Publicidad
videojuegos

Xbox está creando un servicio tipo Netflix, pero falta algo: más juegos

Con el Xbox One X ya a la venta, era de esperar que Microsoft enfocara su atención en una gama de juegos igual de interesante.

por Patrick Klepek; traducido por Daniela Silva
26 Enero 2018, 3:49pm

Imagen cortesía de Microsoft

Este artículo fue publicado originalmente en Waypoint, nuestra plataforma dedicada a los videojuegos.

A partir de esta semana, si te registras en el servicio Game Pass de diez dólares al mes de Microsoft, no solo obtendrás acceso a una biblioteca rotativa de videojuegos bajo demanda, sino que en el futuro podrás acceder a todas las exclusivas lanzadas por Microsoft. Es una medida inteligente por parte de Microsoft, pero sus dividendos reales no darán resultado hasta que Microsoft cumpla su promesa de ofrecer juegos más interesantes para la plataforma. Ha sido una de las mayores debilidades de Microsoft en esta generación, y una de las mayores fortalezas de Sony.

También es muy diferente a la oferta de Sony: el PlayStation Now. Sin embargo, con el PlayStation Now se transmiten los juegos, no se descargan. Con el Game Pass, aunque la biblioteca de juegos podría cambiar, si descargas el juego, ahí lo tendrás. Siempre tienes acceso. Y aunque Now tiene algunas exclusivas de Sony en su gama, no tiene todas las exclusivas de Sony. (Todavía.)


Lea también:


El lanzamiento de Xbox One X el año pasado, que dejó atrás el Kinect e incorporó tecnología enfocada en la resolución y la velocidad de fotogramas, fue el resultado de un cambio a través de los años, ya que Microsoft trató de salir del hoyo de su propia creación. Si bien el hardware ha recorrido un largo camino, el software no se ha puesto al día. Microsoft ha luchado por establecer nuevos mundos para Xbox One, confiando en secuelas finas pero ya conocidas en franquicias que necesitan un cambio.

Hace poco más de un año, así fue como describí la problemática del lineup del software de Xbox:

Sobre todo porque Microsoft perdió el control de los juegos. Los desarrolladores más grandes e independientes cambiaron su lealtad a Sony, y Microsoft Studios supervisó una rutina creativa, donde la compañía se duplicó en gran parte por lo que había funcionado en el pasado: Halo, Gears of War, Forza Motorsport, y pensó que eso sería suficiente. 'Gears of War 4' estuvo bien. 'Halo 5' también. Forza Motorsport continuó siendo excelente. Pero aunque Gears of War fue una verdadera revelación en 2006, eso se quedó en el 2006. Halo ya estaba en declive cuando apareció 'Halo: Reach' y, a pesar de que Halo y Gears of War fueron entregados a los estudios nuevos, en gran parte se sintió un poco apresurado. Microsoft no estaba tomando riesgos internos, ni haciendo el tipo de asociaciones que lo ayudaron la última vez, como Realtime Worlds con Crackdown.

La sorpresa más agradable en Xbox el año pasado fue Cuphead. ¡Microsoft necesita más Cupheads! Por supuesto, es muy fácil decir: "¡Haz más juegos buenos!", pero sigue siendo algo esencial, si Microsoft quiere completar un cambio radical. Lo que Cuphead representó fue algo que la mayor parte de la gama de software de Microsoft no hace, o sea, un riesgo. Fue audaz y extraño. La razón por la que Cuphead causó sensación fue porque era totalmente único. (También fue un juego con algunos problemas, pero se cumplió el objetivo).

Uno espera que la razón para jugársela a doble o nada con un modelo estilo Netflix es la confianza de que hay suficiente para pagar la apuesta. Esa opción podría no estar tan clara por ahora, pero a medida que nos rascamos la cabeza ante lo que Microsoft nos podría mostrar en el E3, tal vez el cálculo cambie. (Y hay que tratar de olvidar el Scalebound). Sin embargo, hay que aceptar que la idea de Microsoft de lanzar Sea of Thieves, State of Decay 2 y Crackdown 3 antes del E3, fue una buena combinación de lo viejo y lo nuevo. Y después en el E3, ¿nos enseñará una visión coherente de hacia dónde va el Xbox? Eso sería muy interesante.


Lea también:


Microsoft nos habló mucho sobre un gran juego el año pasado. Con el E3, el jefe de Xbox, Phil Spencer, me dijo que la compañía tiene grandes inversiones, que no han sido anunciadas, en juegos que darán frutos en los próximos años. En algún momento, la conversación tendrá que traducirse en juegos, más Cupheads.

Sigue a Patrick en Twitter.