Publicidad
oriente medio

¿Por qué demonios Rusia se ha metido en Siria? — Te explicamos las claves

Son varios los motivos de los rusos para intervenir militarmente en Siria. La consolidación de su influencia geopolítica en Oriente Medio y la lucha antiterrorista contra Estado Islámico, son solo algunos de ellos.

por Landon Shroder
29 Septiembre 2015, 12:30pm

Bashar al-Assad y Vladimir Putin en una reunión en el Kremlin, celebrada el 25 de enero de 2005. (Sergei Chirikov/AFP/Getty Images)

Las especulaciones sobre las actividades militares de Rusia se han disparado en las últimas semanas. Ahora, los analistas de medio planeta suspiran por contestar dos preguntas: ¿qué diablos piensa hacer Rusia en Siria?; y dos: ¿Por qué les parece buena idea intervenir en uno de los conflictos más sangrientos e interminables de la actualidad?

Ahora mismo a nadie se le escapa ya que Rusia ha desplegado sus fuerzas en señal de apoyo al presidente sirio Bashar al-Assad. El portavoz del Comando Central de Estados Unidos, el mayor Genieve David, confirmó a VICE News que el despliegue militar ruso consiste en "proveer viviendas para el personal, suministro de cazas y reactores, helicópteros, sistemas de misiles antiaéreos, tanques, vehículos blindados y apoyo logístico para operaciones aéreas", las cuales saldrán del aeropuerto internacional Bassel al-Assad en Latakia.

La mayor implicación rusa ha provocado la reacción airada de algunos observadores militares y políticos que se quejan de la pérdida de influencia estadounidense en la región. Algunos nostálgicos como el general David Petraeus han llegado a reivindicar que Vladimir Putin está "resucitando el imperio ruso".

Claro que el patio sirio es un auténtico despropósito. El conflicto se ha convertido en un vodevil de intereses infinitos, en el que cada actor participante está siendo manipulado por la larga influencia de Estados Unidos, Turquía, Arabia Saudí e Irán. Nada de lo que está sucediendo ahora mismo es remotamente parecido a una estrategia cabal a largo plazo. De tal manera, quizá la mejor manera de calibrar la intervención de Rusia no sea, necesariamente, como una proyección de poder. Se trata, más bien, de un intento por mantener la pequeña ventaja estratégica de la que todavía dispone.

Rebeldes sirios evocan fracaso soviético en Afganistán y claman guerra dura contra Rusia. Leer más aquí. 

"La marea de la guerra se está volviendo en contra de Assad. Nos consta que en los últimos meses ha padecido serios reveses", declaró a VICE News Jeremy Shapiro, asociado en política exterior del Instituto Brookings. "Es fundamental que Rusia no asuma la responsabilidad de deshacerse de otros regímenes. Quieren implicarse a toda costa y proteger los regímenes de sus socios".

Es aquí donde las cosas se empiezan a complicar. La intervención rusa va frontalmente en contra de los intereses de Estados Unidos, que no son otros que apartar a Assad del poder. Si bien está claro que tanto Rusia como Estados Unidos persiguen abatir al autoproclamado Estado Islámico (EI), parece incontestable que el cumplimiento de tamaña misión significa cosas bien distintas para ambos países.

El portavoz del departamento de Estado de Estados Unidos, Mark Toner, aclaró algunos detalles al respecto durante una breve rueda de prensa celebrada el pasado 18 de septiembre. "Hemos dejado bien claro que no se nos pasa ni remotamente por la cabeza que Assad pueda ser un socio en el que se pueda confiar para combatir a EI".

Sin embargo, para Rusia derrotar a EI equivale a apoyar a Assad y a su aparato de seguridad. Desde su punto de vista, se trata del único poder legítimo del estado que puede derrotar con éxito a las fuerzas extremistas reunidas en Siria.

"En realidad, nosotros rechazamos tal premisa", continuó Toner. "Necesitamos hablar de un proceso que avance rumbo a una solución política de la situación en Siria. Pero de una que, últimamente, no incluye Assad".

A pesar de todo, ni Rusia ni Estados Unidos parecen estar cerca de asociarse para desplegar una estrategia conjunta. No, especialmente, a corto plazo. En el mejor de los casos, todo lo que podría esperarse sería que sus respectivas operaciones se equilibren. De tal manera, podría evitarse que Rusia y Estados Unidos entren en conflicto directo sobre sus objetivos militares.

"Estados Unidos está deseando discutir con Rusia mecanismos para rebajar las actividades conflictivas, determinar los objetivos con los que contrarrestar a EI y garantizar la seguridad de las operaciones de la coalición", señaló el Mayor del Comando Central, Genieve David.

Este tipo de distensiones favorecen, en última instancia, la implicación de Rusia. Claro que solo lo hacen en la gradualmente encogida esfera de influencia del régimen de Assad. Entonces, la escalada militar rusa es menos en una proyección de fuerza en Siria, como una habilidosa maniobra para asegurar su posición a nivel doméstico e internacional, donde debería de alcanzarse un acuerdo para desbancar a Assad del poder.

Mira el documental de VICE News Yihadistas contra el régimen de Assad: el avance rebelde en Siria. 

Según Nick Heras, un miembro asociado de la fundación Jamestown e investigador en Oriente Medio en el centro para la nueva seguridad en Estados Unidos, tal es la razón por la que Rusia ha suministrado su apoyo al castigado régimen.

"Rusia puede utilizar la escalada de su presencia militar en Siria para asegurarse su papel en la transición del régimen de Assad", advirtió Heras.

La transición también consistirá en asegurar el acceso a su base naval en Tartus y en el aeropuerto internacional Bassel al-Assad, que, presuntamente, estaría siendo renovado para apoyar al destacamento militar ruso.

Parte de la intervención rusa está motivada por no querer contemplar cómo se desmantela el gobierno de Assad — como ya ocurriera en Irak tras la invasión estadounidense —. Ello podría desembocar en un vacío de poder que resultaría de lo más apetitoso para grupos como EI. Según los servicios secretos rusos alrededor de 2.500 rusos se habrían alistado ya a las tropas de EI en Siria e Irak, en su mayoría procedentes de las inquietas regiones caucásicas.

Los combatientes yihadistas rusos, especialmente los chechenos, son algunos de los comandantes y de los guerrilleros más valorados en los campos de batalla internacionales. Si los tiros van por ahí, entonces la implicación de Rusia en Siria tendría tanto de operación antiterrorista como de maniobra a favor del régimen de Assad.

"Están cada vez más preocupados por el problema de Estado Islámico", afirmó Shapiro. Para él, la idea de que exista un "Estado Islámico" sería catastrófica. Especialmente porque si eso sucediera, entonces los grupos caucásicos podrían convertirse, de nuevo, en una amenaza para la seguridad doméstica en el país de Putin.

¿Qué pasaría si Estado Islámico ganara? Leer más aquí. 

Así lo expresó Putin en su intervención en la Asamblea General de Naciones Unidas el lunes.

"La amenaza terrorista global se ha multiplicado de manera dramática y está alcanzando a nuevas regiones. Los campos de entrenamiento de combatientes yihadistas procedentes de muchos países, especialmente europeos, tampoco está ayudando a la situación", dijo. "Por desgracia, queridos colegas, tengo que ser franco: Rusia no es una excepción", sentenció.

Todavía existe un debate significativo sobre hasta qué punto la intervención de Rusia alterará la trayectoria del conflicto. Mucho de ello depende de cómo Rusia decida organizar su apoyo militar al régimen. Para Assad la principal preocupación no será tanto Estado Islámico (EI), sino cómo se enfrenta a grupos como el Frente al-Nusra, que está consolidando sus posiciones en el noroeste del país y cuya presencia está ejerciendo una fuerte presión en enclaves estratégicos de Assad, como Latakia.

Pase lo que pase, apoyar a Assad es una apuesta a largo plazo que también exigirá un compromiso logístico y financiero. Y es muy posible que la inversión se prolongue durante los próximos años. Y pese a todo, parece que Rusia está convencida de que es un riesgo que vale la pena tomar.

"Desde su [Rusia] punto de vista se les ve como a agresores de ínfulas expansionistas que quieren reconstruir el imperio soviético". Así se expresó Ian McCredie ante los micrófonos de VICE News. McCredie es el presidente del Forbes Research Group, una compañía especializada en riesgo político de Washington. "Pero la realidad es que están embutidos en un escenario que no había sido tan estrecho desde 1917. Y que van a la defensiva: están empleando métodos desiguales para mantener lo que tienen.

Con una economía en recesión, las sanciones internacionales contra Ucrania y la devaluación de su moneda, la estrategia de Rusia parece que consistirá menos en restaurar la gloria del pasado como en aferrarse a la pequeña influencia que todavía pueda tener como a un clavo ardiendo.

Sigue a Landon Shroder en Twitter: @LandonShroder

Tagged:
VICE News
Siria
Irak
Rusia
Estados Unidos
Estado Islámico
FSB
Latakia
Chechenia
vicesiria
guerras y conflictos
Defensa y seguridad