¿Por qué la gente se arrecha cuando tiene guayabo?

Una pregunta importante que necesita ser respondida.

|
13 Abril 2018, 5:44pm

Foto: Guy Moberly / Alamy Stock Photo 

Un estudio reciente del Instituto Kinsey encontró que la gente en el rango de 30 a 39 años —mi rango— tienen sexo en un promedio de 1,6 veces a la semana. Estoy en el primer tercio de ese grupo, y generalmente tengo sexo dos veces a la semana, lo cual, si presumimos que hay un tipo de escala en juego, supongo que me hace parte del promedio. Creo que mi novia podría tener sexo un poco más seguido, pero no tanto, y como con muchas otras avenidas de nuestra compartida existencia, ella tolera mis insuficiencias.

Pero hemos encontrado que, en los días después de una gran fiesta, ambos nos ponemos locos con el sexo. Mis amigos han dicho lo mismo, y hay artículos en Internet sobre personas que pasan el guayabo completamente arrechos, entonces claramente pasa algo ahí. Pero nadie puede explicar por qué pasa (en su mayoría porque básicamente no hay investigación sobre el tema), así que llamé a Nicole Prause para averiguarlo.

Nicole es una neurocientífica especializada en el comportamiento sexual humano y la adicción, y fundó el Instituto Liberos, que parece entender la ciencia del deseo. Si alguien podría ayudarme a entender por qué quiero tener sexo mientras también quiero vomitar, es ella.


Lea también:


VICE: Primero que todo. ¿Por qué la gente se arrecha cuando está tomada?
Nicole Prause: Podría haber un par de cosas, pero la explicación que me gusta es esta cosa llamada miopía de alcohol. Mucha gente disfruta el sexo y lo encuentra placentero, y beber alcohol eleva tus tendencias básicas. Cuando estás ebrio y tu excitación va en ascenso [crudamente: estar ebrio pero no al punto de olvidar quien eres] tu miopía se enfoca más en cosas que ya te gustaban desde antes de comenzar a beber. Entonces el sexo se vuelve un punto focal, lo que tal vez te lleve a ignorar ciertos temas relacionados con el sexo que normalmente no ignorarías. Condones, por ejemplo.

¿Pero entonces crees que es lógico estar excitado al día siguiente, cuando ya dejaste de ascender?
Muchos de nuestros estudios hablan sobre ese ascenso, y todo suele ir muy bien con las cosas cuando van subiendo y el efecto que tiene en el aumento de la excitación. Pero la historia no es tan buena para su descenso, se supone que te pones lento e irritable.

Ok. ¿Y si agregamos drogas cambia el efecto?
Bueno. Hubo un estudio realmente raro en el que le daban metanfetaminas a las personas. No les mostraron nada, no les hicieron nada, y aún así reportaron que se sentían más excitados sexualmente. Solo estaban sentados ahí, drogados. Lo que es raro. ¡Entonces supongo que sí!

¿Que hay del éxtasis y el MDMA? Es un empatógeno y te hace querer abrazar a todo el mundo. ¿Entonces tal vez tu excitación elevada al día siguiente es una respuesta a sentirte generalmente cercano a alguien?
Es una idea interesante, y me pregunto si hay alguna historia vinculada ahí. El Molly te hace querer tocar a la gente y estar cerca de ellos, tal vez te sientes de esa forma en la curva descendente (cuando el alchol/drogas se te están bajando]. No te repele la gente y quieres estar con ellos. No suena como un concepto ridículo.

¿Podría ser una cosa de vulnerabilidad? ¿Te sientes vulnerable y quieres a alguien o algo que lo suavice?
Especulativamente hablando, puede ser. Cuando estamos excitados, se activan muchos de los caminos de recompensa que el alcohol y otras drogas hacen. No lo consideramos, en sí misma, como una adicción, pero existe la misma vía de recompensa que se activa cuando aspiras una línea de cocaína o te comes un pedazo de pastel que no necesitabas pero que querías y por ende disfrutas. Solo es gratificante reactivar la misma área. Tal vez trata de suavizar un poco el bajonazo. Ya sea en términos de estado de ánimo y emoción, o en términos de actividad de recompensa.

Definitivamente ayuda a aliviar la ansiedad, que forma una gran parte de los guayabos y los bajonazos.
Todos tienen estrategias para mantener las emociones y las ansiedades, en orden. Podría ser ir a correr, o ver una película, o la jardinería. Lo que sea. Mucha gente piensa que es algo malo hacer esto con sexo, que ver el sexo de esta forma es algo inadaptado. Es una locura. El punto del sexo, presumiendo que no estamos acercándonos a él desde un ángulo procreacional, es hacerte sentir bien. Por lo que tiene sentido que, si sufres de un estado de ánimo más bajo como el resultado de una gran noche, vas a querer hacer algo que lo alivie.

¿Qué hay de los orgasmos como una forma para poder dormir? Mucha gente dice necesitar un orgasmo al final de una gran noche para poder dormir. ¿Tal vez solo tratamos de noquearnos para recuperar algo de sueño ?
Estamos literalmente comenzando a pensar en eso, cómo los orgasmos te ayudan a dormir. Nunca ha sido probado en humanos, a pesar de que todos lo hacen. Así que pensar en involucar alguna droga en eso, ¿quién sabe que tanto complicaría las cosas? Podría ser cualquier cosa, desde una relajación muscular simple hasta hacer que tu cerebro entre en un estado que se asemeja a la primera etapa del sueño, estás preparándote. Tiene sentido que la masturbación ayude a dormir.

Tal vez es algo muy británico: nos embriagamos mucho, es cultural. ¿Será que aún seguimos con esa miopía de alcohol en la mañana?
Es posible. Quiero decir, es difícil decirlo con seguridad, porque cuando tenemos gente en el laboratorio, no podemos tenerlos tan borrachos como ustedes normalmente lo hacen.

Supongo que no. Gracias, Nicole.

Mira más del Instituto Liberos aquí.

Este artículo apareció originalmente en VICE UK.