bicicletas

Hablamos con mensajeros: todos esos que montan en bici los otros 364 días del año

Nos contaron sobre su oficio y cómo harán frente a las aplicaciones que coparon una parte de su mercado.

por Mateo Rueda
02 Febrero 2017, 11:10pm

Para muchos de nosotros el concepto de bici está ligado a diciembre. Y aunque aprendimos a punta de caídas y golpes a montarlas, nos encantaba la sensación de libertad e independencia que nos daban. Pero tiempo después, empezaron a gustarnos otras cosas y la bici quedó a un lado en el patio de la casa, un lugar que antes era impensable para un regalo tan preciado. Impensable también fue el hecho de elegir una profesión en la que no estuviésemos en una oficina de sol a sol, y mucho menos una en la que nos transportáramos en bicicleta.

Pero sí, aunque nunca tomamos seriamente el hecho de montar bicicleta y mucho menos nos visualizábamos trabajando en algo parecido, verdaderamente existen personas que subsisten mediante este medio. En eso se basa la mensajería en bicicleta: en personas transportando cosas de un punto a otro en la ciudad, recordando la sensación de libertad a diario mientras pedalean por las calles de Bogotá.

La mensajería en bicicleta se caracteriza por su simplicidad y rapidez, y no es un secreto para nadie lo difícil que puede llegar a ser este trabajo. Pinchazos que retrasan el envío, pagos complicados, ninguna prestación y alguno que otro conductor del SITP dispuesto a tumbarlo a uno. Sin embargo, los males de este oficio se compensan con el amor del mensajero a su bicicleta y a la labor que este desempeña.

Ahora bien, la llegada de distintas aplicaciones ha aumentado la demanda de mensajeros y la oferta de servicios, generando competencias, amores y odios entre ciclistas y conductores. En Bogotá hay aproximadamente 10 empresas independientes de mensajería, según Camilo de "Escarabajos Bicimensajería", las cuales reúnen 60 mensajeros fijos y 120 más para envíos exprés y reemplazos por accidentes.

Es por esto que me fui a charlar con algunos bici mensajeros "vieja guardia", propietarios y empleados de empresas establecidas para saber qué opinan ellos sobre las nuevas aplicaciones que amenazan el trabajo de mensajería en la ciudad.


Jhon Gamboa

Jhon Gamboa / Bikeat

¿Cuántos años mensajeando?
Dos años. Inicialmente empecé haciendo mandados. Mis padres viven en Soacha y necesitaban alguien que les distribuyera en Bogotá. Después creé Bikeat con Mauro, un parcero. Bikeat es puro food delivery.

¿Que opinan o qué relación tienen los mensajeros frente a las nuevas aplicaciones?
Ante todo queremos formar una comunidad de mensajeros, que se vea el factor social, donde podamos hacer parte de algo más grande. Las aplicaciones dan nuevas oportunidades, aunque no estoy muy de acuerdo por sus tarifas, cada quien puede decidir con quién trabajar. El esfuerzo físico del mensajero no se ve compensado con la paga de estas nuevas aplicaciones, como comunidad queremos unirnos.

Sandy Millares 

Sandy Millares / Sandia Bike Messenger

¿Cuántos años mensajeando?
Yo empecé en Cali, en 2015, solita, a mandarle mi número a mis amigos, diciéndoles que yo les hacía la mensajería. Empecé a mover clientes en un hostal en el que trabajaba. Desde siempre me ha gustado la mensajería en bici.

¿Cuál es la relación del ciclista (mensajero) con la movilidad?
Nuestro perfil es diferente. Somos gente joven que está dispuesta a asumir un riesgo para cambiar el contexto donde vive, yo siempre ando sonriendo para que la gente vea que esto es chévere. A diferencia de las motos, somos más rápidos, podemos meternos por más atajos, en general nos rinde más. Somos una alternativa rápida. En un futuro seguro nos van a empezar a molestar más los de tránsito. A medida que se vuelva más masivo, van a molestarnos más, como en otros países. Lo importante es sonreír, siempre voy en mi cuento y me interesa dar ejemplo. Yo les sonrió a los taxistas en el retrovisor para que vean que ahí vamos nosotros, los saludo, a veces les pido indicaciones y aunque hay gente agresiva, uno tiene que estar muy relajado y dejar pasar todo, si alguien es agresivo conmigo, mejor dejo que siga adelante porque soy más vulnerable en mi bicicleta.

Videito 

Videito / Fixeito Messenger

Yo le voy a echar un carretazo guevón y todo bien.

De entrada, hay que decir que esta tendencia ya es una realidad. Hace cinco años se viene adoptando un modelo cultural mundial, una apropiación de la bicicleta con la mensajería.
Hay que hacer la diferenciación entre la realidad mundial y nacional. La bicicleta es de las pocas opciones laborales en las que usted puede trabajar por un jornal en billetes, hace parte de una tendencia de moda. Las condiciones de los bike Messenger acá, si usted los mira en una estadística, la mayoría viven con los papás, la mayoría lo hace porque el mainstream del underground salió a flote y ahora todos quieren ser bike Messenger, hay que dejar en claro que ser bike Messenger es una gonorrea, ser bike Messenger en el mundo es muy hijueputa. Quienes han tenido la oportunidad de viajar y compartir con otros mensajeros, se dan cuenta que la vieja guardia están mensajeando drogas, porque llego Uber y todas estas aplicaciones que hacen que el camello, que la bici mensajería pierda el valor de antes.

Hace poco un parche de bike messengers discutíamos: fuimos afortunados de lograr una escena y una cultura antes de que llegara el monstruo de Uber y Rappi.

Camilo Noisser

Camilo Noisser / Escarabajos Bicimensajería

¿Cuántos años mensajeando?
Llevo un año y medio.

¿Qué opinan o qué relación tienen los mensajeros frente a las nuevas aplicaciones?
Tenemos un problema de compromiso y disciplina por parte de los mensajeros, nuestra ventaja es la juventud. Somos jóvenes, tenemos mayor rendimiento, esto significa menos tiempos respecto al resto. Estamos brindándole a la ciudad menores tiempos de entregas, sin contaminar. Hace poco decidí montar una nueva empresa de entrega de licor llamada Bogotá Capital Party: no hay empresas que entreguen licor rápido y barato. En promedio se demoran de 1 hora a 2 horas en entregar el servicio, nosotros en Bogotá Capital Party, entregamos a todo Bogotá en media hora y más barato. Los tiempos nuestros son récord, igual que los precios. Le apostamos a otros sectores, a la farra de andén, en la calle, no discriminamos, atendemos todo tipo de envíos tanto en escarabajos mensajería como en Bogotá Capital Party.

Carlos Mandinga

Carlos Mandinga / A Velo Courier

¿Cuánto tiempo?
Llevo tres años en la mensajería, dos en Colombia y uno en otros países. Trabajo en Bogotá a ratos, pero tengo mi empresa de mensajería radicada en Ibagué.

¿Qué opinan o qué relación tienen los mensajeros frente a las nuevas aplicaciones?
Hay que ordenarnos. No podemos dejarle el oficio a monopolios que no entienden las dinámicas, la movilidad y sobretodo no entienden la calle. Eso es lo que queremos cambiar, los 3 mil mensajeros de Bogotá tenemos que reunirnos y mirar cómo ser competitivos frente a estas multinacionales que quieren ejercer sin conocer la ciudad y sus dinámicas. Creo que igual tenemos problemas más grandes, el riesgo más grande es morirnos mi pez.

¿Qué es lo más raro que has tenido que llevar en la mensajería?
Un colchón matrimonial en Argentina, jajajaja, no sea hijueputa.