Algunas personas nos contaron las peores experiencias con sus mascotas

“La iguana temperamental de mi primo se cagaba en todas partes”.

por Anna Goldfarb; traducido por Elvira Rosales
|
19 diciembre 2017, 4:44pm

No todas las bolas de pelo con cuatro patas están destinadas a ser tus mejores amigos. Como cualquiera que haya tenido contacto con mascotas agresivas, puedo decirte que los animales a veces son unos ojetes. Perros y gatos que siempre gruñen, hámsters feroces, gallos posesivos; hemos visto de todo. Algunas mascotas repulsivas sacan sangre con colmillos y garras. Otras ponen los nervios de punta destruyendo propiedades, emitiendo olores nefastos o ladrando sin parar hasta destrozar los oídos.

Les preguntamos a amigos y compañeros de trabajo que describieran en una sola frase a la mascota más irritante que han conocido. Esto fue lo que dijeron:

  • “La iguana temperamental de mi primo se cagaba en todas partes”. - Jerry, 28
  • "El boxer de un amigo al parecer ‘no toleraba a las mujeres’". - Katie, 25
  • "Cualquier maldito y asqueroso chihuahua. Todos". - Beckett, 25
  • "Un ave grande que solía cuidar se cagaba en todos lados". - Peter, 23
  • "Un gato obeso con tres piernas mordió a papá". - Kara, 28
  • “El hurón de mi roomie siempre lamía mis pies”. - Jessica, 41

Lea también:


  • “El perico de un compañero se comía el espagueti”. - Sara, 39
  • “El pez dorado brincó fuera de la pecera y murió”. - Shari, 46
  • “Un perro mordió la entrepierna de mi amigo”. - Aimee, 30
  • “Cuidaba a un perro que comía brassieres”. - Tina, 37
  • “Bruce, el perro salchicha come pañales”. - Jen, 35
  • “Un hurón apestoso y escurridizo que adoraba robarse mis Kotex”. - Kirche, 55
  • "El gato se negaba a usar una caja de arena". - Jessica, 26
  • “El gato rescatado que cagaba parásitos y escapó”. - Katherine, 34
  • “El perro del abuelo llevó a las ovejas hacia el océano”. - Kenny, 33
  • “Mi gato caga muy suelto, es asqueroso”. - Joey, 31
  • “El jerbo caníbal que se comió a su hermano muerto”. - Olivia, 27
  • “El hámster que me mordía cada vez que lo tocaba”. - Paul, 23
  • “Al perro le encantaba mear sobre las almohadas". - Willow, 23
  • "Mi roomie tenía serpientes. ¡Yo las odio!" - Ty, 25
  • “El perro que me mordió en mi cumpleaños”. - Sarra, 25
  • “Un bulldog que se devoró mi pastel de chocolate; pero él está bien”. - Kate, 27
  • “Tenía un hurón gordo y apestoso en la universidad, requería demasiados cuidados”. - Julius, 33
  • “El gallo de la abuela nos aterrorizaba cuando éramos niños”. - Billy, 34
  • “Un schnauzer miniatura se lanzó contra mi cara”. - Darcy, 33
  • “Un cocker spaniel violento asesinó a mis pájaros”. - Kim, 32

"Un gato obeso con tres piernas mordió a papá"

  • “El gato usaba mi cara como trampolín”. - Adam, 30
  • “El conejo ojete que mordía los cables y alambres”. - Eric, 35
  • “El perro de mi novia que se echa pedos sonoros y apestosos”. - Tara, 32
  • “El perro que se llama igual que Pluto de Disney”. - Allegra, 25
  • “Despierto y el gato está mordiendo mi ombligo”. - Brittany, 27
  • “Gasté mi mensualidad en los enemas del gato”. - Jennifer, 43
  • “El gato siamés que en su vida anterior era asesino serial”. - Beth, 36
  • “El cachorro nervioso de mi vecino se cagó en mis pies”. - Vartika, 25
  • "Todos los gatos. A la chingada. Me cagan". - Genevieve, 24

Sigue a Anna Goldfarb en Twitter .

Más VICE
Canales de VICE