Quantcast
películas

Si usted es un introvertido, 'mother!' va a ser su peor pesadilla

El nuevo y polémico film de Darren Aronofsky aborda la ansiedad y el miedo de tener que socializar con otras personas.

Candice Frederick

Paramount

Es 2017 y tenemos estrellas de Instagram, aplicaciones para citas, cajeros automáticos, páginas web para reservas y compras online, servicios de guardería programados, reuniones a través de Skype y, en general, más opciones electrónicas de las que podríamos usar. La conveniencia que trae es innegable. Pero en una era en la que todo lo tenemos al alcance de nuestros dedos, hemos perdido la habilidad de estar rodeados de gente. De hecho, se ha incrementado nuestra intolerancia hacia los otros y existe una ansiedad por la mera idea de la actividad social. Esta realidad hace que una película como mother!, la última entrega del escritor y director Darren Aronofsky, sea tan incómoda de ver.

mother! juega con los miedos más profundos de los introvertidos al presentarnos a una joven esposa (Jennifer Lawrence) —de una edad en la que encajaría perfectamente con la era de las redes sociales— que es tan cerrada socialmente, que el simple hecho de pensar en salir de su casa la llena de terror. Pasa los días encerrada en su hogar, pintando y haciendo de la gigantesca estructura el más lugar acogedor posible para ella. Está casada con un escritor (Javier Bardem), lo cual significa que él pasa mucho tiempo en soledad. En teoría, son la pareja perfecta. O eso es lo que ella cree. Cuando él empieza a recibir a gente desconocida en su hogar —gente que quiere fumar en la sala, explorar en el estudio del esposo, y hacer fiestas alocadas en su honor— ella se empieza a dar cuenta de que el hombre con quien se casó no es la persona que pensaba. De hecho, él es el tipo de persona que aprecia la adoración de los desconocidos y que quiere acumularlos tanto como pueda.

¿Les suena familiar? Nosotros hacemos eso en Twitter y Facebook: disfrutamos cuando personas que no conocemos comentan o le dan like a algo que publicamos. Nos hace sentir mejor, así sea de una manera artificiosa. El personaje de Bardem no es la excepción cuando, de repente, se vuelve célebre gracias a su nuevo libro y está, tal vez, demasiado a gusto con la situación. Sus admiradores, que carecen de modales, consideración o cualquier tipo de conciencia social, aterran al personaje de Lawrence. Todo llega a un punto en el que su silencioso hogar termina convirtiéndose en un espacio de reunión para salvajes y depravados morales; sus invitados empiezan a mecerse en un delicado lavamanos, destruyen los pisos de madera, se dan besos en la habitación principal, invaden su adorado espacio personal, y ponen en riesgo todo lo que para ella es importante.

Sin importar si lo que pasa es real o es exacerbado por el miedo, no hay forma de negar que esto es exactamente lo que se siente ser introvertido en situaciones sociales, especialmente cuando todo se da en el propio hogar, donde uno no puede escapar. Es asfixiante. La casa es donde se supone que uno está a salvo, donde uno no tiene que hacer conversaciones triviales, donde uno puede alejarse de todo el que altere la propia existencia. Es el lugar donde uno no tiene que actuar. Así que esta situación haría que cualquier introvertido estallara en pánico.


Lea también:


Tampoco ayuda que el esposo la haya abandonado a estas alturas. Él se pavonea con sus nuevos amigos mientras que la relación, que ahora parece más de dos personas que cohabitan un espacio que una pareja sentimental, literalmente explota después de la estampida de inquilinos indeseados que llegan a la casa. Nunca llegamos a conocer bien a los protagonistas, así que nuestra preocupación por el vínculo que tienen es mínima. Puta, es que, de hecho, solo los conocemos como Él y la Madre, como si fueran dos cuentas de Twitter vacías (con el avatar del huevo y todo). Ambos están tan metidos en sus propias inseguridades, tan consumidos por lo que otro piense de ellos, que ya simplemente se orbitan el uno al otro en la casa. Pero sabemos que a la Madre le reconforta la idea de que él sea como ella —socialmente rechazada y satisfecha con eso— , así que cuando él rompe con esa impresión, también pasa a ser un riesgo para ella. Esta nueva realidad, junto con el nuevo estado de celebridad de su esposo, es casi asfixiante para ella. Y sin embargo, él no hace nada para protegerla, y la traiciona en su momento más vulnerable para favorecer su nueva fama.

mother! es lo que pasa cuando el anonimato de un introvertido se ve puesto en riesgo de la manera más atroz, en su propio hogar. Cuando este se ve forzado a asimilar algo tan extraño e invasivo como ser celebridad, a pesar de que vaya completamente en contra de lo que realmente es. En la historia de la Madre y Él, Aronofsky confronta la crudeza de la fama y el fanatismo, y el conflicto que esto tiene en nuestra siempre creciente sociedad de individuos cuyos reflejos sociales se han evaporado, y cuya autoestima depende de fuerzas externas. Al final, lo que determina la supervivencia radica en cómo reaccionar a constructos sociales de los cuales no hacen parte, algo que a todos nos ha tocado hacer en algún punto. Esto hace que el horror de mother! sea tan visceralmente aterrador.

Sigue a Candice Frederick on Twitter.