Captura de pantalla

Tenemos que hablar del line-up de Woodstock 99

"El día que murieron los 90" también es un símbolo de la generación X.

|
06 Septiembre 2017, 5:59pm

Captura de pantalla

La palabra "Woodstock" tiene connotaciones fuertes y auténticas. A partir de cierta edad (si reres los uficientemente mayor para reconocer una foto de Belisario Betancur, pero suficientemente joven para no participar en esas elecciones), Woodstock es una palabra tatuada en la conciencia cultural. Es una palabra que representa no tanto un evento, sino más bien una ideología o una colección de imágenes: Jimi Hendrix; fotografías granuladas y monocromáticas de personas moviéndose de un lado a otro en lo que se entendía como bailar en los sesenta; varios vergonzosos de tipos de pantalones; torsos pintados; peleas en el barro; ese tipo de cosas. El Woodstock original, catalogado como "Una exposición de la era de Acuario: 3 días de paz & música" y celebrado en una granja lechera en las montañas de Catskill, en el sureste del Estado de Nueva York, fue la muerte de la contracultura de posguerra. Aunque seguramente pasaron muchas cosas malas, el festival se asocia con cartoncitos de ácido y la no-violencia. Woodstock engloba perfectamente la ilusión de paz que permeaba el espíritu de esa época, el espacio de tiempo entre el asesinato de John F. Kennedy y el festival de Altamont; antes de que la mitad de los artistas en el lineup murieran por sobredosis.

Pero una cosa que ciertamente no te viene a la mente cuando piensas en "Woodstock" es Kid Rock flotando sobre el escenario, vestido como un pimp en una película de Blaxploitation y haciendo una interpretación particularmente blanda de "Bawitaba". Sin embargo, eso fue exactamente lo que pasó en Woodstock 99, también comocida como la edición más aberrante, absurda y loca de Woodstock -o para el caso, de cualquier festival que haya sucedido.

Woodstock 99 fue otro intento (después de Woodstocks 79, 89 y 94, respectivamente) de emular el espíritu del Woodstock original de 1969. El line up, fiel a la vocación de la marca, tuvo artistas importantes de su tiempo en prácticamente todos los géneros. En 1999 esto significaba Creed, Insane Clown Posse y Cyclefly. En vez de hacerlo en una granja lechera en las montañas, el evento se llevó a cabo en una base de las fuerzas aéreas, a la que le previamente le habían talado todos los árboles y estaba hecha enteramente de concreto. Verne Troyer, también conocido como Mini Me, fue el Maestro de Ceremonias del sábado. Una vigilia iluminada con velas que se llevaría a cabo en el set de los Red Hot Chili Peppers, resultó en varios incendios masivos que Anthony Kiedis comparó con escenas de Apocalypse Now. Un pedazo de pizza costaba $12 putos dólares. Se suponía que estaban celebrando el 30 aniversario del credo "paz, amor y felicidad", pero el festival terminó siendo "el día en que murieron los noventa".

Lo que es un poco injusto. Si Woodstock 69 es considerado como un símbolo de la contracultura de posguerra, entonces Woodstock 99 es algo similar para la Generación X. Paz, amor y felicidad Vs policía antidisturbios, fuego por todas partes, transmitido en vivo pay-per-view. Grateful Dead, Janis Joplin, Jefferson Airplane contra Limp Bizkit, Kid Rock, Korn. ¿Ven? Es lo mismo. Pienso que, con el tiempo, tal vez entendamos que la década de los 90 definitivamente fue la peor de todas; pero por ahora podemos al menos apreciar el hecho de que Woodstock 99 fracasó como una celebración del espíritu original de Woodstock, pero fue esencialmente su reboot, pue slogró encapsular perfectamente el espíritu de una época. Sólo que sí, nada qué hacer: la década que encapsula Woodstock 99 fue increíblemente terrible.

En fin. veamos algunas de las presentaciones de Woodstock 99 porque, Dios mío...

KID ROCK

Como dije antes, Kid Rock estuvo "en la casa" durante el ápice de su época "rap metal". Si están familiarizados con su discografía, hablamos justo después de que lanzara "Devil Without a Cause" y antes de "Cowboy". Recientemente se había convertido en doble platino, lo cual es importante tener en cuenta al verlo quitarse su gran abrigo de piel, su sombrero de copa y el bastón, (cuyo propósito era exclusivamente acompañarlo al centro del escenario), para hacer esto:

Y luego grita su nombre mientras mueve sus brazos como gallina y del escenario salen unos chorros de vapor:

Remata cantando una canción que invita a miles de adolescentes blancos a que "entren en el slam y traten de amar a alguien", a lo que la reacción de los mismos fue desnudarse y agarrarse a golpes entre ellos. Este set tendría que haber pasado a formar parte del canon de los comentaristas políticos de Estados Unidos tan pronto como sucedió, porque después de verlo, realmente es imposible escribir legítimamente un ensayo o una opinión, a la luz de la elección de Trump, afirmando que "nadie vio venir esto".

LIMP BIZKIT

¿Qué pasa con el rap metal que: a) hace que los artistas sientan que cualquiera de sus canciones merece más de un segundo de preámbulo; y b) hace que la gente quiera sacarse las tetas? ¿Acaso Limp Bizkit es sexy? ¿La gente tira escuchando a Limp Bizkit? Continuemos.

Este tiene que ser el concierto más Limp Bizkit que Limp Bizkit dio en su historia. Hay gente surfeando encima de pedazos de madera que arrancaron del escenario y más tarde quemaron. Fred Durst hace una pataleta por su micrófono. Sus versos literalmente suenan como cuando eras un adolescente burlándote de cómo rapeaba Snoop en The Chronic. Al darse cuenta de lo potencialmente peligroso que se había vuelto el pit y al no querer asumir la responsabilidad por el mismo, pero tampoco queriendo cortarlo de tajo, Fred anima a la multitud a emitir "vibras positivas" para la gente que observa el concierto desde casa. Según todos los testimonios, la situación ya estaba descontrolada para ese momento y las cosas se habían desplomado rápidamente en una ola de violencia que resultó en múltiples agresiones sexuales, la torre de MoreMusic desde la que se estaba transmitiendo quedó casi destrozada y 10.000 personas necesitaron tratamiento médico durante el resto del festival. Los noventa eran demasiado cool, y cuidar las cosas es para idiotas.

LIT

Poca gente se acuerda de esta banda, pero este set es un relevante artefacto cultural de una época que ya no existe. 1999 fue un año increíble para la banda de pop-punk más vehemente que ha tenido Estados Unidos. En esta infame ocasión, A. Jay Popoff se despojó de su característico chaleco blanco para tocar con el torso desnudo. Abrió su show bailando como Pete Townsend, con todo y air guitar, y decide seguir con el ambiente pesado y nudista que tuvo todo el festival (otra vez alguien se sacó las tetas). También cambió la letra para que dijera: "kick the living FUCK outta me". Muchachos, ya compórtense.

BUCKCHERRY

Una de las cosas de las que más me enorgullezco es de no haber sido adolescente en 1999, porque ciertamente me hubiera tragado de este tipo con la palabra "CHAOS" tatuada en su estómago. Tiene sentido que Buckcherry alguna vez se fuera de gira con Papa Roach y Avenged Sevenfold, porque bueno, pues mírenlos. Tienen una vibra súper rara que va de From First To Last. pasando por AFI y terminando en Velvet Revolver, una mezcla que al final no entiendo muy bien. Y sinceramente, no creo que nadie en Woodstock lo supiera tampoco. Esto los hace más interesantes. Tal vez Buckcherry son .... ¿buenos?

EVERCLEAR

Lo que estás viendo aquí son cinco señores muy muy adultos, con camisas de uniforme sin mangas, corbatas negras y una variedad de estilos de vello facial desafortunados, tocando un poco de rock. "¡Esto es como estar en el paraíso!" dice el vocalista Art Alexakis, sin rastro de ironía en su voz, como si fuera un animador de fiesta de cruceros en el Caribe. Luego hace varios gritos desesperados para que la multitud "regrese a casa" con él, como si fuera un papá recién divorciado gritando afuera de un pub después de demasiados tragos.

CREED

Por lo menos ALGUIEN en este acontecimiento maldito intentó preservar la santidad de las décadas pasadas. La voz ganadora del Grammy y frontman de Creed, Scott Stapp, llegó al festival más alternativo de la historia con una camisa blanca, jeans anchos y un corte de pelo tipo Charles Manson. En caso de que no te hayas percatado este señor es un derroche de seriedad, y el público (al menos el que está completamente vestido) lo ama con locura.

Me siento un poco mal por Creed, la verdad. Se ven y suenan como si fueran grunge, pero llegaron unos años muy tarde y hay algo respecto a su estética que está apagado. Son muy suaves y limpios.

RED HOT CHILI PEPPERS

Esto pasó justo cuando todo se incendió, lo cual es sorprendente porque se trata de una canción más bien tranquila. No es el tipo de presentación que uno pensaría que estimularía actos de piromanía entre adolescentes. Aún más sorprendente es el hecho de que alguien decidiera pelar pezón en una canción que habla sobre el aislamiento que genera el abuso de sustancias.

La imagen de un Flea desnudo y de un John Frusciante con camiseta de manga corta encima de una camiseta de manga larga, ambos poniendo los mástiles de sus respectivos aparatos uno frente al otro, sonando las notas finales de "Under the Bridge", y desvaneciéndose en una enorme hoguera iniciada por el público y alimentada por pedazos de madera arrancados del escenario, es realmente profética. El resto del año podría no haber ocurrido. Sólo mira esta belleza. Anthony Kiedis se decoloró el cabello. Chad Smith está fumando en tarima. El aplauso viene en forma de fuego incontrolado que se extiende antes de tocar el escenario.

Los actos de violencia de este festival arruinaron la vida de algunas pocas personas, pero lo que vemos aquí es a una multitud exhortandose a ellos mismos hacia el peligro inminente en un delirio colectivo, con los puños en alto, por puro nihilismo, y de una manera que se parece mucho a la alegría. Esta será para siempre una de las imágenes más simbólicas de los años noventa.

KORN

La mayoría de este público ahora tiene hijos.

***

Sigue a Noisey en Facebook.