Publicidad
VICE NOTICIAS

Trump anuncia que Estados Unidos está fuera del acuerdo nuclear de Irán

La decisión del mandatario es otro golpe enorme a la relación de Estados Unidos con Europa.

por Tim Hume; traducido por Álvaro García
08 Mayo 2018, 10:59pm

Para sorpresa de nadie, Donald Trump anunció el martes que sacaría a Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán, un acuerdo que ha criticado reiteradamente como "una vergüenza" para su país y el "peor acuerdo de la historia".

Trump continuó con su ataque al acuerdo, al decir que era "esencialmente defectuoso" y "una gran vergüenza para mí como ciudadano y para todos los ciudadanos de Estados Unidos".

"Estados Unidos no será rehén del chantaje nuclear", dijo Trump. "No permitiremos que las ciudades estadounidenses se vean amenazadas por la destrucción, y no permitiremos que un régimen que entona frases como 'Muerte a Estados Unidos' obtenga acceso a las armas más letales del planeta".

Dijo que implementaría el "más alto nivel" de sanciones económicas contra Irán, y que "cualquier nación que ayude a Irán en su búsqueda de armas nucleares también podría ser fuertemente sancionada".

Aunque era ampliamente anticipada, la decisión de Trump tendrá implicaciones sísmicas. Antes de su anuncio, los líderes europeos advirtieron que desmantelar el acuerdo volvería a encender una crisis global sobre las ambiciones nucleares de la República Islámica, desencadenaría una posible carrera armamentística nuclear en la región y allanaría el camino hacia una mayor confrontación entre Estados Unidos e Irán. Como resultado del anuncio del martes, estos temores podrían volverse realidad, según dijeron analistas a VICE Noticias.

Los expertos también señalaron que el impacto podría ser devastador para el futuro de las relaciones transatlánticas. Al rechazar las peticiones concertadas y de alto nivel de los aliados europeos que también fueron signatarios del acuerdo —Francia, Alemania y Gran Bretaña—, Trump pudo haber firmado la sentencia de muerte para futuros esfuerzos de cooperación entre Europa y su administración en el escenario global.

Ellie Geranmayeh, investigadora sénior de política en el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, dijo que la división de Washington con Europa en el acuerdo nuclear con Irán ha sido la mayor grieta transatlántica desde la invasión de Irak hace 15 años.

"Mucha gente en Europa advierte que el choque entre Estados Unidos y Europa sobre este acuerdo nuclear es tan extenso como el conflicto que surgió por la invasión de Irak en 2003, donde fue una cuestión de seguridad global, y donde los europeos terminaron por sufrir la mayor parte del costo de la desestabilización de Medio Oriente", indicó.

Trump dijo que había consultado con los aliados de Estados Unidos antes de tomar su decisión. Pero la decisión significa una bofetada para sus aliados, dijeron los analistas. La decisión de Trump de retirarse del Plan de Acción Integral Conjunto, firmado en 2015 por Estados Unidos, Irán, Rusia, China, Gran Bretaña, Francia y Alemania, significa que está abandonando un acuerdo que le tomó a Estados Unidos y sus socios años de arduas negociaciones para concretar un acuerdo, y lo hace a pesar de las peticiones de sus socios europeos de encontrar una solución.

También está ignorando las extraordinarias propuestas diplomáticas que estos mismos aliados hicieron en los últimos meses. Gran Bretaña, Francia y Alemania emprendieron una triple ofensiva diplomática para persuadir a Trump de preservar el acuerdo: uno que reconocieron como imperfecto, pero la mejor oportunidad de la comunidad internacional para mantener las ambiciones nucleares de Irán bajo control.

Macron y la canciller alemana, Angela Merkel, hicieron viajes personales a la Casa Blanca donde expresaron su caso. El ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson, incluso se presentó el lunes en el programa matutino favorito de Trump, Fox & Friends, con la esperanza de llegar al oído del presidente.

"No tiene precedentes que el Reino Unido, Francia y Alemania se coordinen de tal manera para tratar de presionar y persuadir a Estados Unidos", dijo Geranmayeh. "Pero a pesar de su apertura, el presidente de Estados Unidos esencialmente ha desdeñado a los europeos".

Geranmayeh dijo que los frenéticos esfuerzos europeos para salvar el acuerdo reflejaban una profunda ansiedad estratégica en el continente por una mayor desestabilización en Medio Oriente, una situación que se sentiría en las fronteras de Europa mucho antes de registrarse en Estados Unidos.

"En un nivel estratégico, la desaparición y el colapso del acuerdo nuclear nos lleva un paso más cerca de una mayor desestabilización en Medio Oriente", dijo. "Los europeos francamente no tienen un océano entre ellos y Medio Oriente, como es el caso de Estados Unidos, y tienen que lidiar con las consecuencias de la escalada en la región".

Merkel, Macron y la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, publicaron el martes una declaración conjunta en la que expresaron su "arrepentimiento e inquietud" por la decisión de Trump y reafirmaron su compromiso con el acuerdo.

"Nuestros gobiernos siguen comprometidos con garantizar que se mantenga el acuerdo, y trabajarán con todas las partes restantes del acuerdo para asegurar que este siga siendo el caso, incluso la garantía de que seguirán aplicándose los continuos beneficios económicos para el pueblo iraní que están vinculados con el acuerdo", dijo el comunicado.

El presidente de Irán, Hassan Rouhani, adoptó un tono similar y dijo que Irán continuaría con el acuerdo nuclear sin Estados Unidos, según informó la televisión estatal iraní, y que mantendría al acuerdo con los signatarios restantes: Rusia, China, Gran Bretaña, Francia y Alemania.

A pesar de la aparente determinación de Europa de salvar el trato, Sanam Vakil, investigador asociado de Chatham House, dijo que el golpe a las relaciones transatlánticas ponía en peligro futuros intentos para la cooperación entre Europa y Estados Unidos en el escenario mundial. Si bien los líderes europeos estaban a favor de las soluciones multilaterales, ahora tienen amplia evidencia —además de las medidas de Trump sobre el cambio climático y el comercio— de que ya no es probable de que tal enfoque rinda frutos bajo la política de "Primero Estados Unidos" de la administración Trump.

"Han tomado la estrategia de tratar de aplacar a Trump en lugar de hacerle frente, y esa respuesta ha fallado", dijo. "El resultado es que esto provocará una crisis innecesaria para Europa".

La retirada de Trump del histórico acuerdo le da luz verde a los aliados regionales —principalmente Israel y Arabia Saudita— de buscar una mayor confrontación con Irán, una postura que ya se ha visto reflejada en la creciente agresión israelí hacia las fuerzas iraníes en Siria y las maniobras políticas de Arabia Saudita en Líbano.

"Las voces en la Casa Blanca no dicen que tenemos que atacar a Irán directamente, pero hay una percepción en Europa y Medio Oriente de que la Casa Blanca ha dado luz verde a sus aliados para subir la apuesta en términos de la confrontación con Irán".

Este artículo fue publicado originalmente por VICE US.

Tagged:
Donald Trump
iran
francia
Gran Bretaña
Acuerdo nuclear