Publicidad
tráfico animal

Un contrabandista trató de esconder cobras en empaques de papas fritas

Después de confiscar las serpientes asesinas, la policía encontró un pequeño zoológico de reptiles protegidos escondidos en el apartamento del sujeto.

por Drew Schwartz; traducido por Álvaro García
27 Julio 2017, 4:11pm

Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos | Imagen vía AP.

Un hombre de California fue arrestado recientemente después de que las autoridades incautaran un cargamento que contenía tres cobras reales escondidas en latas de papas fritas, las cuales iba a transportar a su casa, informó Associated Press.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos descubrió a las tres serpientes asesinas de medio metro de largo en marzo cuando interceptaron un paquete de Hong Kong. De acuerdo con un comunicado de prensa del Departamento de Justicia, cada serpiente se encontraba en su propio tubo vacío de imitación de Pringles. Los oficiales también encontraron tres tortugas chinas de caparazón blando albinas en el mismo paquete, que fue enviado a Rodrigo Franco, de 34 años.

Tras una redada en el apartamento de Franco en Monterey Park, encontraron una pequeña muestra de reptiles protegidos: un cocodrilo bebé, unas cuantas tortugas mordelonas y cinco tortugas espalda de diamante. Los animales estaban encerrados en un tanque de cristal en el dormitorio de un niño, informó Los Angeles Times.

Cada una de las pequeñas criaturas es una especie protegida, y formaba parte de la supuesta red de tráfico de reptiles de Franco, según el Departamento de Justicia. Los investigadores afirman que Franco trabajó con un contacto en Hong Kong durante meses para traficar las serpientes entre China y Estados Unidos. Además señalaron que usaba Whatsapp para orquestar sus intercambios ilícitos. Franco admitió que ya había recibido 20 cobras reales antes de que la policía lo arrestara, aunque todas murieron en el trayecto. Al parecer, disfruta de almacenar reptiles en lugares extraños e incómodos y, supuestamente, había metido seis tortugas en calcetines y las había enviado a Hong Kong el mismo día en que la aduana confiscó sus serpientes.


Relacionados: Este video de un cocodrilo comiéndose a otro cocodrilo es muy merol


Aunque se sabe que algunas personas tienen una colección privada de reptiles peligrosos en los confines de sus propios patios traseros, Franco probablemente estaba intentando ganar dinero con la venta de los reptiles. Aunque el contrabando de serpientes puede parecer un trabajo bastante peligroso, el comercio de reptiles vivos genera aproximadamente 2,000 millones de dólares al año, según Humane Society. Y aunque las latas de papas fritas pueden ser un extraño compartimento para el contrabando, se sabe que otros contrabandistas usan libros infantiles y cajetillas de cigarros.

Al parecer, el sistema de justicia es bastante estricto con los contrabandistas de criaturas ilegales: si llegan a condenar a Franco, podría enfrentar una pena de hasta 20 años de prisión. En cuanto a los animales, fueron recibidos en el Zoológico de San Diego.

Tagged:
china
Reptiles
serpientes
tortugas
cocodrilos
rodrigo franco
contrabandista