Publicidad
Listas objetivamente correctas

Andrea Echeverri nos contó los momentos más relucientes y rechinantes de Aterciopelados

Rememoramos junto a la florecita rockera por excelencia, los hitos y momentos más curiosos de una de las bandas más importantes de nuestra historia sonora.

por Sebastián Narváez Núñez
02 Mayo 2017, 10:37pm

Foto: Juan Andrés Moreno

Han pasado ya más de dos décadas desde que Aterciopelados se instaló en los oídos de un par de generaciones que sin duda hemos sentido cobijo en esa forma poética, caótica, visceral, irónica, sarcástica y metafórica en la cual Héctor y Andrea nos han narrado al oído realidades, como las que engalanan aquel cancionero visionario que es El Dorado. En este álbum dejaron claros sus "Sueños del 95", y una lista de canciones del mismo corte social que aún hoy siguen vigentes. Han sido la banda sonora de una vida, de una tusa, de un renacimiento espiritual. Hemos sido testigos de sus momentos más lúcidos y amargos, de sus uniones entrañables con otros artistas y su separación y reconciliación en aquel mítico Rock al Parque de 2014, donde arrancaron de nuevo, con los coros de un ejército de gente entonándose en su honor.

Luego de eso, su regreso triunfal a las tarimas nos ha dejado conciertos, giras y un DVD que lanzaron en el 2016, bautizado Reluciente, Rechinante & Aterciopelado, tres palabras que sin duda representan el espíritu brillante detrás de cada composición, las rarezas detrás de su historia y la textura de su música, que calma, que engalana, que resalta.

Con motivo de su próximo concierto el 6 de mayo junto a Superlitio y SalsanGroove, decidimos viajar a través de la historia musical y vivencial de la banda y, junto a Andrea Echeverri, la florecita rockera de este jardín inmenso y variopinto, rememorar los momentos más relucientes o aconteceres brillantes, y las rechinancias, aquellas particularidades o rarezas, que ha vivido la banda desde que fueron teloneros de bandas como Caifanes, Héroes del Silencio y Soda, hasta estos días.

Le damos la voz a Andrea.

Telonear a artistas grandes

Lo de Cerati fue súper hermoso. Fue increíble, pero también tenía su lado rechinante, porque abrirle a una banda grande es dificilísimo. Por la misma época nosotros fuimos teloneros de ellos en varios conciertos y estaba toda esa implicación de salir y que nadie te quiera ver. Todo el tiempo están gritando "Soda, Soda, Soda", y uno ahí todo inexperto, chiquito y nervioso. Hubo especialmente un toque que hicimos en una ciudad que es cerquita a Buenos Aires que se llama La Plata, era como el cumpleaños de la ciudad y era gratis, entonces había como 200.000 personas y justo fue en la época que Colombia le ganó a Argentina 5-0 jajaja. Nosotros salimos antes de Soda, y la gente primero empezaba a gritar "Soda, Soda" y después "5-0 Hijueputas", o sea la vaina fue terrible, pero pues ahí salió bien. Digamos que son cosas que en el momento son dificilísimas, pero que también te van formando.

En general estar abriéndole a un grupo grande es terrible porque no tienes prueba de sonido y el equipo que te ponen es bien chiquitico. Todo bastante adverso y nosotros de hecho fuimos teloneros en su época de muchos grandes como Héroes del Silencio durante 20 fechas en España. Esto también tiene su lado reluciente y su lado rechinante porque claro, tienes como una oportunidad muy chévere de mostrarle tu música a mucha gente que ni siquiera te voltearía a mirar en otras condiciones. Pero esa cosa de enfrentar a un público en contra tuya es tenaz. Con Héroes era terrible porque era un público muy distinto, casi todos hombres, con camiseta negra y súper rockerísimos, y nosotros salíamos con unos vestidos de colores, con flores de plástico, con una estética totalmente contraria. Eso fue duro, me acuerdo que hubo conciertos en que me putiaban todo el concierto. Unos manes se paraban ahí al frente a gritarme "Puta" de comienzo final.

Con Caifanes también salimos harto a telonearles. Esa fue más chévere, ahí si no hubo tanto desgarre. Fue más bien bonito porque además nosotros éramos súper fans de Caifanes. Pero en definitiva en los tres casos fue muy chévere porque te acercas a esas personas famosas, los conoces y puede que te hagas amigo. En otros no aunque igual tienes esa oportunidad de ver la cosa de cerca. Además era un momento en que Atercios estaba apenas empezando, entonces esas tres experiencias fueron relucientes y rechinantes.

Los Premios

A pesar de que yo soy como muy antipremios, cada vez que hay uno de esos grandes uno siente el efecto que tiene en la gente. Yo creo más en una relación con la música que tú tienes que construir y que a veces va de la mano con premios o reconocimientos y a veces no. Pero es importante defender esa relación con lo que estás haciendo, con lo que quieres lograr, apartado de la fama y de los premios y de que a la gente le guste o no, eso es importante.

Pero lo de los premios es tenaz. Yo recuerdo sobre todo la primera vez que nos nominaron al Grammy gringo con La Pipa de la Paz. Fue la primera hecha a cualquier colombiano, una histeria. Yo me acuerdo que volvimos de un viaje y la contestadora completamente llena. Me acuerdo que nos montábamos a los taxis y no nos cobraban, esa cosa que sucede como con James, o con Cochice en su momento. Al final ni nos lo ganamos ni nada, pero fue todo un evento, todo el mundo estaba histérico con eso.

Cada premio tiene su cosa, porque tiene su dulce y su amargo. Cuando nos ganamos uno con Gozo Poderoso fue chévere, pero en esa misma ceremonia Juanes se ganó como ocho, entonces nosotros quedamos todos charros solo con uno jajajaja. Y en ese mismo, que creo que fue el año de las Torres Gemelas, fue complicadísimo porque yo tenía un acné como el de cualquier adolescente. Era re incómodo porque además yo no me maquillo ni nada, pero pues vaya usted al tapete rojo lleno de barros, horrrible. Llegamos y preciso nos tocó entre Shakira y Paulina Rubio, más o menos no nos tomó foto nadie. Muy charro.

Aterciopelados con el Grammy de su disco 'Oye'.

Los videos

De videos que yo me acuerde así bien tenaz, el que hicimos con Felipe Aljure, el que hizo La gente de la Universal. Él hizo el video de "Cosita seria" y eso fue increíble, era como hacer una película con un crew enorme. Nos fuimos a Girardot y fue muy chévere porque además era con Mandíbula que también es tremendo personaje jajaja. Me parece tremendo y además tiene un mensaje fuertísimo, una cosa chistosa y medio caricaturzada, pero tiene una cosa de poder femenino tremenda, muy chévere.

Los que son animados me encantan, como que no tienes que jugar a verte de alguna manera. Obvio hay unos en persona que son naturales, frescos, chéveres y pues bien, pero me parece que Atercios tiene unos videos animados increíbles. El de "Luz azul es chéverísimo que lo hicieron los mismos que hicieron El Siguiente Programa con Martín de Francisco y Santiago Moure. Y el otro increíble es el de "Bandera", que tiene un trabajo de animación hermosísimo que lo hizo una chica llamada Natalia Chinchilla. "Bolero Falaz" y "Florecita Rockera" son videos clásicos, son hermosos, "El Estuche" también es severo.

Rock al Parque 2014

Después de todo eso ha venido una época muy chévere. De ahí se desencadenaron una serie de cosas y volvimos a empezar y a recobrar un lugar que estaba como en un limbo extraño. Ese Rock al Parque fue clave porque también tiene que ver con que estuvimos separados y peleados. Hubo mucha insistencia porque tocáramos y fue muy bonito porque de alguna manera nos reconcilió no solo a Héctor y a mí, sino en general con toda la trayectoria, porque como que de verdad sentimos que todo había sido valioso y que la gente de verdad estaba muy emocionada porque volviéramos y cantáramos todas esas canciones del pasado. Ese fue un momento súper brillante y bonito.

El Dorado

Pasaron muchas cosas chéveres con este álbum. Con el corazón en la mano, que fue el primero, fue hecho un poco a la carrera y como que sin que nadie supiera qué estaba pasando. Como ese disco loco tuvo cierto éxito, entonces hicimos El Dorado mucho mejor hecho, con más tiempo en la composición, luego escogimos de productor a Federico López que era y sigue siendo un personaje, pero en ese momento era como el productor que sentíamos que podía ser. Luego fuimos a Audiovisión que era el súper estudio y empezamos a trabajar muy contentos. Durante la grabación pasó de todo, cambiamos de baterista y de guitarrista. Fue un momento como fuerte porque cada vez que te metes al estudio también hay una cosa como de lupa. En vivo te sales con la tuya de muchas maneras, pero en el estudio se miden muchas cosas y también hay mucha tensión, entonces ahí se nota lo que va y no va a funcionar.

Fue muy chévere, escuchamos mucho el disco de Re de Café Tacvba cuando estábamos grabando El Dorado. Me acuerdo que nos metíamos al Fiat rojo de Héctor Vicente y escuchábamos ese álbum y decíamos "uy, chevere, ¿no? Aquí hay cosas que se parecen", o sea, no parecidas, pero en el fondo como esa misma cosa de modernidad y raíz, y de buscar una cosa que tenga identidad.

Las carátulas de los discos

Las carátulas tienen sus buenas y sus no tan buenas. La de El Dorado no es tan buena, porque incluso hubo una cosa ahí rara y la carátula que yo había hecho con Rodrigo Facundo, con quien hice después muchas carátulas, la censuraron en BMG. Después hicimos esta otra que fue con Rhayuela, los que hicieron el video de "Bolero Falaz". Pero esa carátula a mí no me gusta tanto, no sé si es también porque tengo el recuerdo de la otra donde estaba yo como de virgen. Era chévere, sentí que era muy pop, no lo habíamos hecho con una intención de criticar a la iglesia o algo así, pero nos dijeron "podemos herir sensibilidades" y nos bajaron la carátula.

La de Evolución la hizo Germán Martínez que es un artista buenísimo. La de Gozo Poderoso es divina porque la hicimos en una convocatoria de artistas y hay como imágenes de diez colombianos buenísimos en ese disco. Está Beatriz González, José Antonio Suárez, Germán Martínez, Carlos Jacanamijoy, una cantidad de luminarias. Nosotros tenemos nuestra estética bien simpática.

La firma con BMG

Un momento súper bonito fue cuando nos llamaron de BMG porque nosotros nada que ver, tocábamos en bares y que tales. Fue porque Héctor trabajaba en una radio, grabamos una canción, la llevamos a una emisora para promocionar un concierto y esa canción, que era "Mujer Gala", mágicamente se volvió número 1 en la radio. Fue increíble y por eso BMG nos llamó y nos dijo "Oigan, ¿quieren grabar un disco?". Nosotros ni siquiera teníamos suficientes canciones para grabar un disco. Además yo tengo el recuerdo de estar haciendo cola en una cosa de comida rápida cuando sonó la canción al aire. Me dio una pena, yo no sabía dónde hacerme. Eso fue muy chévere, muy bonito.

El proceso de grabar cada disco

Cada disco es un momento muy chévere. Digamos, en La Pipa de la Paz, nos llevaron a grabar a Londres. Nosotros no nos la creíamos. En esa época había full presupuesto y nos mandaron a toda la banda y nosotros por allá en Camden comprando ropa. ¡Estábamos felices! Luego Caribe Atómico lo grabamos en Nueva York, muy elegantes en un estudio en Soho y participó en el disco Marc Ribot, Arto Lindsay. Era con la pesada de Nueva York. Muy lindo.

La gente

Hay momentos muy hermosos pero que son muy chiquitos, que no tienen ese tinte de premio o de cosa famosa. Como cuando se te acerca alguien y te dice "Salí de una depresión, escuchando 'Luz Azul'" , o una chica que me dijo "Pude salir de una relación abusiva con un man, oyendo 'Rompecabezas'". Sentir que tu música de pronto le brinda a la gente cosas que otra música te brinda a tí. Porque yo creo que la música favorita te quita el dolor de cabeza, te da ánimo, te acompaña. La música es una cosa muy hermosa, entonces cuando alguien se acerca y te dice eso es muy brillante.

Hace poco de hecho fui a una entrevista y me pusieron un pedacito de una entrevista de Cerati que había hablado de mí y yo casi me muero porque dijo piropos, dijo que yo tenía una voz muy sensibles, que su "Ciudad de la furia" favorita, era la mía y que la cualidad más sobresaliente de mi voz era eso, mucha sensibilidad. Me pareció tan bonito, yo quedé derretida, porque claro, yo soy fan de Cerati, y eso fue hermoso.

Los homenajes

Ese homenaje a El Dorado que hicieron los de Barrio Colombia eso es muy lindo. De comienzo a fin es muy hermoso, Carlos Vives cantando "Colombia Conection" y Bunbury cantando "Candela", muy regio jajaja. Ese disco es tremendo. Y ahora están preparando otro que se llama el Tributo Anónimo y son un jurgo de grupos desconocidos, como venitipico o algo así y es del repertorio de Aterciopelados en general, no de algún disco en específico. Eso es bien bonito.

Todo lo que ha pasado recientemente

El libro Con el corazón, los tributos, Rock al Parque, es todo de una misma esfera y de hecho de celebrar el pasado y darse cuenta que cada pedacito fue chévere y que realmente construimos algo. Además en un momento en que aquí no había mucho, entonces es muy chévere darse cuenta de eso y verlo reflejado en todas esas cosas. De todas estas giras que hemos tenido estos últimos años rescato sobre todo la actitud de toda la banda, porque a veces cuando hay demasiadas giras la cosa se vuelve repetitiva y hay tensiones. Pero estos tres años han sido muy chéveres, muy armónicos, todo el mundo está pasando muy rico, no hay egos ni estrellismos, sino que todos estamos como integrados.

Compartir con otros artistas

Con Jorge Drexler hemos cantado en vivo varias veces juntos. Una vez que él tocó acá yo canté "El Estuche" con él porque a él le encanta esa canción. En el Vive Latino también cantó con nosotros "Luz Azul" y en "Florecita roquera" se quedó para hacer "soy el picaflor". Con Kevin Johansen también somos muy cercanos. Yo he cantado en los discos de él. Hice una canción que se llama "Oh my love" y luego en vivo también hemos cantado una cantidad de veces juntos. Con Bunbury no hay tanta cercanía, pero en su momento cuando giramos con Héroes, sí nos hicimos muy amigos. Pero es muy chévere porque son varios de esos personajes que son medio fans de Aterciopelados que para uno es wao, cheverísimo.

***

Únete al evento y entèrate de todos los detalles por aquí.