Armand todavía no hacía parte de la banda. Me gustaron y empecé a verlos tocando en distintos eventos, se empezaron a volver realmente buenos. También teníamos muchos amigos en común así que era fácil encontrarse con ellos. Un pequeño regreso a 1998: Yo era un vendedor en Important Record Distributor, probablemente el mayor distribuidor de discos independientes en el país. Los de In-house tenían sellos como Combat y Relativity, pero también distribuían sellos como Revelation and SST, Touch and Go y un montón de otros sellos que eran muy importantes en su momento. Los sellos independientes se volvieron un poco más sofisticados y empezaron a poner dinero de marketing en las bandas, dándoles apoyo para las giras y más publicidad: la mayoría de los sellos independientes no tenían dinero para eso, pero algunos empezaron a invertir.

Uno de los sellos que empezó a hacer esto en un grado substancial fue Combat, que básicamente era un sello de metal pero estaban empezando a meterse en el hardcore. Bandas como Agnostic Front, Crumbsuckers y Ludichrist estaban en Combat en ese momento. También le habían hecho lanzamientos a GBH, The Circle Jerks y otros grupos. Habían muchas bandas debajo de nuestras narices que pensábamos que les podía ir bien y que podían llegarle a un montón de gente. Simplemente necesitaban a alguien que estuviera dispuesto a invertirles algo de tiempo y dinero, que los ayudara a hacer un buen disco que los pusiera a girar en lugares más allá de Nueva York y Boston.

Steve Martin y yo empezamos a pensarnos bien la idea para In-Effect Records y una de las primeras bandas que discutimos fue Sick Of It All. En ese tiempo era el contendor número al trono que estaba ocupado por Agnostic Front, Cro-Mags y Murphy’s Law. Esas eran las grandes bandas del momento. Nos acercamos a ellos para ofrecerles estar en In-Effect y aceptaron inmediatamente. Al mismo tiempo ya nos habíamos comprometido a sacar el próximo disco de Agnostic Front “Live at CBGBs” y a hacer el siguiente álbum de Prong. De cualquier manera estábamos buscando nuestra primera banda para firmar y pensamos que Sick Of It All era perfecta.

La gente se olvida de que el hardcore fue bastante pequeño por un tiempo. En 1984 las grandes bandas que podías ver eran Dead Kennedys y Circle Jerks. Esos eran considerados los shows grandes. Ninguna de las bandas de Nueva York tocaban para más de 300 personas; incluso Agnostic Front, que era el show más grande del momento, no convocaba a más de 500 personas. Un día fui a un concierto de Reagan Youth en este lugar llamado The Subway, que literalmente era una estación del tren en Queens Boulevard. La gente que asistió estaba realmente muy metida en la escena y su negocio era saber todo acerca de esos conciertos. Había un grupo de nosotros que estaba interesado en la música súper pesada y rápida. Al mismo tiempo que nos gustaba Reagan Youth y Vemos, fuimos los primeros en ver a Metallica. Todavía existía una separación entre las escenas en ese tiempo.

Lou: Tuvimos un montón de oportunidades en In-Effect. Por ejemplo, estábamos tratando de hacer algunos shows un fin de semana y nos llamaron a decirnos que Exodus iba a hacer una mini gira por la Costa Este y que Anhilator les había cancelado, entonces teníamos la oportunidad de telonearlos. Nosotros crecimos escuchando punk y metal por lo que amábamos a Exodus. Cuando se nos empezaron a aparecer oportunidades de abrir conciertos de bandas de metal, no lo pensamos dos veces. Ahora muchas de las bandas de hardcore son bandas de metal que no pueden tocar tan bien.

Armand: El hecho de que hubiera una división entre las escenas hardore y metal nos frustraba demasiado porque crecimos adorando todos los estilos de música agresiva. Nunca dibujamos líneas reales entre lo que nos influenciaba, solo tomamos todos los aspectos de un montón de música increíble. Una vez hicimos una gira con DRI y la mayoría del público estaba compuesto por puros metaleros, aunque también había un buen número de hardcoreros y hasta skinheads. Casi todas las noches se armaban peleas y era una mierda ver a este grupo de personas que se negaban a llevarse bien entre ellos a pesar de que todos estaban ahí por la misma razón. Todo estaba basado en la apariencia. Es algo con lo que hemos tenido que lidiar desde el principio. El hardcore de Nueva York incluía mucho de metal en su sonido. Todo el poder y la precisión del metal estaba presente. En California, todos estaban tratando de trabajar en las melodías. Nosotros éramos una mezcla de ambos tipos de música.

EL DEBATE WNYA DE ‘SOYA VS BORN AGAINST’

Lou: En cualquier lado de internet puedes escuchar el debate de NYU. Al principio, no sabía de qué se trataba. Habían algunas personas que eran buenos amigos nuestros pero estaban hablando basura. “Están con un sello que está financiado por esta disquera que hace parte de esta corporación que construye misiles para el ejército de los Estados Unidos” Y nosotros decíamos “¿De qué carajos están hablando?” Para nosotros, fue algo que vino de la nada. Por un lado, entendía lo que estaban diciendo: hazlo tu mismo, mantenlo underground, sentía que estaban preocupados en evitar que la gente conociera nuestra escena. Nosotros queríamos que el mundo supiera lo bueno que el hardcore era.