El hermano del socio de El Chapo acaba de revelar los secretos del cártel de Sinaloa

El Chapo y El Mayo fueron "socios" y supuestamente importaron toneladas de cocaína colombiana a los Estados Unidos.

por Keegan Hamilton; traducido por Laura Castro
|
16 noviembre 2018, 2:30pm

Artículo publicado originalmente por VICE News.

En el primer día del juicio contra el presunto narcotraficante Joaquín "El Chapo" Guzmán en Brooklyn, se le dijo a los miembros del jurado que el verdadero cerebro detrás del cartel de Sinaloa era Ismael "El Mayo" Zambada, otro antiguo capo que permanece libre en México.

En el segundo día, el hermano de El Mayo subió al estrado para testificar contra El Chapo, y contó una historia diferente sobre esa relación: "Eran socios".

El hermano menor de El Mayo, Jesús Zambada García, apodado El Rey, fue el primero de los 16 testigos que se espera sean llamados a declarar en el juicio, el cual comenzó el martes en el juzgado federal de Brooklyn.

Se espera que el caso contra El Chapo gire en torno al testimonio de los testigos que han llegado a algún acuerdo con el gobierno, y El Rey se encuentra en una posición única para divulgar el funcionamiento interno del cártel de Sinaloa. Estuvo declarando durante casi tres horas el miércoles, explicando minuciosamente cómo su hermano El Mayo, El Chapo y otros líderes trabajaron juntos para importar toneladas de cocaína de Colombia a México, y luego contrabandearlas a los Estados Unidos.

El Rey, quien fue arrestado en México en 2008 y extraditado a Nueva York en 2012, subió al estrado vistiendo uniforme carcelario: bata azul con pantalones térmicos debajo. Parecía estar al inicio de su sexta década de vida, con el pelo gris muy corto, la barba un poco crecida y unos lentes apoyados en el puente de la nariz. Habló de forma realista sobre sus hazañas en el narcotráfico, y su testimonio parecía estar cuidadosamente coreografiado.

La fiscal federal Gina Parlovecchio le pidió que describiera el acuerdo entre su hermano y El Chapo, El Rey respondió: "Era una relación de trabajo, una asociación para importar cocaína, para traficar droga".

El Rey dijo que se unió al cartel de Sinaloa en 1987, cuando "estableció un sistema de contabilidad para cobrarles a los clientes que les compraban cocaína en los Estados Unidos". Se fue abriendo camino hasta que finalmente controló un almacén en la Ciudad de México que importaba entre 80-100 toneladas de cocaína por año, de las cuales "100 por ciento", según él, fue enviado a Estados Unidos a través de la frontera.

"Controlaba el aeropuerto de la Ciudad de México y controlaba a las autoridades para que brindaran seguridad a los movimientos del trafico de droga que ocurrían en la ciudad y a los líderes del narcotráfico", declaró.

El Rey declaró que conoció a El Chapo en 2001, poco después de que el líder del cartel de Sinaloa se escapara de una prisión en México. El Rey dijo que El Chapo estaba a punto de ser recapturado por el ejército mexicano, por lo que él y El Mayo se apresuraron a rescatarlo con un helicóptero.

Durante la mayor parte del testimonio, que fue narrado en español y transmitido a la corte a través de un traductor, El Chapo, quien vestía traje y corbata, estuvo sentado completamente inexpresivo en la mesa de la defensa. Durante un descanso a media tarde, los dos hombres se miraron el uno al otro y El Chapo asintió brevemente a su antiguo socio. Más tarde, mientras El Rey explicaba el funcionamiento del negocio de la cocaína, El Chapo se mecía en su asiento, apretando el puño frente a su cara.

El Rey declaró que en los años 90 importaba cocaína a la Ciudad de México a través de la ciudad turística de Cancún. Dijo que sobornó a la Oficina del Fiscal General de México y a la Policía Federal de Caminos para proteger los envíos mientras eran transportados por tierra, generalmente ocultos dentro de camiones cisterna de gas que eran propiedad de su hermano. El Chapo y los líderes de otros cárteles trabajaban juntos para contrabandear las drogas, dijo.

"Todo se comparte siempre entre los miembros del cartel cuando uno u otro lo necesita", testificó El Rey.

Explicó cómo un kilo de cocaína podía comprarse por $3,000 dólares en Colombia y venderse por $35,000 dólares en Nueva York. Los líderes de los carteles a menudo se asociaban en envíos de hasta 30 toneladas de cocaína, un acuerdo que podía generarle a cada inversor $48 millones de dólares. El Rey dijo que él personalmente invirtió en un envío de más de 2.5 toneladas, mientras que El Mayo y El Chapo regularmente invertían a partes iguales en los envíos de 6 toneladas.

Detalló la estructura jerárquica del cártel, explicando que El Mayo, El Chapo y un puñado de otros líderes estaban en la parte superior, y controlaban a los sublíderes, trabajadores y funcionarios gubernamentales corruptos; reunían recursos y compartían rutas de contrabando hacia el norte a través de México. También le dijo al jurado que en su mejor momento en los años 90, el cartel controlaba casi todos los cruces fronterizos clave hacia los Estados Unidos.

El Rey dijo que la última vez que habló con El Chapo fue en 2008, cuando su hermano estaba de visita en la Ciudad de México. En el momento que el testimonio llegó a su fin por el resto del día, la fiscalía aún se encontraba interrogando a El Rey, así que hoy debe volver al estrado.

Portada: En esta foto de archivo del 8 de enero de 2016, Joaquín "El Chapo" Guzmán es presentado ante la prensa mientras es escoltado por soldados mexicanos e infantes de marina a un helicóptero en un hangar federal en la Ciudad de México, México. (Foto AP / Marco Ugarte, Archivo).

Más VICE
Canales de VICE