Actualidad

Este mapa muestra dónde podría estallar la violencia debido a la escasez de agua

Es el primer modelo predictivo que incluye factores ambientales, y el Medio Oriente es muy vulnerable.
traducido por Laura Castro
13 Enero 2020, 9:50pm
Es la primera vez que se utilizan factores ambientales como la sequía para predecir dónde ocurrirá el próximo conflicto.
Captura de pantalla de la herramienta mundial de la Asociación de Agua, Paz y Seguridad

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Además de la política que hace del Medio Oriente un polvorín de inestabilidad, hay otro factor preocupante que podría predecir dónde estallará algún conflicto: la escasez de agua.

Esa es la parte innovadora de una nueva herramienta predictiva presentada recientemente en el Consejo de Seguridad de la ONU y desarrollada por investigadores de la Asociación de Agua, Paz y Seguridad, que es financiada por el gobierno holandés. Es la primera vez que se utilizan factores ambientales como la sequía para predecir dónde ocurrirá el próximo conflicto, no solo en Medio Oriente sino en cualquier parte del mundo.

La nueva herramienta está diseñada principalmente para ayudar a las autoridades y los gobiernos locales a intervenir antes de que estalle algún conflicto, pero cualquiera puede usarla.

Así es como funciona: con los datos de las imágenes satelitales, los científicos pueden medir la cantidad de humedad que emiten los cultivos, lo que les da una idea de cuán saludables están. Si los cultivos no están en buenas condiciones, el factor de riesgo para que surja un conflicto aumenta. Al combinar esos datos con métodos más tradicionales de predicción de conflictos, como la inestabilidad política, logran obtener una idea más completa de la probabilidad de que estalle una revuelta.

"El propósito es que: tal vez podamos predecir [el próximo] Siria", dijo Charles Iceland, quien dirige las iniciativas concernientes al agua en el Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés), y que participara en el diseño de la herramienta de predicción de conflictos.

De hecho, la sequía que comenzó en 2006 en Siria —probablemente la peor sequía en casi un milenio y la cual se volvió probable debido al cambio climático— mató al 85 por ciento del ganado del país y provocó que los granjeros se desplazaran a los centros urbanos cuando sus granjas fracasaron. Se estima que los 1,5 millones de personas que se vieron forzadas a mudarse a las ciudades ocasionaron disturbios sociales, los cuales a su vez, dicen los investigadores, exacerbaron la guerra civil que condujo a la actual crisis de refugiados sirios.

"La sequía había desplazado a los sirios mucho antes de que comenzara el conflicto", le dijo previamente a VICE News Francesco Femia, presidente del Centro de Seguridad Climática. "Y lo que es aterrador es que los analistas que estudian la región perdieron este factor de vista por completo".

Pero Charles Iceland reconoce que tales conflictos surgen a causa de diferentes factores que convergen: casi nunca es solo la escasez de agua lo que provoca un incendio.

"A menos que alguien contamine el pozo de agua de otra persona, lo que claramente sería un conflicto relacionado con el agua", dijo Iceland. "La mayoría de estos conflictos son multidimensionales".

En cuanto a Medio Oriente, se está calentando más rápido que la mayor parte del resto del mundo, y las sequías allí amenazarán a Irak e Irán en el próximo año, predice la nueva herramienta. Los ríos Tigris y Éufrates, que una vez alimentarán a la "cuna de la civilización", son los vertederos de aguas residuales iraquíes y se están secando. Casi 120,000 personas fueron hospitalizadas después de beber agua contaminada en 2018, lo que provocó protestas violentas. En Irán, el represamiento excesivo de los ríos, la mala administración del agua, la sequía y el cambio climático han contribuido a la escasez de agua. El lago de agua salada Urmia, que solía cubrir 5,200 kilómetros cuadrados, se ha reducido a menos del 20 por ciento de su tamaño original.

Aunque los ataques con misiles de Irán a bases militares estadounidenses en Irak el martes pasado no causaron víctimas y ahora ambas partes parecen retroceder para alejarse del borde de la guerra, cualquier conflicto futuro podría empeorar por los problemas de escasez de agua de la región. En general, la escasez de agua provoca enfrentamientos entre personas de un mismo país o región.

"Estos problemas desestabilizan a Irán desde su interior", dijo Iceland. "Podrían combinarse con problemas geopolíticos completamente independientes y así causar un caos mucho mayor".

Portada: captura de pantalla de la herramienta mundial de la Asociación de Agua, Paz y Seguridad.

Publicidad