Publicidad

Este antiguo insecto se conserva dentro de un ópalo iridiscente

El bicho pudo haber quedado atrapado en ámbar que se "opalizó" durante millones de años.

por Becky Ferreira; traducido por Álvaro García
03 Febrero 2019, 3:00pm

El espécimen de ópalo. Imagen: Brian Berger, Instagram: @velvetboxsociety. Correo electrónico: fppmdiamonds@gmail.com

Artículo publicado originalmente por Motherboard Estados Unidos.

No hay nada como la inquietante vista de un insecto conservado en ámbar. Ahora, un descubrimiento fortuito ha revelado que los insectos también pueden quedar atrapados en ópalos.

En una publicación de Entomology Today, un sitio web de noticias dirigido por la Entomological Society of America, el gemólogo Brian Berger compartió fotos de un ópalo que compró durante un viaje a la isla indonesia de Java. Dentro del cristal iridiscente, Berger encontró la silueta de un insecto congelado en una pose dramática, con sus patas delanteras extendidas y sus mandíbulas abiertas.

1548369308989-Screen-Shot-2019-01-24-at-43902-PM
Otro ángulo del ópalo. Imagen: Brian Berger, Instagram @velvetboxsociety, Correo electrónico: fppmdiamonds@gmail.com

El espécimen fue examinado por el Instituto Gemológico de América, un instituto de investigación sin fines de lucro, que lo autentificó como un ópalo real con una inclusión fósil.

Entonces, ¿cómo acabó el bicho dentro de esta gema? Pudo haber ocurrido el mismo proceso que atrapa a los insectos desafortunados en ámbar, según Berger.

Algunos árboles exudan una savia pegajosa que puede inmovilizar insectos, hojas, semillas y otras formas de vida antiguas. Si estas criaturas atrapadas quedan enterradas en las condiciones sedimentarias correctas, la savia se transforma en un material suave llamado copal. Durante millones de años de calor y presión subterráneos, el copal se polimeriza en ámbar endurecido. Después de que esta muestra de ámbar preservara al insecto, Berger sugiere que se "opalizó".

La opalización ocurre cuando los silicatos disueltos son arrastrados hacia grietas y cavidades por agua u otros líquidos, y luego se endurecen formando ópalos. Los ópalos de Indonesia normalmente se crean mediante procesos volcánicos, de acuerdo con ScienceAlert, así que el ámbar pudo haberse opalizado gracias a fluidos silíceos calientes.

Berger enfatiza que esta es solo una posible teoría, y espera colaborar con otros expertos para ayudar a descubrir la edad, los orígenes y la evolución de este raro vistazo opalizado al pasado.

Tagged:
indonesia
GEMA
fósil
ambar
insecto
ópalo
silicato