Publicidad
Munchies

Sorpréndete con estos bebés comestibles de gelatina

El uso que le da Yoly Navarro a la gelatina hace que los bebés parezcan estar en el útero, durmiendo plácidamente en el líquido de la placenta.

por Anna Marks; traducido por Daniela Silva
11 Abril 2018, 3:45pm

Todas las imágenes cortesía de Yoly Navarro. 

Claro, en los baby showers debería haber ponqué. Pero nadie pensó en que estos deberían ser de bebés hasta que llegó la repostera mexicana, Yoly Navarro, quien hace postres hiperrealistas y de otro mundo que traen bebés encerrados en tumbas de gelatina. Los postres de gelatina (incluso los que representan a los humanos) tienen una larga historia en México, y no es raro ver flores onduladas y tridimensionales en tiendas de postres. Pero hay algo de otro nivel en los pasteles de Navarro.



Navarro comenzó su compañía de postres, Gelatinas Artisticas Yoly, en 2015 y elabora todos sus postres en casa de su familia en Guadalajara, México. "Empecé haciendo los postres de bebé como regalos para baby showers de amigos, luego la gente comenzó a pedirlos", explica Navarro. Además de los enormes y complicados postres de muchos bebés, Navarro también hace postres individuales con bebés solitarios con alas de ángel o sombreros.


La mayoría de los alimentos que parecen partes del cuerpo o personas (como estos pasteles y este pan) tienden a relacionarse con lo macabro, pero estos postres se sienten como una celebración del nacimiento. El uso que le da Navarro a la gelatina hace que los bebés parezcan estar en el útero, durmiendo plácidamente en el líquido de la placenta.


Lea también:



Cada postre grande le toma alrededor de seis horas e implica muchos procesos. "Los bebés están hechos con moldes; generalmente hago el molde primero con arcilla", explica. "A petición de los clientes, he hecho una variedad de moldes para bebés: bebés desnudos; bebés con ropa y pañales; bebés en miniatura; y bebés más grandes de hasta 5 kilos".


La manera en que se fabrican los bebés es un secreto muy protegido, hasta cierto punto: "Para los bebés, uso leche, yogur, saborizante, queso crema y otro ingrediente secreto delicioso", dice Navarro. Luego pone la mezcla en los moldes de arcilla, y luego, una vez que están listos, los envuelve en gelatina. Los pasteles en sí vienen en una amplia gama de sabores; los más comunes, dice Navarro, son el de nogal, el de rompope, vainilla, fresa y café. "Los postres de bebé no son tradicionales, pero me gusta hacer de mis pasteles el centro de atención, en lugar de solo un pastel", explica Navarro.