Publicidad
Identidad

Jóvenes no binaries: Cómo es vivir sin género en Argentina

¿Se puede rechazar el género que se te impone al nacer y no tener que elegir entre uno u otro?

por Romina Zanellato
27 Junio 2018, 3:00pm

Luca

Artículo publicado por VICE Argentina

Hombre-Mujer. La sociedad impulsa que todos estemos entre esos dos polos del género. Pero hay una nueva generación de jóvenes en Argentina que se identifica y milita el derecho a no entrar en esa categoría. ¿Se puede rechazar el género que se te impone al nacer y no tener que elegir entre uno u otro?. Cada vez hay más personas que se salen de los roles hombre/mujer o, en su alternativa, mujer trans/varón trans, y se identifican como no binaries. Eligen dos pronombres, el neutro con la e (elle) y uno más, que puede ser ella o él. La militancia por visibilizar esta nueva identidad se basa en la propia experiencia de cada une: en Internet encontraron el término, y con eso su propia libertad.


Relacionados: Sudor Marika: la cumbia LGBTQ como trinchera de resistencia


Dentro del espectro no binarie hay algunas definiciones: agénero (no sentirse de ninguno), género fluido (fluir desde uno al otro), demi-chico o demi-chica (que es identificarse parcialmente con uno). Edith Martín pediatra con formación en sexología y concurrente al Grupo de Atención a Personas Trans (GAPET) del Hospital Durand de Buenos Aires dice que el punto de inflexión del nuevo paradigma es que la identidad la define la persona y no las circunstancias médicas o legales. “Una persona no binarie es aquella que se resiste y reivindica el derecho de no encajar en el binario hombre-mujer. En general se lo ubica en el espectro trans porque implica una sublevación o una subversión frente a las normas de género, pero se diferencian de otras personas trans que sí se encasillan como binarias".

VICE habló con seis jóvenes no binaries para que nos cuenten cómo es su vida y cómo fue su experiencia de reconocimiento en otro género.

Luca, 18 años, vendedor

Luca

Lo que te hace sentir mal no es expresarte de manera diferente, es que te digan que eso está mal. A los siete años me remarcaban una supuesta falta de femeneidad y me la tuve que inventar, y eso me incomodaba. Me tomó mucho tiempo —y fue gradual— mi autodescubrimiento, porque era una parte de mí muy poco explorada gracias a la represión que me indujo mi padre.

Antes pensaba que sólo era una persona pansexual (que le atraen personas independientemente de su género), pero seguía teniendo una incomodidad que no lograba localizar. Por suerte, con Internet y redes sociales leí y aprendí sobre diferentes identidades buscando experiencias personales LGBTQIA+. En un momento de iluminación entendí que yo era trans, a los 13 o 14 años. Ahí me identifiqué como una persona trans binaria pero, al ver que no encajaba en el estereotipo estético de un hombre cis, me fui sugestionando de a poco a pensar que lo que quería era transicionar físicamente. Después de un tiempo de pasarla mal con la disforia entendí que no era lo que quería. Estuve muy cerca de empezar a hormonarme y, justo después de ir a una consulta con una endocrinóloga, me di cuenta que no lo estaba haciendo por mí, sino, una vez más, por una imposición social. Yo no quería ser un calco de ningún hombre cis, ni forzarme a entrar en ningún estereotipo, sólo me quería expresar de la manera más natural posible. Ahora me identifico como una persona trans no binaria.

Giulian, 24 años, estudiante de Comunicación Social y Diseño Gráfico

Giulian

Tuve una infancia como la de la mayoría de las personas, llena de estereotipos y de roles de géneros impuestos. Como fui asignade como mujer se me imponía ser mamá algún día, que me gusten los chicos, las muñecas, el color rosa. Yo rechazaba muchas de esas cosas, pero de niña no tuve disforia ni me sentía incómoda con mi género. Cuando empecé a desarrollarme lo sentí. Recibí mucho bullying porque era "machona" para los demás, no hacía lo que las nenas tenían que hacer. Cuando me mudé a Rosario a estudiar en la universidad me seguía reconociendo como mujer, pero me dí cuenta de que me gustaban las chicas, eso fue estando en pareja con un varón. Mientras me hacía estas preguntas sobre mi sexualidad decidí hacer lo que quería, vestirme como yo quisiera, aún si lucía “como un varoncito” para mi familia. Ahí entendí de que no me sentía cómode con mi género: yo no me siento mujer, pero tampoco me siento hombre. Entonces, ¿qué soy? darme cuenta qué quería fue difícil, el grupo de Facebook “QueerGeeks” fue fundamental para aprender identidades que ni me imaginaba que existían. Así me enteré de las personas no binaries y entendí que yo era fluid-gender (yo fluyo entre lo masculino y neutro). Aprendí tanto que decidí militar en la Asamblea No Binarie. Me considero pansexual, aunque no me gusta identificarme. Lo que me interesa es la persona, no el género. Ahora tengo dos parejas, una mujer cis y un varón cis, conformamos una trieja, una relación poliamorosa. Me desenvuelvo con ellos como cualquier pareja. Yo tengo atracción sexual y romántica hacia otres. Ellos saben quién soy y me aceptan así, de hecho mi novio vivió conmigo toda mi transición. A veces se estigmatiza que los no-cis tengamos una forma rara de relacionarnos y no es así. La sexualidad es muy personal y distinta a cada persona.

Zack, 21 años, estudia profesorado de matemática

Zack

Toda la vida sentí incomodidad y que no pertenecía, a los 17 años llegué a la palabra agénero, que es lo que me identifica ahora, pero antes no entendía cuál era la incomodidad que sentía o cómo plantear lo que me pesaba. Algo me molestaba y a medida que fui creciendo me pregunté qué era lo que me pasaba. Me cuestioné los roles de género, me pregunté cómo podía ser que separando a gente por ciertas características físicas las agruparan de cierta manera. Al ir creciendo todo iba girando en relación con el género, todas las personas se sentían muy seguras al decir “soy mujer” o “soy varón”, y yo todavía estaba incómode con eso. Cuando encontré la palabra trans hallé una opción, pero igual era ingresar a dos categorías. Yo no sentía ninguna de las dos. Mi molestia, mi disforia, está en lo binario. La parte de no estar identificade con el género impuesto al nacer sí la tenía, pero no la de definirme puramente en otro. Investigando entendí que era trans-no binarie, y luego encontré agénero. Era eso, yo no me siento ningún género. Y le puse nombre a lo que daba vuelta en mí desde que era chique. Denominarse así es, en parte, una posición política y es muy personal. Yo creo que la identidad de género y la orientación sexual no están vinculadas. Soy asexual, no siento atracción sexual hacia ningún género, y tampoco me vinculo románticamente con las personas. Sí de otras formas, como amistad, o relaciones afectivas que no sean románticas. Existen estas definiciones y las uso para darme a entender.


Relacionados: Hablamos con Mei, una mujer trans argentina que quiso ser china


Martín Siddheral, 26 años, cocinero vegano y tatuador

Martín

Mi infancia fue bastante linda en Colombia porque mi familia es de una mente muy abierta. Nací con el género femenino asignado, fui registrade como mujer, y siempre fui la nena marimacho. En la escuela la pasé un poco mal porque las nenas no querían ser mis amigas y no me dejaban jugar al fútbol, pero estuve contenide por mis primes. De chique supe que me gustaban las mujeres y con el tiempo fui aceptando que no me sentía mujer, que esa no era mi identidad de género. Estaba muy confundide, no podía entender bien lo que sucedía porque cuando me miraba al espejo lo que veía no era igual a la imagen que tenía en mi cabeza. Yo me sentía varón, o sentía que no estaba cómode con mis rasgos femeninos, pero no sabía cómo explicarlo. Lo hablé con mi pareja de ese momento, que me mostró un video de un chico trans de Estados Unidos que documentó su transición. Entendía que existían alternativas y podía cambiar mi cuerpo. Lo hablé con mi mamá y mi hermana, y a los 19 años comencé mi tránsito para ser un varón trans. Con el tiempo eso también empezó a cambiar, no quería encajarme en esa identidad porque mi manera de pensar no era binaria, me empecé a identificar con la fluidez del género, fue muy lindo saber que no tenía que ser ni A ni B, que podía ir de un lado al otro con un espectro súper amplio, que podía transgredirlo. Cuando me mudé a Argentina y conocí el movimiento feminista me dio muchas herramientas para entender que el género es una construcción y que lo puedo construir como quiera. Ahora me identifico como no binarie y soy feliz, nunca me sentí tan libre como ahora. Tengo una relación hace dos años con una mujer cis que se denomina torta y tenemos una relación abierta. También decidimos transgredir la monogamia que se nos impone.

Ariel, 22 años, música y escritora

Ariel

Mi primera identidad adquirida fue sentirme artista, ese fue mi lugar de pertenencia antes que mi identidad de género y sexualidad, desde muy chica. Cuando fui conociendo personas me fui dando cuenta que lo que se esperaba de mí no era lo que podía dar, mi mecanismo de defensa fue el aislamiento. Durante años estuve sin ver a casi nadie, sólo estudiaba. Lo que me pasaba era una gran autorepresión, no entendía cómo había algunas cosas que no podía hacer, que eran para un género u otro. Me plantee si iba a seguir mis propios deseos o el de los demás. Ahí fui cuando empecé a experimentar con mi propio cuerpo, con distintas formas de vestirme y de nombrarme. Cuando empecé a usar pronombres femeninos sentí una gran comodidad, eso fue renovador. Empecé a entenderme de otra manera, que lo que yo eligiera era en base a lo que yo quisiera, no lo que se me asignera. Yo me defino demisexual, no tengo preferencia por ningún género, más bien siento atracción por las personas con las que tengo una relación cercana. Los ambientes sociales muchas veces están sobrecargados de sexualidad, se me imponía responder a esa conducta y eso no me surgía, esto también me llevó al aislamiento, tardé años en entender que estaba bien no sentir atracción sexual por las personas. Ser demisexual está dentro del espectro asexual, y en mi caso también siento atracción romántica. En Internet encontré que existían los géneros no binarios, en ese momento pude ponerle nombre a lo que sentía. Mucha gente desconoce el no binarismo, por eso empecé a participar de en la Asamblea No Binarie, creo que es importante la visibilizarían.


Relacionados: Fotos del movimiento por los derechos trans de Argentina


Zack Alesky, 23 años, estudiante de diseño gráfico

Zack

Nací con ciertos genitales y eso no me define. De adolescente estaba confundide, intenté acomodarme según las expectativas que la sociedad tenía para mí, pero no fueron más que intentos fallidos de caer en la norma. Siempre volvía a lo que de verdad era, sin definición. En esos años me consideraba una chica heterosexual, recién en la adultez me di cuenta que podía ir más allá de eso. A los 20 empecé a leer más sobre identidad de género y sexualidades LGTB+ y aprendí que una no tiene porqué sentirse mujer u hombre, que puede ser algo mucho más que eso. Decidí no identificarme respecto a las dos opciones que la sociedad determina. Soy una persona trans no binarie, tal vez tirando a lo agénero. Milito en la Asamblea No Binarie, estamos haciendo la visibilización de otras identidades, estamos recién nacidos. A mí me atraen las personalidades, las personas, sus ideologías, sus creencias, no me limito a lo que lleva entre las piernas. Soy pansexual.