Publicidad
Histórias

Albert Hoffmann y los grandes descubrimientos del LSD

El LSD no sólo ha aportado viajes y buenas fiestas a la humanidad.

por Brian Anderson
19 Abril 2017, 8:51pm

Este artículo se publicó originalmente en VICE.

Como suele ser el caso con los acontecimientos que cambian al mundo, el primer viaje ácido no fue planeado.

Albert Hofmann sintetizó la dietilamida de ácido lisérgico, o LSD, por primera vez en noviembre de 1938 mientras estudiaba los usos medicinales del hongo en un cultivo. Pero el científico suizo dejó todo eso de lado y se olvidó de ello durante unos años para concentrar su atención en otra áreas del laboratorio. No fue sino hasta el 16 de abril de 1943, hace setenta y cuatro años, que Hoffmann regresó al LSD e ingirió, por accidente, un poco de la sustancia, lo que desencadenó su primer viaje.

1492635572915-albert-hoffmann-y-los-grandes-descubrimientos-del-lsd-1413275790388

Vale la pena releer su historia:

"El pasado viernes 16 de abril de 1943, me vi obligado a interrumpir mi trabajo en el laboratorio a media tarde y a retirarme a mi hogar, pues había sido abordado por un fuerte sentimiento de agitación, acompañado de un ligero mareo. Una vez en casa, caí en un estado nada desagradable de intoxicación, caracterizado por una imaginación extremadamente estimulada. En un estado somnoliento, con los ojos cerrados (la luz del día me parecía particularmente deslumbrante), empecé a percibir un flujo ininterrumpido de imágenes fantásticas, y un juego caleidoscópico de colores y formas extraordinarias. Después de unas dos horas, el efecto se desvaneció".

Esta experiencia accidental dejó a Hofmann tan intrigado con el LSD, que el 19 del mismo mes se intoxicó como es debido y salió a dar el mejor paseo en bici de toda su vida. Hasta el día de su muerte en 2008, fue un ferviente promotor de las cualidades terapéuticas del ácido.

Ese párrafo fue lo que desató ese mar de cambios en la conciencia popular. ¿Hofmann tenía idea de las implicaciones que tendría la puerta que acaba de abrir? Es poco probable. Y no cabe duda de que el hombre estaba (y estaría) avergonzado por esa ola de abusos legítimos que se propagó entre la juventud conforme la droga se popularizó.

Aun así, podemos adjudicarle algunos logros y avances al accidente de Hofmann. Bueno, quizá. Hay viajes (la fuente creativa de Steve Jobs y Timothy Leary), y hay viajes legendarios cuyos frutos son tan monumentales que casi parecen demasiado buenos para ser verdad. Sin embargo, queremos creer en ellos. Simplemente son demasiado buenos.

He aquí una lista nada exhaustiva de los frutos de algunos de los viajes más extraños.

EL NO NO

Empezaré por aquí para quitárnoslo de encima. ¿Cómo no hacerlo? La historia del jugador de baseball Dock Ellis, en la que el lanzador se bombardea con ácidos y después no deja que le metan un solo hit es la mejor historia para sentirse bien.

EL ADN

(Cortesía de la National Library of Medicine)

Es igual que con Dock. No puedo no mencionar la supuesta visión de Francis Crick de la doble hélice mientras estaba en el viaje. Lo siento.

ÁCIDO CLANDESTINO (BÁSICAMENTE TODO EL ÁCIDO)

El tipo de la izquierda es Owsley "Bear" Stanley. Kesey, Leary, Garcia y todos los demás eran rostros conocidos en la época psicodélica de Haight-Ashbury, pero Bear era quien dirigía el espectáculo tras bambalinas. Bear no sólo era uno de los pocos químicos que cocinaban las enormes cantidades de LSD necesarias para mandar de viaje a todos en San Francisco (algunos estiman que cocinó 1.25 millones de dosis entre 1965 y 1967), sino que patrocinó a los Grateful Dead durante sus primeros días, y trabajó también como su ingeniero de sonido.

No me importa si "sabes de música" o no. Owsley Stanley estaba organizando, grabando y mezclando los espectáculos de Dead en una época en la que el único otro gurú que estaba diseñando su propio equipo de sonido de alta fidelidad era Les Paul. Te guste o no todo ese rollo hippie, tienes que reconocer la grandeza de este tipo como el pionero de las grabaciones independientes.

EL LIBRO MÁS ATERRADORAMENTE ESCRUPULOSO JAMÁS ESCRITO

(Cortesía de Foucault Society)

Vigilar y castigar es, sin lugar a duda, el texto más jodido y aterrador jamás escrito. En él, Michel Foucault narra la terrible historia del control corporal y la vigilancia ejercidas en las escuelas, filas militares, hospitales psiquiátricos y prisiones europeas, y básicamente predice el Big Brother que vivimos actualmente con internet.

Y creo que no fue coincidencia que Foucault abandonara su obra maestra el mismo año (1975) que se tropezó en el Parque Nacional de Death Valley, lo cual, al recobrar la conciencia, describió como la mejor experiencia de su vida. ¿El pico de su elección? La Punta Zabriskie. Simplemente mira este lugar.

Tagged:
Thump
LSD
acido
trip
albert hoffmann
día de la bicicleta