Así es currar como

Trabajé en una piramide

Sabía que existían estas empresas de estafa piramidal, pero hasta que no llegas y lo ves con tus propios ojos no eres del todo consciente de su existencia. Es algo tan loco que parece mentira.
20 Mayo 2016, 5:35pm

Hace un tiempo apareció una noticia en España en la que se relataba que, en una entrevista de trabajo, el entrevistador tiró al aire un billete de 50 euros (casi 180.000 pesos) y todo los aspirantes al trabajo se le lanzaron a una vieja encima rompiéndole una vértebra. La mujer demandó a la empresa pero no se volvió a saber nada más sobre el caso: cambiaron de nombre, de dirección y, claramente, siguen operando. Los portales de búsqueda de empleo online están llenos de ofertas de este tipo de empresas (muchas, según comentan, están al margen de la legalidad).

Se determinó más adelante que la empresa que desapareció es una de esas que de conforman bajo una estructura piramidal. Es decir, una persona lleva a dos personas, y luego esas dos personas se encargarán de tres y así sucesivamente. En los anuncios de los portales de trabajo suelen reconocerse porque nunca ponen el nombre de la industria en cuestión, o por defecto, sale un nombre con apellidos. En sus anuncios de búsqueda de personal siempre ponen cosas como; 'empresa líder en su sector', y aunque realmente se trata de un trabajo comercial, no suelen poner que es comercial. En vez de eso ponen cosas como; atención al cliente, relación con el público, trabajo administrativo, teleoperadores, etc, etc, etc... Me ha pasado varias veces que por error envío mi hoja de vida a este tipo de sitios creyendo que buscaban una cosa, pero al llegar a la entrevista y ver que buscaban otra muy diferente, me doy cuenta de que estoy en el lugar equivocado.

Cuando te llaman por teléfono suelen darte el nombre de la empresa muy rápido (si te lo dan), hablando de manera muy apresurada y apenas dejan tiempo para que preguntes alguna otra cosita. Claramente, nunca hablan sobre el puesto para el que enviaste tu currículum. Pero como cualquier humano, caí en una de estas ofertas (hace más o menos un año). Me llamaron y me dieron la dirección pero nunca el nombre de la empresa, ni me hablaron sobre del puesto al que yo había aplicado. En otra ocasión me dijeron algo como: "ve mañana a las 10 y sabrás si tienes trabajo o no" (¡y no me decían a QUÉ puesto laboral se referían!)

La última vez que me topé con una de estas estafas fue hace unas semanas. Era una entrevista grupal, entramos a la oficina en cuestión; tenían sillas plegables, y solamente había una recepcionista. No había más empleados. Un tipo muy raro nos llevó a una sala, y al entrar no me dio buena espina; el espacio estaba lleno de sillas tipo Rimax, había una tarima, un micrófono, y luces de colores que giraban y apuntaban en todas las direcciones de la sala. Además había música a un volumen altísimo y tenían una campana con una cuerda, que al parecer tocaban cuando alguien llegaba a las cien ventas; qué detalle.


Lee también: A usuarios y traficantes de drogas les robaron 12 millones de dólares a través del mercado negro más grande de la deep web


Tenían colgados "mensajes motivadores" como: "¡VAMOS POR LOS 100! ¡TÚ PUEDES! ¡¡ERES MEJOR QUE ELLOS!!". Había un cuadro con varias excusas -según ellos- del porqué el comprador no va a comprar tu producto. Al parecer, yo había enviado una hoja de vida para trabajar de teleoperadora y en la oferta decía que el puesto NO (y ese 'no' iba en mayúsculas) era para venta telefónica.

De repente empecé a sentirme bastante incómoda; la música, las luces, todo lo demás. Y en ese momento apareció un tipo rarísimo en la tarima y empezó a hacer chistes como si nos conociera de toda la vida. Luego se subió una mujer para comentarnos el funcionamiento de su "empresa"; una vieja que con cada palabra que escribía en un tablero hacía cuatro errores de ortografía. Nos pusieron una presentación de Power Point, nos hablaron de los inicios de la empresa, nos comentaron que ellos vendían un producto, pero se demoraron demasiado en decirnos qué producto era. De pronto alguien alzó la mano y les preguntó. Fue ahí que la mujer, entre risas, nos comentó el anhelado producto, como si no fuera nada relevante. (En todas estas empresas venden cosas como: filtros de agua, purificadores de aire, y cosas así).

No nos comentó cuánto costaba el producto, nos dijo muy orgullosa que estos producticos se venden "como pan caliente" y que son de calidad porque los venden en hospitales, hoteles, y demás. A todo esto, cuando entré a la oficina no vi ninguna sala de teleoperadores, pero claro, es que no vi a ningún empleado. La mujer mencionó que las jornadas son de 4, 6 y 8 horas, que los sábados también están abiertos (solamente por la mañana) y que algún sábado nos tocaría ir: "pero no todos los sábados".

Primero nos cuenta que estos maravillosos productos solamente los venden a un "público potencial". Nos comenta que no van a la casa de ninguna persona mayor; que, si se trata de una pareja, procuran que estén las dos personas; que no se dirigen a gente joven; que tampoco se dirigirían a una casa donde la gente no trabaja, etc. Lo tenían todo controlado.

Después nos cuenta que nuestro trabajo como "teleoperadores NO comerciales" consiste en llamar a particulares y concertar las visitas para que puedan ir a vender los productos, y que ellos tienen estipuladas un número de visitas que tienes que concertar. En resumen, en cuatro horas esperan que conciertes unas seis visitas; en seis horas, nueve y en ocho horas, doce. Ella dio a entender sutilmente que si te corresponde concertar seis visitas y hoy "no tuviste suerte", mañana tendrás que concertar doce, por lo de hoy, y por lo de mañana, y de hecho, si conciertas catorce mejor: "así compensas", nos dijo.

Entonces alguien del público preguntó que cómo se movían para conseguir teléfonos de los "clientes potenciales", a lo que ella nos comentó que tenían dos vías: la vía uno era coger un directorio telefónico y elegir teléfonos aleatoriamente, y la segunda es el voz a voz, es decir, un cliente está satisfecho con el producto y le comenta a un amigo o familiar de él y entonces se concreta esa visita. Yo aquí empecé a hacerme algunas preguntas; aparte de que estaba a punto de enloquecer con toda la "decoración" de la sala y el hecho de no haber visto ni a un empleado (solamente al hombre, a la vieja que gritaba mucho y a una recepcionista fuera), pensé que esto no tenía mucho sentido, teniendo en cuenta lo que ella había comentado antes, pues el producto solamente lo dirigían a "clientes potenciales". Dijo que estaba dirigido a gente de noventa años, pero claramente si yo cojo el directorio telefónico y elijo un número aleatoriamente no sé ni qué edad tiene la persona, ni su situación laboral, ni nada.

A mí no me daba muy buena vibra, pero me quedé toda la entrevista porque pensé que sería interesante indagar al respecto. Cuando volví a mi casa empecé a buscar testimonios por internet poniendo el nombre de la empresa en Google. Hablé con gente que tiene a familiares en terapias psicológicas por haber sido víctimas de este tipo de estafas, personas que me comentaron que son gente que sabe cómo lavar el cerebro de los trabajadores. Según los que contacté, al parecer también te convierten en un adicto al "trabajo" (y pongo entre comillas trabajo, porque al parecer, todo lo pones tú y no ves ni un peso).

También hubo gente que me comentó que hay empresas de este tipo que buscan teleoperadores, que se encargan de: estar en un teléfono (un fijo, como el de tu casa, sin computadores de por medio), llamar a gente de forma aleatoria y concertar visitas para que los vendedores vayan a ofrecer ese estúpido encrespador de pelo/producto X. Hasta hay un guión estipulado que debes utilizar.

Pero el problema es, según me comentaron, que dicho guión se basa en una estafa. Es decir: No estás ofertando un rizador de pelo (por ejemplo) sino que te dedicas a estafar a gente por medio del guión. Tu guión consiste en decir: "felicidades señor/señora tal, ha ganado un viaje a Las Vegas, iremos a su casa a tomarle los datos". Hay gente que cae y hay gente que no, y si sí, se concierta la visita. Y es cuando los vendedores van a su casa a venderle el producto X. Hay otras empresas que simplemente llaman y ofertan una falsa prueba del producto X en tu casa totalmente gratis, y en realidad lo que hacen es ir a tu casa a venderte el producto.


Lee también: Visitamos las oficinas de Mossack Fonseca en Panamá y Las Vegas


Parece ser que la gente sí ha denunciado este tipo de empresas, pero desafortunadamente no sirve de mucho porque éstas se cambian el nombre, se mudan de lugar y no pasa nada. Hay tanta gente desesperada buscando trabajo que a los dueños de estos negocios no les preocupa que haya en Google advertencias y malas recomendaciones sobre ellos porque al día siguiente tendrán a veinte personas más haciéndoles una entrevista.

La sorpresa llega cuando te llaman para que vuelvas tras la entrevista "porque les caíste bien", y entonces te comentan que ya no tienen disponibles los puestos de teleoperadora/administrativa/atención al cliente/lo que sea, y que solamente tienen de vendedor. Es bastante loco trabajar como vendedor con este tipo de empresas, porque ponen las luces de colores, la música va a toda y aparece en la tarima de repente un showman, que empieza a hablar mierda sin parar. Grita "estímulos", infunde "ánimos" a los vendedores y les grita por el micrófono cosas como: ¡¿QUIÉN VA A VENDERLO TODO?! Y ellos responden gritando: ¡NOSOTROS!

Es súper loco, porque las personas salen de esa sala HIPER MOTIVADAS, como si hubieran consumido algún tipo de droga. La verdad sí me dio miedo.

Quiero añadir también, que cuando salí de esa entrevista me encontraba curiosamente muy optimista y también muy acelerada. El tipo hablaba muy rápido, gritaba mucho, pero luego se me pasó y me di cuenta de que eso no era normal.

Una vez tuve una entrevista con una empresa de este calibre y me encontré un local sin ningún anuncio, ni nombre, ni nada, y vi salir de la puerta a unas veinte personas uniformadas gritando y saltando. Me pareció muy extraño y loco, y en efecto, era otra empresa de estafa piramidal.

No tienen horarios, tienes que quedarte ahí hasta que vendas algo. Tú te ocupas de pagarte el transporte y las comidas, y si ganas algo se te va todo ahí. A mí me dijeron que había tres días de formación, que son los días en que te enseñan a vender su rizador de pelo/lo que sea. En algunas de estas empresas te hacen vendérselo a gente de tu familia y amigos para "que te entrenes" y una vez lo has vendido a tu círculo más cercano, si decides largarte, genial, ya les has proporcionado ventas que han llegado a través de ti. Y si no, pues seguirás trabajando por el amor al arte, como lo llaman.

Sabía que existían estas empresas de estafa piramidal, pero hasta que no llegas y lo ves con tus propios ojos, no eres del todo consciente de su existencia. Y a decir verdad, tampoco de cómo operan exactamente, porque es algo tan loco que parece ficción. Hay algunos blogs que se dedican a denunciar a este tipo de compañías, pero claro, para las personas que no buscan exactamente el nombre de la empresa en Google, ignoran su existencia, o al menos, al principio. Es complicado detectar cuándo se trata de una estafa y cuándo es una oferta de trabajo real (y más que nada porque tardan mucho en decirte el nombre), pues parece que en los malos tiempos que corren, estas oficinas se aprovechan de las personas que necesitan desesperadamente trabajar, haciéndoles creer que van a ganar mucha plata y que de ningún modo encontrarán nada mejor que eso. Porque a fin de cuentas, tienen muchísima suerte de haber sido elegidos para trabajar ahí, y deberían de estarles agradecidos, ¿cierto?

*** En Colombia la situación no es muy diferente. De acuerdo con un artículo de EL TIEMPO, "los colombianos no aprendieron del todo la lección del descalabro de DMG. Casi siete años después de la intervención del Gobierno a esta empresa, que estafó a unas 200.000 personas, las superintendencias Financiera y de Sociedades vuelven a alertar sobre la aparición de captadoras ilegales de dinero". Según la Supersociedades, cada tres días, en promedio, cae una captadora ilegal en el país (250 entre 2013 y 2015). Desde el 2008, las autoridades han tenido conocimiento de 380 personas naturales y jurídicas involucradas con este delito. Esto se debe en gran razón a las nuevas tecnologías, puesto que cada vez es más fácil crear y desmontar estas trampas para incautos.

Publicidad