Publicidad
FEPxVICE

La guía VICE para darse en la cabeza responsablemente en este Estéreo Picnic

Hicimos esta guía psicoactiva con nuestros amigos de Échele Cabeza, para que tenga a la mano durante los tres días que se vienen.

por VICE Colombia
23 Marzo 2018, 4:13pm

Imagen: Juan Ruiz

Estamos a escasas horas de la novena edición del Festival Estéreo Picnic y el ritual de todo lo que es el festival se hace extensivo a su preparación previa: alistar las pintas para los tres días, escoger unos buenos zapatos y 'chompo' para el barrial que se forma en el sitio cuando llueve, contratar el transporte entre todos los del parche, alistar una buena maleta a prueba de robos, la plata para la comida... en fin.

Y para algunos, los que decidieron consumir drogas en el festival, el ritual previo viene por partida doble. Desde llamar al 'dealer' hasta dividir las compras o los 'juguetes' con los amigos, esta ceremonia de preparación no solo requiere de tiempo y disposición, sino de precaución. No subestime esto: tener poco o mucho cuidado puede cambiar absolutamente toda su experiencia del festival.

Sabemos que muchos a esta hora, los más responsables, están llamando a su dealer de confianza, haciendo vacas con sus amigos más cercanos y asesorándose sobre cuál es la mejor manera de consumir lo comprado. Para los que no son tan juiciosos hicimos esta guía psicoactiva con ayuda de los mejores: Échele Cabeza Cuando se dé en la Cabeza.

Este es un proyecto de la corporación Acción Técnica Social que asesora a los consumidores para reducir riesgos y mitigar daños. Este equipo está preparando su ya conocido Servicio de Análisis de Sustancias, que estará presente este fin de semana en el festival. "El año pasado tuvimos el récord de 444 testeos", afirma Julián Quintero, uno de los líderes del proyecto. "Vamos a ver este año cómo nos va".

Sin más preámbulo les dejamos esta lista de consejos. Aunque preferimos que no los vea como consejos sino como indicaciones a seguir.

Mucho ojo con las sustancias 'anfetas'

Los de Échele Cabeza están expectantes. Hace unas horas publicaron una alerta antes del festival: los reportes por intoxicaciones con pastillas que contienen anfetaminas y metanfetaminas están en aumento en la ciudad. "En las últimas dos semanas hemos recibido seis reportes de personas que han tenido intoxicaciones graves después de haber consumido pastillas que habían adquirido suponiendo que era éxtasis, igualmente personas que habían consumido supuestos cristales de MDMA que no lo eran", afirma la organización. Julián nos aseguró que llevaban alertando sobre la llegada de estas sustancias desde hace un buen tiempo: "finalmente están llegando, mezcladas en pastillas de éxtasis muy potentes, respondiendo a la tendencia mundial". Para Échele Cabeza el caso de los "niños zombies" de Pereira y hasta el Caso Cabrera están relacionados con esto.

¿Qué hacer entonces? No solo basta con comprarle a dealers de su entera confianza. El Servicio de Análisis de Sustancias de esta organización va a estar a su disposición durante los tres días del festival para que pueda testear absolutamente todo lo que se va a meter. Úselo, es gratis. No se cague la fiesta ni la fiesta de su parche. Dentro de las muchas recomendaciones que da la organización incluyen estar con personas de confianza, tener teléfonos de emergencia, informarse bien sobre efectos adversos y no dudar en acudir al servicio médico en caso de presentar síntomas de sobredosis.

Los síntomas que indican sobredosis con estas sustancias son: náuseas, escalofríos, taquicardia, aumento de la temperatura corporal, sangrado nasal, labios morados, convulsiones, disnea (dificultad para respirar), dolor de estómago y pérdida del conocimiento. Todos estos síntomas, según Julián, indican sobredosis con anfetaminas o metanfetaminas. "Si ven disnea, convulsión y sangrado nasal, corran de una para el médico", advierte.

No se pase con la dosis (otra vez), por favor

Después de la precaución con las anfetaminas y metanfetaminas, esta es quizá la recomendación más crucial de esta guía, de ella depende que se tire la noche, o que la pase increíble. Es pasando esta línea de las dosis donde ocurren las sobredosis. Para Julián Quintero ya va siendo hora de que sepamos cuál es nuestra dosis indicada: "definitivamente la gente tiene que saber cuánto va a consumir al día. Lo ideal es dividir la dosis para ir consumiendo de forma regulada", afirma. "Así puede manejar bien su viaje y también puede detenerse en el momento en que se sienta malviajado; cortar el consumo y que así la crisis no llegue".

¿Cómo poner esto en práctica, sobre todo si uno hizo vaca para cierta cantidad de MDMA? Julián propone una solución a la que llama 'bombitas', una modalidad de consumo que es mejor preparar antes del evento. "si compraron con su parche un gramo de MDMA, dividan ese gramo en cuatro partes", explica. "Esos serían 250 miligramos por persona, que igual sigue siendo una dosis alta". Lo que se tiene que hacer con esos 250 miligramos que le tocaron es hacer las bombitas: "coger un papel de arroz o un cuero, partirlo en cuatro, y en cada pedazo de papel poner una parte de esa dosis". Luego enrollar cada papelito en forma de bombita, quedando así cuatro bombitas de MDMA, cuatro dosis para repartir a lo largo del día. Siempre es recomendable redosificarse luego de un espacio de mínimo dos o tres horas después del consumo.

Para que no suene tan enredado: la idea es que un gramo de MDMA se divida en 16 partes para cuatro personas, y que cada persona se quede con cuatro bombitas. Aunque se necesita una mayor preparación, las bombitas son un recurso certero para regular las dosis ese día, en vez de meter el dedo en una bolsa y chupar constantemente, sin tener medición de nada. Julián afirma que para un peso de 50 kilos, la dosis estimada es de 55 mg, para un cuerpo de 70 kilos la dosis es de 105 mg y así. Sin embargo advierte que cada organismo es diferente, así como la concentración y la pureza de las sustancias. Es decir que estas medidas no son certeras para asegurar un buen viaje.

Lo último que aconseja Échele Cabeza es no ser confianzudos con la dosis. "Usted puede comerse la misma dosis de siempre, pero la sustancia puede estar más fuerte que antes". Por eso es recomendable consumir dosis más pequeñas.

Las bebidas energizantes no son nuestras amigas

Si usted es de los que saca pecho porque cuando se mete alguito nunca toma trago y se mantiene a punta de energizantes, es hora de que reflexione. Según Échele Cabeza los energizantes son igual de dañinos a la hora de mezclar con sustancias psicoactivas. "Tenemos que hacer mucho énfasis en las mezclas y en las interacciones entre sustancias", advierte Julián.

Ser fiel a la sustancia (¡no mezcles!)

Si existe un momento para jurarle fidelidad y lealtad a algo en la vida es a la hora de consumir sustancias psicoactivas. No mezclar drogas es uno de los mandamientos más básicos de la reducción de riesgos si uno decide drogarse. Ni el trago va bien con el perico, ni las pepas son mejores con el LSD, ni la marihuana tiene que acompañar absolutamente todo lo que uno consuma. Escoger una sustancia para toda la noche no es solo cuidar nuestro cuerpo, sino entender y respestar las sustancias, ser consciente de que a la final son químicos que interactúan entre sí dentro de nosotros, muchas veces sin que nos demos cuenta.

Agua, agua, agua

Las personas que hace rato descubrieron que el agua es el mejor amigo de sus noches de seguro tienen vidas más felices y sabias. El agua ayuda no solo a las borracheras y al guayabo, cuando el daño está hecho, sino que hidrata al cuerpo cuando está bajo los efectos del MDMA e incluso se hace necesaria para lavar las fosas nasales después de consumir cocaína. Sépanlo: si las sustancias y la noche son lo suyo, el agua no es compañía, es necesidad imperativa. Así que evite riesgos, sobre todo si va a consumir MDMA, y reemplace el Red Bull por agua toda la noche.

Que no se le olvide comer, y volver a comer

Muchas veces, en medio del frenesí psicoactivo que estamos atravesando, lo último en lo que pensamos es en comer. Grave error, afirma Julián: "la gente obvia a veces la alimentación, pero deberíamos reforzarla". Véanlo así: un estómago lleno es un cuerpo más resistente y menos propenso a la sobredosis de cualquier sustancia, incluida el alcohol.

¡Abríguese!

Quizá suena a algo obvio, dadas las condiciones climáticas del norte de Bogotá a esas horas de la noche, pero lo repetimos porque algunas sustancias generan cambios en la temperatura corporal que podrían empeorar si no se está lo suficientemente bien abrigado.

Ser amigos en las buenas y en las malas

Si un amigo suyo se las dio de duro y terminó bien loco dando tumbos entre los escenarios del festival, acuérdese de los buenos recuerdos y ayúdelo. Échele Cabeza recomienda que bajo ningún motivo deje solo a ese amigo que se pasó de tono. Cuídense entre todos.

No subestimen la bareta

La mayoría de la gente que consume marihuana la subestima, y la ven más como un acompañante más que como una droga en sí misma. Así como cuando uno pasa todos los tragos con cerveza, pensando que es agua. Julián advierte que muchas veces la marihuana puede ser muy potente y puede descompensarnos, darnos la famosa "pálida". Midámonos también con esto, nada es rico en exceso, ni la bareta.

Ubicar puntos de salud

Aunque tomáramos estas precauciones, no estamos exentos de cagarnos la noche. Consumir drogas es una decisión que puede llegar a tener muchas consecuencias, y una mala pasada le puede pasar a cualquiera. En caso de una emergencia, lo mejor es haber ubicado previamente los puntos de salud. Si identifican síntomas como los mencionados anteriormente, sepan que el tema no es de cogerla suave, sino de actuara rápidamente.

Tagged:
Festival
LSD
Festival Estereo Picnic
VICE Colombia
consumo de drogas