Publicidad
Actualidad

'Wu-Tang: An American Saga'. Serie de Hulu muestra la historia de estos iconos del rap

La historia está basada en dos libros escritos por RZA, y son el retrato más íntimo de Wu-Tang que hemos visto hasta la fecha.

por Ann-Derrick Gaillot; traducido por Álvaro García
16 Septiembre 2019, 4:25pm

Imagen cortesía de Hulu.

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

A lo largo de las décadas, el legado del clan Wu-Tang se ha desviado de sus orígenes esenciales. Si bien su emblemático logotipo de la 'W' fue en el pasado una abreviatura cultural para la dureza del ingenio callejero y la autenticidad inflexible, las camisetas que lo portan ahora rondan las secciones de ofertas de H&M y los cajones de ropa de los chicos de fraternidad en todo el mundo. Las carreras individuales de los miembros de la agrupación los han llevado a lugares más Hollywood que Shaolin; Ghostface Killah, por ejemplo, ha aparecido tanto en el reality show de VH1 Couples Therapy como en el outro de "D.R.E.A.M." (un acrónimo de "las drogas gobiernan todo a mi alrededor" en inglés, un juego de palabras relacionado con su éxito de 1994, "C.R.E.A.M.") en el último álbum de Miley Cyrus. Y por supuesto, está el deshonrado exmagnate farmacéutico Martin Shkreli, enredado para siempre con la historia de su álbum de 2015 Once Upon a Time in Shaolin.

Sin embargo, con motivo del 25 aniversario del lanzamiento de Enter the Wu-Tang (36 Chambers), el grupo parece tener la intención de sacudir todo ese ruido con una campaña mediática centrada en su inicio y ascenso. 2019 ya era un gran año para la marca Wu-Tang cuando se estrenó la nueva serie de Hulu Wu-Tang: An American Dream, una versión ficticia de la historia del grupo. El documental de Showtime Wu-Tang Clan: Of Mics and Men, publicado en mayo, reintrodujo a los espectadores al grupo a través de la lente de su nacimiento en medio de los conflictos de la epidemia de crack. Pero mientras que el documental reafirma la importancia de su ascenso y éxito, Wu-Tang: An American Dream profundiza en la época justo antes de la formación del clan.

Durante los primeros ocho episodios seguimos a Bobby, Dennis, Sha, Gary, Shotgun y Ason. (Es posible que el fan casual no reconozca de inmediato a los primeros cinco como RZA, Ghostface Killa, Raekwon, GZA y Method Man, pero es imposible no reconocer a Ason como Ol 'Dirty Bastard.) Bobby es un beatmaker talentoso en las primeras etapas de la grabación de música con algunos letristas en su círculo. Eso incluye a su amigo Dennis, con quien vende crack alrededor de Stapleton Projects bajo la dirección del hermano mayor de Bobby, Divine, mientras que Sha vende para una operación rival fuera de Park Hill Projects. Mientras tanto, Gary está lanzando su carrera de rap, y Shotgun, un exjugador de lacrosse, administra una tienda de recuerdos. Durante los episodios, nos enteramos del trauma de cada personaje, enraizado en la violencia dentro y fuera de sus hogares. Sus circunstancias son sombrías, pero hay pistas esparcidas por todas partes (como un televisor en la habitación de Bobby donde ve películas de kung fu) para recordarnos lo que sucede al final.

A pesar de la seguridad de un final relativamente feliz, la progresión de los sueños musicales de Bobby dentro de la serie es secundaria a las historias de Stapleton-Park Hill. Como era de esperarse con cualquier dramatización, hay ciertas libertades que fueron tomadas por mero entretenimiento. En algunos de los mejores (y raros) momentos de creatividad, el programa aprovecha la larga tradición mitológica del Wu-Tang Clan (como cuando vemos una cinta temprana producida por RZA circulando entre las manos de sus emocionados vecinos). Pero otros momentos, como el hecho de que las rimas de Sha y Shotgun son siempre perfectas la primera vez, dejan en claro que lo que estás viendo es un proyecto de legado controlado por el artista.

An American Saga es solo una de una larga serie de películas y programas biográficos creados con la participación y las motivaciones de las personas en las que se centran. Straight Outta Compton de 2015 y la miniserie de BET de 2017 The New Edition Story, ambas dramatizaciones, fueron producidas por los músicos presentados; ambos con su cuota de hechos imprecisos. Straight Outta Compton, en particular, se tomó libertades notables con su representación, o falta de ella, de mujeres en el círculo de NWA y la historia de agresión y violencia doméstica de Dr. Dre.

Sin embargo, el paralelo más cercano a An American Saga puede ser la miniserie de ABC de 1992 The Jacksons: An American Dream. La pieza de cuatro horas a través del viaje de la familia Jackson desde Gary, Indiana hasta el estrellato internacional se abrió camino en la conciencia colectiva con repeticiones aparentemente semanales en VH1 a lo largo de décadas, convirtiéndose en una parte importante de nuestra cultura visual. Producida por Jermaine Jackson y aparentemente aprobada por Michael Jackson, The Jacksons estaba plagada de imprecisiones.

Pero la precisión es irrelevante cuando se trata de biografías creadas por uno mismo, donde una dramatización exitosa es útil para crear una marca más cementada y controlada. Esto, por supuesto, no sugiere que An American Saga sea una especie de encubrimiento o una historia defensiva del pasado del Clan Wu-Tang.

An American Saga toma su tiempo para contar la compleja historia del icónico grupo de rap, moviéndose a un ritmo lento por la historia de Wu-Tang. Al final del episodio ocho, Bobby y Gary están al comienzo de sus carreras individuales, mientras que el Clan en su conjunto aún no se ha formado oficialmente. "Si Dios quiere, tendremos más de una temporada", dijo Alex Tse, cocreador de la serie, a Associated Press.

El atractivo de An American Saga no es la precisión, sino la promesa de intimidad. Con sus ambiciones como un drama de larga duración, el programa tiene como objetivo dar a los admiradores de Wu-Tang un producto más sobre el grupo para sentirse nostálgicos.