¿Cómo aprender a hacer una paja?

Baranda Pons nos revela siete secretos para darle la estimulación perfecta a tu pareja.

|
14 Marzo 2018, 10:52pm

Habré hecho miles de pajas en mi vida. Supongo que es una actividad que me ha acompañado desde que soy adulta, y que en ningún sitio me han enseñado a hacer bien paso a paso.

Lo cierto es que dominar las artes masturbatorias puede contribuir a que la felicidad de mi pareja vaya en aumento (porque no todo en la vida es penetración), y porque una pajita por la mañana es un alivio antes de ir a trabajar o antes de cualquier cosa que se atraviese en el camino.

Con una paja mi pareja la pasa bien, y yo también, de paso. No es un secreto para nadie que producir placer es una de las mejores formas para sentir placer propio; y además porque para un hombre sentir que alguien más lo masturba es mucho más erótico que hacerlo solo frente al celular o el computador. Una paja es un acto sexual de cariño entre José Miel y yo, es algo que hacemos con frecuencia y que se produce con mayor facilidad que un polvo ¡y eso que practicamos mucho lo segundo!

Hacerla bien es algo que puntúa alto, sin importar la cultura en la que se haga. Por ejemplo, en Japón la cultura de la paja está tan extendida que ya existen los programas de televisión donde te hacen una paja mientras cantas en un karaoke (no hace falta que vean este video, en serio).

Ahora bien: ¿cuáles son los secretos para una buena paja a mano?

Antes que nada, debemos recordar que cada hombre tiene su propia velocidad. No todas las pollas son iguales ni sienten lo mismo, pero hay algo que a todas les gusta: que les hagan una paja con esmero. Eso es algo que les quita el aire a todos sin excepción

Secreto 1: acostado es más fácil que de pie
Para que una paja sea infalible lo más sencillo es hacerla sobre el colchón. Así es más directo poder coger el pene con la mano mientras el hombre se tiende relajado y espera a que el milagro blanco ocurra. En la cama no hay peligro de que se le empiecen a cansar las rodillas, un clásico inconveniente de las pajas de pie.

Secreto 2: descubre tu mano virtuosa
Ya seas zurda o diestra, hay una mano con la que haces mejor las pajas. Lo recomendable es que esa mano sea la que domine la escena. Cuando empiezas a cambiar de mano, el pene será el primero en darse cuenta de que no es lo mismo tu derecha que tu izquierda y puede perder su duro entusiasmo con el cambio.

Secreto 3: no corras
¡Algunos hombres se empiezan a enloquecer al sentir el tacto de una mano en su pene! Lo importante es que más allá de lo que digan o rebuznen, seas capaz de entender que el ritmo en una paja es fundamental. Las mejores pajas no son las más rápidas, ni las más lentas, son las que más hacen disfrutar a tu pareja de una estimulación gloriosa, atenta a los movimientos y a dar el mayor placer

Secreto 4: no aprietes
Yo pensaba que si ejercía una fuerte presión con mi mano sobre el pene de mi pareja eso iba a excitarle aún más. Falso. Lo que hace que una paja sea rica para un hombre es que la mano pueda deslizarse por el pene sin producir dolor y sin que se sienta que hay algo que aprieta el glande o el tallo. Aunque tengas una mano grandísima o pequeña siempre podrás subir y bajar sin necesidad de estrangular el miembro e en cuestión

Secreto 5: usa un gel lubricante
Este es el secreto más útil de todos. Cualquier actividad que vayas a hacer en el sexo se ve facilitada por un gel lubricante. Si pones un poco de gel en la mano, no hace falta que eches la botella entera, sobre el pene verás que tu mano rueda con extrema facilidad y produce placer. Olvídate de las cremas del baño, no son apropiadas y podrían producir irritación o molestia porque no están pensadas para su pene.

Secreto 6 : estimulación visual
Los hombres son muy visuales, es por eso que la gran mayoría de los adultos contemporáneos se declara usuario de las antiguas revistas pornográficas en sus primeras pajas. Para un hombre es clave ver algo excitante mientras le hacen una paja. Una mirada de deseo, tu boca abierta o tus tetas hacen parte de lo que puede hacerle perder el control y le cause un enorme placer antes de eyacular.

Secreto 7: ya sabes el resultado...
Sabes tan bien como yo que el resultado de una paja es una cantidad saltona de semen blanco sobre tu mano y sobre su piel. Tu relación con ese resultado hará que las pajas sean más agradables para ti y para él. A mí, por ejemplo, me encanta el semen de José Miel, tiene todo lo que me gusta de él, y me hace sentir muy bien que sea mi mano la que sea capaz de extraerlo con una buena paja por las mañanas.

¿Crees que con estos secretos puedes convertirte en una experta en hacer pajas que quitan el sentido?