FEP 2017 X VICE

#FreeTheNippleFEP: ¡Por la liberación del cuerpo en el Estéreo Picnic!

Puede que mostrar los pezones en un festival no sea el acto más revoltoso del mundo, pero por algún lado hay que empezar la discusión.

por Noisey Colombia
17 Marzo 2017, 1:34am

Hace poco más de un mes, 20 policías expulsaron a la fuerza a tres mujeres en una playa de Argentina porque estaban tomando el sol en 'topless'. ¿La razón? Estaban atentando contra la 'decencia' y algunos bañistas que estaban en la playa se quejaron con los policías. Sus pezones eran la fuente de la supuesta indecencia. En consecuencia, las mujeres argentinas se movilizaron y realizaron un 'tetazo' a modo de protesta, marchando con sus torsos desnudos por las calles de su país.

La situación entre la policía y estas bañistas en Argentina es solo un ejemplo de la censura que los pezones de las mujeres reciben a diario y que, en tiempos recientes, se ha sentido con mayor fuerza en redes sociales como Instagram.

¿Por qué tanto escándalo por algo tan insignificante como la imagen de un pezón? ¿Cuál es el peligro que representa un pezón de mujer y que hace que no pueda aparecer en una foto en Instagram? ¿Por qué nos debería indignar que a una mujer la pordebajeen verbal y físicamente cuando muestra sus tetas de determinada manera?

La protesta de las argentinas era extensiva: ellas rechazaban la enfermiza sexualización de sus cuerpos, y también la violencia contra su género. En este país se comete un feminicidio cada 30 horas, solo por el hecho de ser mujer. En Colombia, unas 3.000 mujeres fueron asesinadas entre 2014 y 2016, y el año pasado se reportaron 49.,712 casos de violencia intrafamiliar. Ambas cifras, tristemente, no dejan de aumentar en nuestro país.

Por casos repetitivos como este, alrededor del mundo, se fundó en 2015 el movimiento #FreeTheNipple, cuya lucha, la de que las mujeres puedan mostrar sus pezones tranquilamente, aparte de buscar el empoderamiento femenino, pelea porque las mujeres tengamos el derecho a elegir, a tener opciones, las mismas que les dieron a los hombres con sus pezones desde 1936, en países como Estados Unidos.

A esta lucha se han unido famosas como Miley Cirus, la hija de Bruce Willis, Rihanna, y muchas otras mujeres, que entienden que el objetivo va más allá de un capricho: se trata de que la sociedad deje de decidir sobre nuestros cuerpos. Si los hombres ganaron una lucha tan elemental hace décadas, ¿Por qué nosotras seguimos atascadas en la nuestra? ¿Por qué nuestros pezones causan más terror que un arsenal de armas peligrosas? ¿Por qué debemos avergonzarnos de partes de nuestro cuerpo? ¿Hasta cuándo va a durar el mito de las tetas?

Viéndolo de esta manera, pelar el pezón ya no parece simplemente pelar el pezón y ya.

Es por eso que, este año, decidimos hacer un llamado a la liberación en este Estéreo Picnic. A la liberación femenina y al resto de liberaciones. Desde siempre, los festivales musicales han significado una zona de distensión, un lugar perfecto para la libertad de expresión y sobre todo, para la seguridad de sus públicos, donde podemos sentirnos libres, donde tratamos de sentirnos nosotros mismos, queriendo que los demás lo noten.

Más allá del plano musical, son días en los que todo vale, donde deberíamos poder decidir libremente, desde los artistas que queremos ver hasta cuánta ropa queremos llevar, espacios de horas donde nos enfocamos en conectarnos, a través del baile, con nuestro cuerpo y el resto de nosotros mismos.

¿Si desde Woodstock existía la desnudez, por qué no retomarla ahora, y darle un nuevo significado?
Por todo esto, ha llegado la hora de liberar nuestros pezones. Tenemos muchas causas para hacerlo, y estamos seguros de que ustedes tienen un montón más. Lo importante es poder ser conscientes de que podemos elegir, y que nadie nos pueda juzgar por las decisiones que tomamos sobre nuestros cuerpos, mucho menos en un festival de música. Pelar el pezón es tan importante como amar a la persona que se nos dé la gana, porque son cosas que deberíamos poder elegir y hacer, sin ninguna restricción social.

Este festival bailemos con nuestros cuerpos, amémoslos y sintamos que nos pertenecen, que nadie tiene más derecho sobre ellos que nosotros mismos y que nadie puede puede sexualizarlos si no queremos, ni decirnos qué partes mostrar de él ni de qué manera.

Puede que mostrar los pezones, o cualquier parte del cuerpo en un festival de música no se vea como el acto más revolucionario del mundo, pero por algún lado tenemos que empezar a activar la discusión, y qué mejor escenario que este.

¡A liberar los cuerpos en este festival!