Coscuez

  • La paz de la guerra verde

    Hubo un tiempo en que en Otanche flotaban los muertos por el río, muertos que perseguían el sueño verde de una gema brillante e hipnótica. Hoy nadie quiere una nueva bonanza. Si no hay esmeralda, hay paz.

Advertisement