Publicidad
ISIS

Dos prisioneros recién capturados nos contaron por qué se unieron a ISIS

El mundo quiere lavarse las manos con las personas que han escapado del Estado Islámico.

por Matt Broomfield; traducido por Paola Llinás
20 Febrero 2019, 3:30pm

Un soldado de las Unidades de Protección Popular en Rojava (LE PICTORIUM/Alamy Stock Photos)

Artículo publicado originalmente por VICE Reino Unido.

Cuando me siento con los miembros de ISIS Lukas Glass y Alexander Bekmirzaev, han pasado tres semanas desde su captura por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS). Fueron encontrados tropezando por campos minados fuera del pequeño bolsillo que es todo lo que queda del Estado Islámico.

VICE se sienta con Glass y Bekmirzaev en una base militar en la ciudad de Hasakah, parte de la Federación Democrática del Norte de Siria, conocida comúnmente como Rojava. Desde su resistencia histórica en contra de un asedio de ISIS en la ciudad de Kobane en 2014, las fuerzas de las Unidades de Protección Popular (YPG) y las Unidades Femeninas de Protección (YPJ) se han unido a fuerzas árabes, cristianas, y turcas para formar las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), el brazo armado de la administración democrática liderada por mujeres.

Respaldados por los ataques aéreos de una coalición liderada por estadounidenses, han pasado cuatro años agotadores en combate de casa en casa y pueblo en pueblo, llevando al auto-proclamado Estado Islámico fuera de ciudades como Manbiy y Al Raqa y reduciendo su califato a menos del uno por ciento de su tamaño original. Al momento de escribir, los combatientes de ISIS sumaban unos pocos miles y eran dejados bajo un asedio en un par de asentamientos de una ciudad petrolera junto a la frontera iraquí.

La derrota está escrita en los rostros de los hombres entregados. Arrastran los pies por la oficina en sandalias, esposas, y vendas de ojos, a pesar de que su confinamiento se cambió por tazas de café y hablamos libremente mientras su guardia fuma afuera. Su pelo es lacio y son delgados y huesudos: a estas alturas, la gente está comiendo pasto para sobrevivir tras las líneas de ISIS. La frente de Glass, el alemán de 23 años, está marcada con lo que parecen cicatrices de acné, donde raspó su propia piel con una piedra para sacar un "chichón de oración" como prueba de que ha estado rezando devotamente.

Pero cuando hablan, ambos son tranquilos y confiados. Evidentemente han tenido tiempo para tramar sus historias, y para ponerse vehementemente en contra de quienes los rodean. Ambos dan una imagen de un ISIS en caos, paranoia, con luchas internas, atormentado por amargos desacuerdos entre combatientes locales y extranjeros, torturando y ejecutando personas que han intentado huir.

Bekmirzaev, un ciudadano irlandés de 45 años originario de Uzbekistán, afirma que fue poseído por un espíritu maligno conocido como djinn —"similar a la esquizofrenia"— en el momento en que eligió viajar a Siria para unirse a un grupo rebelde. Su historia es que él "sintió su deber de ayudar a los musulmanes" y comenzó construyendo un hospital en Idlib, una ciudad controlada por los rebeldes antes de terminar en el denominado Estado islámico cuando el territorio cambió de manos, "porque soy ese tipo de personas que hace cosas sin planear". Admite haber trabajado como conductor para ISIS, pero no siente que le debe a nadie ninguna disculpa: "Personalmente, mi familia y yo, yo no lastimé a nadie".

Glass es elusivo, pero está más dispuesto a admitir la responsabilidad de sus acciones: "Me uní a la organización terrorista más peligrosa y brutal del mundo. No espero que Alemania vaya a aceptarme con flores". Como Bekmirzaev, niega haber luchado alguna vez: "Yo fui lesionado jugando fútbol en Alemania", dice. "Incluso si lo quisiera, no podría". Pero concede que se unió a sabiendas al Estado Islámico "porque quería vivir en un país donde pudiese practicar mi religión libremente".

Gastó dos años por su cuenta con la policía de ISIS, registrando carros buscando drogas y cigarrillos, pero nunca aplicando castigos más severos que una semana en la cárcel. Al final, dice que "vi que ISIS no estaba tratando a las personas de una forma islámica" y abandonó la organización, viviendo como un civil después de ser capturado durante un intento de escape. "Vine porque quería ser libre en mi religión", dice. "[Pero] en Alemania, nunca fui a prisión por mi religión y en el Estado Islámico sí".

Sus historias están llenas de vacíos. ¿Por qué Bekmirzaev traería a su esposa y a su hijo de diez meses para que se le unieran en lo que él afirma era un viaje planeado de tres meses de duración? ¿Por qué Glass, según afirma, intentaría vivir tan lejos de las autoridades del ISIS como fuera posible durante los primeros años de su vasto califato si era su gobierno lo que anhelaba? Pero cuando son presionados, Glass se vuelve hosco y monosilábico y Bekmirzaev se refugia en protestas sobre su propia desgracia.

A veces, la máscara sí se cae. Cuando se le pregunta cómo era la vida para su joven esposa, Glass lo piensa por casi un minuto. "Terrible", dice finalmente, y no va más lejos.

Bekmirzaev pierde su temperamento cuando habla de la "hipocresía" de sus compañeros prisioneros que afirman que son musulmanes pero que "fuman sin parar", y también cuando se discute de la respuesta de los locales frente a ISIS. Se queja de la forma en que "los [civiles] usaron todos los beneficios del Islam, obtienen caridad gratis, usan todas estas cosas e igual no se consideran parte del Estado Islámico...".

"Somos nosotros y ustedes, dewla y awam", termina con disgusto, usando los términos árabes preferidos por ISIS para "Estado [Islámico]" y "corrientes" para enfatizar la división entre los militantes del EI y los civiles comunes. Es el único momento en nuestra conversación de dos horas en que utiliza la palabra "nosotros" para describir a ISIS.

A medida que la guerra se puso en contra de ISIS, estas tensiones se intensificaron. "ISIS se destruyó a sí mismo", dice Glass. Afirma que abrió una librería religiosa para sostenerse, pero que su reserva fue confiscada y destruida por los muyahidines. "Los iraquíes controlan todo", prosigue. "Los extranjeros son tratados muy mal. Nos dijeron en nuestras caras, '¿Por qué quieren vivir? ¿Por qué quieren comer? Vinieron a morir'. Noventa y cinco por ciento de las personas extranjeras en las áreas de ISIS [estaban] hablando abiertamente en contra de ISIS. La gente hablaba de esto hace como tres o cuatro años, pero en secreto, entre las personas en quienes confiaban".

Bekmirzaev coincide: "Una hermana alemana fue encarcelada por [ISIS] y torturada hasta que todo su cuerpo estaba lleno de heridas porque se quería ir... Antes capturaban a todos los que querían irse, pero a medida que el área de ISIS se volvió más y más pequeña, no podían retenerlos más".

Un momento de alivio llegó cuando se conocieron las noticias de la decisión de Trump de retirar las tropas estadounidenses de la guerra en curso contra ISIS. "[ISIS] celebró, lo anunciaron desde las mezquitas", recuerda Glass. "Dijeron 'la FDS ya no puede hacer nada en contra de nosotros'".

Aunque ISIS ha perdido la guerra por el territorio, estas celebraciones sirven como un recordatorio de la presencia continua de miles de partidarios de ISIS en celdas para dormir a lo largo de Iraq y Siria. "La idea de ISIS sigue siendo una amenaza, seguro", dice Glass. Cuando se le pregunta si la población local ha rechazado la ideología de ISIS, Bekmirzaev es escéptico: "Si quisieran dejar [el territorio de ISIS], ya se habrían ido".

1550231442020-M94CDR
Protestantes kurdos en Londres en una manifestación de febrero de 2018 en contra de una operación militar turca en Afrin (WENN Rights Ltd/Alamy Stock Photo)

Según Glass, "la zona sur de Turquía todavía está llena de miembros de ISIS", mientras que en los días moribundos de la guerra, los combatientes de ISIS atrapados por la FDS han estado solicitando traslado a Turquía. Ambos hombres dicen que fue "fácil, muy fácil" para ellos y "todos los combatientes extranjeros" cruzar la frontera turca.

Por lo tanto, la cuestión de la supervivencia de ISIS se centra en la amenaza de una invasión turca. Desde la invasión y ocupación del año pasado de la región kurda de Afrin, las milicias respaldadas por Turquía han estado imponiendo la ley sharia, secuestrando, torturando, y ejecutando a civiles, y cometieron violaciones de derechos humanos que podrían constituir crímenes de guerra, según Amnistía Internacional.

Por lo menos, una invasión similar del resto de Rojava desestabilizaría la región y crearía el caos en el que ISIS prospera. El mes pasado Francia anunció que regresará a 130 sospechosos combatientes de ISIS para que se enfrenten a la justicia en sus propias cortes, temiendo que de otra manera estén perdidos en el caos de una invasión turca en despliegue.

Hasta ahora, otras naciones occidentales como Irlanda, Alemania, el Reino Unido y los Estados Unidos no han seguido el ejemplo. La administración autónoma de Rojava ha pedido en repetidas ocasiones a las naciones occidentales que asuman la responsabilidad de los miles de combatientes nacionales del ISIS que se encuentran actualmente bajo su cuidado, pero estas súplicas han sido ignoradas en gran medida. Y así, las fuerzas lideradas por los kurdos que lucharon durante tanto tiempo para eliminar a ISIS de la faz de la tierra han sido responsables de sus remanentes. "Sé que va a haber un juicio para mí, pero quiero volver", dice Bekmirzaev. "Todavía es una zona de guerra aquí".

Como lo confirman Bekmirzaev y Glass, la FDS trata humanamente a sus detenidos, pero el peligro en el noreste de Siria no tiene ninguna garantía de que se los retendrá de forma segura durante mucho más tiempo—mucho menos de que puedan ser juzgados y responsabilizados por sus crímenes. La infraestructura simplemente no está en condiciones.

Después de nuestra entrevista, Bekmirzaev me ruega que traduzca sus solicitudes de traslado de vuelta a Irlanda con su oficial kurdo responsable. "Hasta ahora, no escuchamos nada del gobierno irlandés", responde el oficial. "Pero para nosotros, si puede regresar... Realmente no hay problema". Como si quisiera expresar su simpatía por el deseo del miembro de ISIS de encontrar una solución rápida para su situación, el oficial hace mímicas sacudiendo sus manos y Bekmirzaev es escoltado a afuera.

Sigue a Matt Broomfield en Twitter.