"Si no existiéramos, ¿de dónde copiarían los estudiantes?": El Rincón del Vago

Aunque la página es española, el 65 por ciento de sus visitas son de México, seguido por Colombia, España, Argentina y Chile.

|
25 agosto 2016, 3:00pm

Rufo, la mascota del Rincón del Vago.

En 1998, los españoles Miguel Ángel Rodero y Javier Castellanos, alumnos de informática de la Universidad Pontífice de Salamanca, crearon una página web para que la comunidad estudiantil pudiera compartir documentos académicos entre ellos. Aportaron sus propios trabajos y días después de haber inaugurado la página, se dieron cuenta que jóvenes de Colombia, España, México y Argentina también habían comenzado a compartir sus propias tareas escolares. La llamaron El Rincón del Vago. Actualmente cuentan con 125 mil documentos para descarga libre; más de cinco millones de seguidores en su página de Facebook y cuando es temporada de trabajos finales, alcanzan el millón y medio de visitas diarias.

La página comenzó a recibir cada vez más trabajos y meses después, Ángel Benito Rodero —primo de Miguel Ángel— se sumó al proyecto para revisar el contenido que se acumulaba. "Esto empezó cuando éramos estudiantes y ahora —18 años después— todos nos dedicamos al mundo del internet. Supimos hacer una profesión de esto", cuenta Ángel en llamada telefónica.

Para el año 2000, el Rincón ya era una página conocida y contaba con un equipo de diez personas que la administraban. "El éxito que tuvo la página fue tan grande, que corrió de boca a oreja entre los estudiantes. Creo que una de las claves del éxito fue precisamente el nombre, que aunque es en tono humorístico, hizo que triunfara entre los jóvenes y se corrió mucho más la voz", asegura Ángel.

Rufo, la mascota de la página, también tiene un toque de humor y cinismo. "Es un buitre, un animal carroñero que come desperdicios. Nosotros éramos una especie de actores dentro de la web que recogíamos aquellos documentos que ya nadie quería. Por ejemplo, nosotros recogíamos los documentos de algún estudiante que terminó su carrera y ya no necesita los trabajos que le entregó al profesor. Son esos 'desperdicios' los que nos alimentaban. Siempre lo vimos así, de una manera graciosa, y un amigo nuestro pintó a Rufo".

Aunque un poco después de la creación de la página tuvieron la intención de cambiar el nombre por uno más académico para darle mayor seriedad al sitio, la página ya era tan conocida, que decidieron dejarlo así a pesar de que hiciera alusión a la flojera y a estudiantes que prefieren copiar a estudiar.

Cuando los jóvenes fundadores terminaron la carrera, se dieron cuenta que la página requería un mayor compromiso, así que decidieron apostarle al proyecto y se dedicaron de lleno a él. "El éxito que tuvo superó las expectativas, por lo que tuvimos que reaccionar y decidir si queríamos hacer un directorio de trabajos profesional y fuera una fuente de ingresos para nosotros, pero a la vez fuera un servicio útil para la comunidad universitaria. El trabajo y la constancia dieron su fruto y gracias a eso, muchos de nosotros hemos conseguido vivir profesionalmente del portal", dice Ángel Benito.

El Rincón del Vago continuó creciendo y las agencias publicitarias voltearon a verlos. "Nos dijeron que querían nuestros espacios porque llegábamos a un público joven y esto les llamó la atención". En ese momento fue cuando descubrieron que se podía ganar dinero con la página. "No se ganaba mucho, pero como teníamos una estructura muy humilde, los ingresos publicitarios bastaban para ir haciendo pequeñas mejoras en el sitio y comprando mejores servicios y servidores".

A pesar de lo que se podría creer, el equipo del Rincón del Vago no sube los trabajos, ellos sólo los comparten. "Hay mucha gente que nos pide a través de redes sociales que subamos un determinado trabajo y les decimos que nosotros no hacemos los trabajos, es la propia gente la que, voluntaria y gratuitamente, decide compartir sus trabajos en nuestra plataforma para que sirvan de guía a otros estudiantes", cuenta y asegura que incluso hay profesores que han comenzado a subir sus trabajos para que tengan mayor repercusión y lleguen a más alumnos.

Cuando un trabajo se sube al Rincón, ellos se encargan de hacer el fact check para comprobar la veracidad y autoría del documento. "Hay personas que nos envían un documento como suyo y nosotros checamos que no sea un plagio, en ese caso, el documento no se sube y si se ha subido por error, se retira inmediatamente. Cuando hay pequeños fallos en los contenidos la propia comunidad nos advierte de errores que puedan haber y los arreglamos".

Actualmente El Rincón del Vago forma parte de Orange, un grupo francés de telecomunicaciones, y tienen personas trabajando desde Salamanca, Madrid, París y la Ciudad de México, y aseguran que el espíritu del sitio sigue siendo el mismo. Tienen 125 mil documentos para descarga libre y hay 30 mil que se están revisando antes de subirse; Casi seis millones de personas los siguen en su página de Facebook y cuando es temporada de trabajos finales, alcanzan el millón y medio de visitas diarias.

Aunque la página es española, el 65 por ciento de sus visitas son de México, seguido por Colombia, España, Argentina y Chile. Eso significa que en México hay más vagos, o "los profesores encargan mucho más trabajos finales y tareas", bromea.

Pero algo es cierto: muchos de los usuarios del Rincón del Vago son estudiantes que descargan algún documento del sitio y lo entregan tal cual. "No te puedo negar lo que es obvio. Sabemos que la página es utilizada con fines de copy-paste por parte de muchos alumnos, pero nosotros, en la medida que podemos, siempre decimos que eso le ocurrirá a toda página que tenga sus contenidos en internet".

A pesar de que no tienen una lista de los trabajos que más se descargan, Ángel asegura que los resúmenes de libros son lo más solicitados. "Hablo de los clásicos de la literatura como Romeo y Julieta, Don Quijote de la Mancha, Cien años de soledad y más de ese estilo. Hay mucha gente que prefiere leer resúmenes, que las dos mil páginas que pueda tener el libro".

Ángel asegura que siempre han querido ser un sitio de referencia donde la gente pueda encontrar información para hacer un trabajo o ser una fuente bibliográfica para completar estudios. "Es verdad que tenemos la fama de hacer a los estudiantes flojos y que intentan plagiar documentos, pero también sabemos que servimos como fuente bibliográfica a muchas otras personas que simplemente buscan información en internet. Si no existiera El Rincón del Vago, ¿de dónde copiarían los estudiantes? Lo harían de Google o Wikipedia. El que tiene afán de copiar y pegar lo va a hacer independientemente de la página".

@soyalemendoza

Más VICE
Canales de VICE