FYI.

This story is over 5 years old.

oriente medio

Al-Sisi promete derrotar al terrorismo en la ceremonia de ampliación del Canal de Suez

El presidente egipcio arremete contra el terrorismo de raíz yihadista. Más de 140 años después de la inauguración del canal, el gobierno espera que el nuevo proyecto de expansión dobles sus beneficios anuales.
07 Agosto 2015, 11:41am
Imagen del Canal de Suez vía US Navy/Wikimedia Commons

Egipto ha desvelado oficialmente que ampliará nuevamente el canal de Suez — el estratégico conducto que conecta el mar Mediterráneo y el mar Rojo.

La ceremonia celebrada el jueves, a la que asistieron líderes extranjeros y dignatarios internacionales, constituye el final de un importante proyecto de ampliación. El gobierno egipcio espera que su maltrecha economía, hecha jirones después de un año de convulsión política, reviva con el proyecto.

El presidente francés, François Hollande, el rey Abdalá de Jordania, el primer ministro ruso Dimitry Medvedev y el primer ministro griego, Alexis Tsipras, se unieron al presidente egipcio, Abdel Fatah al-Sisi. El líder inauguró oficialmente el nuevo carril del canal, al que las autoridades han bautizado como "El regalo de Egipto al mundo".

Durante la ceremonia, Sisi se centró en la guerra de su país contra el terrorismo y proclamó que Egipto se sobrepondrá a las amenazas.

"No hemos trabajado en circunstancias normales. Y esas circunstancias siguen existiendo todavía. Pero las estamos combatiendo. Y las superaremos", explicó Sisi durante la inauguración. "Egipto se ha enfrentado durante el último año a la más peligrosa amenaza terrorista, una amenaza que prendería fuego al mundo entero, si pudiera".

_La nueva rama de Suez, por _lemondefr

Según las previsiones del gobierno, se espera que la ampliación duplique los ingresos del canal.

"Es un [proyecto] colosal", comentó Yves Bouvart, antiguo director del puerto de La Rochelle, al oeste de Francia, y que actualmente es consultor portuario de la Universidad de la Sorbona, en París. En declaraciones a VICE News, Bouvart comparó el proyecto a algo parecido a "convertir una carretera de semáforos en una autopista de peajes".

Inaugurado en 1869 después de una década de trabajo en su construcción, el canal de Suez es la ruta comercial más rápida entre Asia y Europa y es un "paso ineludible" para multitud de transportistas internacionales.

En 1867 el escultor francés Fredéric Auguste Barthholdi desveló el diseño de una estatua gigantesca en la que se ve a una mujer que blande una antorcha. La imagen pretendía ser un homenaje a cómo "Egipto ilumina a Asia" a través del canal. Sin embargo el interés de los locales por la estatua disminuyó hasta tal punto, que la misma fue enviada en barco a Nueva York en 1886 y fue rebautizada como la Estatua de la Libertad.

En julio de 1956 el canal se convirtió en el símbolo del nacionalismo egipcio. Entonces el presidente Gamal Abdel Nasser desencadenó una crisis diplomática en un memorable pulso contra el canal. Nasser quiso arrebatarle el canal a las empresas que lo controlaban y nacionalizarlo.

La respuesta fue fulminante: Gran Bretaña, Francia e Israel invadieron Egipto. Finalmente las tropas se retiraron, bajo la presión internacional liderada por Estados Unidos y la antigua Unión Soviética.

A día de hoy cada mes pasan por el canal más de 1.400 barcos, una cifra que las autoridades pretenden doblar con la nueva ampliación, que ha costado 8.500 millones de dólares. El nuevo carril, que amplia la longitud del canal de 160 a 260 kilómetros, será capaz de recibir a una amplia variedad de barcos, entre ellos a los superpetroleros, cargueros que llevan consigo enormes cantidades de crudo.

Las autoridades egipcias esperan que los ingresos del canal asciendan de los 5.000 millones de 2014 a los 13.023 que espera obtener en 2023 — un vaticinio que Bouvart calificó de "ambicioso".

Los detractores del canal han cuestionado las previsiones de beneficios del gobierno y muchas han expresado su escepticismo ante la idea de que el canal pueda revivir la maltrecha economía del país.

"Solo porque 97 barcos puedan pasar cada día por aquí no significa que irrumpan 97 nuevos barcos de la noche a la mañana", señaló Bouvart, a quien la inversión le parece "arriesgada". Los beneficios del transporte marítimo, explicó, "dependen elevadamente de la economía global y de los precios del petróleo".

Egipto está en el punto de mira de la comunidad internacional desde el levantamiento popular que derrocó al presidente Hosni Mubarak en febrero de 2011. En 2013 un golpe de estado militar derrocó a Mohamed Morsi — el primer presidente de la historia del país en ser elegido democráticamente— y a día de hoy el país sigue siendo inestable.

Egipto también lucha por mantener a raya la escalada insurgente de los terroristas de Estado Islámico (EI). "La seguridad es uno de los mayores desafíos del futuro canal de Suez", declaró Bouvart a VICE News. Instalados mayormente en la península del Sinaí, que descansa al este del canal, los combatientes yihadistas de Estado Islámico han amenazado recientemente con asesinar a un rehén croata que fue secuestrado en El Cairo si las mujeres musulmanas no son liberadas de las cárceles del país.

Bouvart también subrayó la amenaza de los piratas que se mueven por el mar Rojo. "El canal atraerá a mejores objetivos", advirtió. Y explicó que el incremento del tráfico marítimo debería ir de la mano con "un esfuerzo internacional por asegurar la zona".

Miembros argelinos de Estado Islámico amenazan con reconquistar Al-Andalus. Leer más aquí.

En febrero el gobierno compró 24 cazas Rafale y una fragata naval multipropósito a Francia. El negocio es parte de un contrato de armamento militar suscrito entre ambos países por valor de 5.700 millones de dólares. La pomposa ceremonia inaugural ofreció una exhibición aérea, en la que tres de los Rafale franceses y 12 cazas F-16 de Estados Unidos desplegaron columnas de humo en el cielo. En Estados Unidos el presidente Barack Obama anunció que Washington ingresará su paquete anual de asistencia militar a las arcas egipcias, valorado en 1.300 millones de dólares.

Sigue a Pierre-Louis Caron en Twitter: @pierrelouis_c

Imagen del canal Suez vía US Navy/Wikimedia Commons