Publicidad
Estados Unidos

Arizona 'invita' a los condenados a muerte a que compren su propia inyección letal

Debido a la falta de sustancias mortales, autoridades de ese estado proponen a los abogados y familiares de los reclusos que consigan ellos mismos los químicos necesarios para el cocktail mortífero. Sin embargo, la medida contradice las leyes federales.

por Tess Owen
16 Febrero 2017, 7:40pm

Imagen vía Paul Buck/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Las autoridades penitenciarias en Arizona parecen haber encontrado una solución a la escasez de medicamentos usados para la inyección letal: hacer que los propios condenados a muerte los consigan. El nuevo protocolo estatal de la pena de muerte invita a que los abogados de los reclusos lleguen a las ejecuciones con su propio cocktail letal.

El protocolo de ejecuciones, dado a conocer el mes pasado por Charles Ryan, director de Correccionales de la localidad, permite que los defensores obtengan la inyección letal por su cuenta. Los abogados o algún intermediario deberán conseguir suficiente pentobarbital —un barbitúrico con efectos sedantes— para el procedimiento, o la cantidad necesaria de tiopentato de sodio —con breves efectos hipnóticos.

La guía especifica que los medicamentos deben ser comprados con "proveedores o farmacéuticas certificadas".

Nueva polémica por inyección letal: este preso estuvo consciente 13 minutos. Leer más aquí.

El nuevo protocolo permite que los condenados a la pena de muerte o sus familiares encuentren y paguen por su propia inyección letal, lo cual no es sencillo, ni barato. El problema es que el protocolo estatal no va de acuerdo a las leyes federales.

"Es una acción fuera de lo ordinario que pide realizar acciones casi imposibles e ilegales", declaró al diario Arizona Republic, Dale Baich, quien trabaja en la Defensoría Pública Federal. "Ni los prisioneros, ni sus abogados pueden obtener esos medicamentos de forma legal, así como tampoco podrían transferirlos al Departamento de Correccionales sin violar la ley". Bajo la Ley de Sustancias Controladas, no hay forma de conseguir los medicamentos, y aquellos que lo hagan de forma ilegal irían a prisión".

Arizona, como muchos otros estados donde está vigente la pena de muerte, ha tenido dificultades para conseguir las medicamentos que se necesitan para la inyección letal, como el pentobarbital y el tiopentato de sodio, en parte por la negativa de los laboratorios en la Unión Europea para exportarlos a Estados Unidos y que sean usados en las ejecuciones.

No sólo Trump, también la pena de muerte ganó en las casillas electorales de EEUU. Leer más aquí.

Como resultado, los estados han tenido que buscar otras opciones. Algunos, como Arizona, han decidido usar midazolam como alternativa al tiopentato de sodio en su cocktail de tres sustancias. Sin embargo, el midazolam ha generado dudas, ya que ha sido empleado en varias ejecuciones malogradas.

No se ha realizado una sola ejecución en Arizona desde julio de 2014, cuando los oficiales de la prisión usaron midazolam en el cocktail suministrado a Joseph Wood, quien "luchó por respirar" durante al menos dos horas antes de morir, cuando regularmente lleva sólo siete minutos en morir.

Después de la ejecución de Wood, la cual originó varias investigaciones por parte de grupos que se oponen a la pena de muerte, el Departamento de Correccionales modificó su protocolo para excluir midazolam. En junio del año pasado, las autoridades informaron a la corte federal que no pudieron conseguir ni el tiopentato de sodio, ni el pentobarbital.

Un pelotón de fusilamiento indonesio ejecuta a cuatro traficantes de drogas. Leer más aquí.

En 2015, luego de que proveedores daneses rechazara el uso de pentobarbital en las ejecuciones, Arizona pagó cerca de 27.000 dólares para obtener tiopentato de sodio de forma ilegal desde la India. Sin embargo, no resultó como esperaban: el cargamento, enviado a través de la aerolínea British Airways, fue retenido por oficiales federales en el aeropuerto internacional de Phoenix.

Actualmente, hay 119 presos en el corredor de la muerte en Arizona.

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES