¿Qué cuenta como un hobby?

Los jóvenes están tratando de recuperar su tiempo de las presiones del capitalismo.

por Marie Solis; traducido por Daniela Silva
16 Enero 2020, 2:21pm

Cathryn Virginia

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Una tarde de octubre, mientras esperaba mi trago en un bar, mi amigo Seth me hizo una pregunta que no estaba seguro de cómo responder: "¿Tienes algún pasatiempo?"

Mi cerebro hojeó rápidamente un álbum mental de actividades que hago fuera del trabajo. Me imaginé cocinando, leyendo, corriendo en la caminadora, scrolleando por Twitter. No estaba seguro de que ninguna de estas actividades contara como pasatiempo. Aunque me encanta cocinar, uno podría argumentar (como luego lo hizo mi editor) que en última instancia era un medio para un fin en específico: nutrir mi cuerpo. Soy un lector voraz, pero a veces también leo por trabajo o hago críticas de libros por dinero. Correr es, para muchas personas, un pasatiempo, pero para mí es solo un ejercicio que hago para mantenerme en forma: no corro con otras personas, no trato de mejorar, y, en realidad, no es algo que disfrute.

Seth dijo que tampoco creía tener pasatiempos, aunque le gustaría tener uno. Le dije que consideraría andar en bicicleta –como él lo hace– como un pasatiempo, pero él lo veía como una forma de transporte. Más allá de nuestros trabajos de tiempo completo, parecíamos estar involucrados principalmente en las actividades que sustentaban nuestras vidas: es decir, las cosas que hacían posible el trabajo. Y más allá de eso, descubrimos que pasamos gran parte de nuestro tiempo libre haciendo cosas por costumbre que desearíamos no tener que hacer: leer Twitter, navegar por Instagram y otros hábitos relativamente sin sentido centrados en Internet.

Existen varias explicaciones directas para estas circunstancias, que pueden sonar familiares para los que participamos en la vida laboral contemporánea y tenemos seguridad financiera y privilegios para considerar seriamente tales preguntas. Los millennials ganan un 20 por ciento menos que los boomers en la misma etapa de la vida, a pesar de que una mayor parte de ellos tienen al menos un título universitario en comparación con los boomers. El año pasado, Estados Unidos estableció un récord por el período de tiempo más largo sin un aumento del salario mínimo federal, y aunque el número de estadounidenses con múltiples trabajos ha disminuido en las últimas dos décadas, los datos actuales pueden no tener en cuenta la magnitud de la economía gig y la frecuencia con la que muchos de nosotros elegimos otros empleos para complementar nuestros ingresos.



Los estadounidenses están trabajando más que nunca, por lo que tiene cierto sentido que haya menos tiempo para tener intereses extracurriculares. Y las personas están conscientes de las formas en que el trabajo puede dificultar encontrar y mantener un pasatiempo.

"El trabajo me parece un gran obstáculo para empezar a tener nuevos hobbies", me dijo Seth, que hace trabajo de defensa en la política de Nueva York, más tarde por teléfono. "No trabajo por las noches o el fin de semana, pero sí suficiente como para inscribirme en clases de música o algo así".

Pero también hay fuerzas más sutiles que nos impiden dedicar nuestro tiempo a actividades fuera del trabajo. En los últimos años, la "cultura del ajetreo" ha impregnado casi todas las facetas de nuestras vidas, transformando el trabajo de algo que hacemos para pagar nuestras cuentas y alimentarnos a nosotros mismos y a nuestras familias en un estilo de vida o incluso una identidad. "Es una obsesión con el esfuerzo, implacablemente positivo, carente de humor y, una vez que lo notas, es imposible escapar", escribió Erin Griffith para el New York Times en enero pasado. Y hemos asignado un alto valor social al tipo de ajetreo que Griffith describe, o al menos su apariencia (que ella llama “adicción al trabajo performativa”): un estudio de 2017 descubrió que cuanto más ocupado parecía alguien, más importante parecía ser para los demás.

"Al haber sido criado en una familia de clase media alta en Nueva York, fui socializado para valorar el éxito por encima de todo", me dijo Ryan Mandelbaum, quien se dedicó a observar aves después de escribir una historia para el Washington Post sobre los esfuerzos de conservación de la garza en Nueva York. "[Al principio] no sabía lo que quería hacer porque estaba muy estresado por perder el tiempo y no hacer algo que valiera la pena".

La cultura del ajetreo no solo nos alienta a ver cualquier pasión o interés no laboral como una pequeña empresa potencial u “otro ajetreo”, sino que también nos hace ser muy conscientes, como sugirió Mandelbaum, de que el tiempo es dinero.

En su libro de 2019 How to Do Nothing, la autora Jenny Odell explica que bajo el capitalismo, nos vemos obligados a pensar que nuestros días están compuestos por 24 "horas potencialmente monetizables". Incluso para los que estamos en situaciones menos precarias económicamente que la gente que necesita trabajar en un segundo (o tercer) trabajo, estas condiciones hacen que "el tiempo se convierta en un recurso económico que ya no podamos justificar gastar en 'nada'".

"Los hobbies requieren tiempo y –dependiendo del pasatiempo– dinero", me dijo Odell. (Ella pasó a dar crédito al Feminist Bird Club por hacer que la observación de aves sea más inclusiva y accesible: el club es un espacio para que las personas LGBTQ, las mujeres y las personas de color descubran la observación de aves, y la mayoría de las caminatas son gratuitas).

"Pero digamos que es gratis o asequible para ti, y tienes tiempo", continuó Odell. "Todavía puede ser difícil no ver ni siquiera tu tiempo libre como dinero, en cuyo caso los pasatiempos parecen 'costosos' si no producen nada más que disfrute y satisfacción personal".

Aún así, incluso aquellos que han rechazado esta mentalidad podrían tener dificultades para imaginar cómo pasar su tiempo libre. Y, además, como explica Odell en su libro, disfrutar de nuestro tiempo libre también requiere recuperarlo de la "economía de la atención", el aparato capitalista que compite por nuestra atención de manera bastante literal, como cuando las plataformas de redes sociales como Facebook e Instagram buscan mantener usuarios en sus sitios por el mayor tiempo posible. ¿Qué haríamos si pudiéramos entrenar nuestra atención en algo más significativo para nosotros?

"Tengo que empezar de cero", dijo Seth. También dijo que puede ser desalentador: encontrar un pasatiempo completamente nuevo significa aceptar que el pasatiempo que elija –tocar un instrumento, unirse a un grupo para ir a correr, escalar– es uno en el que probablemente no será el mejor al principio. Y eso puede ser un disuasivo para aquellos que no pueden soportar no ser buenos en algo de inmediato.

En un artículo de opinión del Times de 2018, Tim Wu, autor de The Attention Merchants: The Epic Struggle to Get Inside Our Heads, afirmó que esta era la "razón más profunda" por la que parece que tan pocas personas tienen hobbies. "Nuestros 'pasatiempos', si esa es la palabra para ellos, se han vuelto demasiado serios, demasiado exigentes, demasiadas ocasiones para preocuparse de si realmente eres la persona que dices ser", escribió. “Si eres un corredor, ya no es suficiente salir a correr alrededor de la cuadra; tienes que estar entrenando para el próximo maratón. Si eres pintor, ya no se trata de pasar una tarde agradable, solo tú, tus acuarelas y tus nenúfares; tienes que estar tratando de conseguir una exhibición de galería o al menos obtener seguidores respetables en las redes sociales".

Pero según los expertos en ocio, sí, existe tal cosa, el deseo de mejorar es una parte esencial de tener un hobby. Pasatiempos como correr o pintar califican como "ocio serio", según Robert Stebbins, profesor emérito del departamento de sociología de la Universidad de Calgary. Eso no significa que estas actividades se aborden con el perfeccionismo que podríamos aplicar a nuestros trabajos diarios: aquí, "serio" es simplemente el obstáculo para las actividades de ocio "casuales", como pasar el rato con amigos, tomar una copa en un bar o ver televisión.

Estas categorías son parte de un esquema que Stebbins desarrolló en la década de 1970 llamado "The Serious Leisure Perspective" (La perspectiva del ocio serio), que divide el "ocio serio" en tres categorías: amateur, aficionado y voluntario. Una actividad "amateur" es aquella que tiene una contraparte profesional, explicó Stebbins, como la pintura, la astronomía o el futbol, mientras que los aficionados no; dentro del sistema de clasificación de Stebbins, los pasatiempos incluyen cosas como recoger rocas u observar aves. Los voluntarios pueden donar su tiempo a una organización sin fines de lucro o ayudar a los ancianos. Sin embargo, coloquialmente, consideraríamos que la mayoría de las actividades que se encuentran bajo el paraguas del "ocio serio" son "pasatiempos".

Stebbins dijo que si no ser bueno en un pasatiempo de inmediato es demasiado frustrante para ti, o si te encuentras demasiado presionado para tener éxito, probablemente no sea el hobby para ti. "Todas estas actividades requieren hacer un esfuerzo y perseverar cuando las cosas se ponen difíciles para que uno pueda descubrir la satisfacción de mejorar", dijo Stebbins. "Lo fundamental para cualquier actividad de ocio seria es que a una persona le encanta, incluso si al principio es doloroso".

El pasatiempo correcto traerá alegría a tu vida, no más estrés, dijo Stebbins. Y las actividades de ocio "serias" se correlacionan especialmente con la felicidad y el bienestar: las personas que tienen pasatiempos tienen más probabilidades de tener presión arterial más baja, niveles más bajos de cortisol (una hormona del estrés) y niveles más bajos de depresión, según un estudio de 2009.

Mandelbaum dice que la observación de aves es lo que finalmente le hizo "desconectarse y finalmente salir". Disfrutan de ser un poco competitivo en la observación de aves y de tratar de mejorar en la identificación de aves y capturarlas ante la cámara. Y ha cambiado completamente la forma en que Mandelbaum organiza su vida: el trabajo ya no es el centro, dijo, lo es la observación de aves. Su trabajo diurno es lo que hace posible la observación de aves.

"Simplemente restableció mis objetivos en la vida", dijeron. "En lugar de buscar el éxito, ahora solo hago lo que me gusta".

Después de hablar con Mandelbaum, me di cuenta de que ya tenía actividades que me hacían sentir de esta manera. Si bien algunos libros que leo pueden ser más agradables que otros, el solo hecho de leer de manera confiable me da placer, al igual que probar una nueva receta y disfrutar de una deliciosa comida que preparé yo misma; son momentos tranquilos fuera del mundo del trabajo y la obligación.

Stebbins me confirmó que, a pesar de mis dudas iniciales, estas cosas "cuentan" como pasatiempos, especialmente la forma en que las hago: leer es a menudo una actividad solitaria, pero también discuto libros que me gustan con amigos en clubes de lectura e intercambio recomendaciones con otros ávidos lectores. Trato de mejorar en eso, con el objetivo de leer más libros cada año que el año anterior, recolectando textos raros o de primera edición, y desafiándome a mí mismo para leer obras más largas o más complejas.

Por supuesto, no soy totalmente inmune a los efectos del capitalismo: a veces no puedo evitar pensar que si dejo mi libro y paso mis tardes y fines de semana poniéndome al día con el trabajo, podría tener más éxito en el sentido convencional. Y todavía estoy aprendiendo cómo prestar toda mi atención a las cosas que hacen que mi vida tenga sentido: a veces, por la costumbre, agarro mi teléfono y empiezo a navegar incluso cuando sé que prefiero terminar el capítulo de la novela que estoy leyendo. Pero vale la pena tratar de resistir estos impulsos.

"Lo que hace que un pasatiempo sea tan emocionante es que tienes esta cosa predeterminada que te hace feliz", dijo Mandelbaum. "Cuando todo lo demás falla, puedo correr al parque y ver a un cardenal tomando un baño".