El número de Poder y Privilegio

Estas son las tácticas de las protestas juveniles del siglo XXI

A través de la no violencia, el humor y el conocimiento de la cultura pop, un grupo de universitarios serbios generó una revolución y creó herramientas para los movimientos juveniles globales.

por Emma Garland; ilustración de Kitron Neuschatz; traducido por Álvaro García
07 Marzo 2019, 3:30pm

Artículo publicado originalmente en el número Poder y Privilegio de la Revista VICE México.

Descarga el PDF completo de la revista aquí.

El futuro de los movimientos políticos juveniles del siglo 21 fue moldeado por un barril y un bate de béisbol. En 1998, el parlamento serbio aprobó la Ley de Universidades, minando la autonomía y reemplazando al personal académico de las universidades con los aliados del presidente yugoslavo Slobodan Miloševic. La medida fue parte de un esfuerzo mayor para eliminar la disidencia y la libre expresión en Serbia. En respuesta, algunos estudiantes de la Universidad de Belgrado fundaron el grupo de protesta cívica Otpor (que significa ¡Resistencia!) con dos estrategias: la oposición y la burla. Una de sus bromas más famosas se burló de la campaña gubernamental “Un dinar para la siembra”, que depositó cajas de colecta en lugares públicos para recaudar fondos para los agricultores. Para su propia campaña “Un dinar para el retiro”, Otpor pintó la cara de Miloševic en un barril de petróleo que dejó en el centro del distrito comercial más grande de Belgrado. Un letrero ofrecía a los peatones la oportunidad de golpear el barril con un bate, que habían dejado convenientemente al lado, a cambio de donar una moneda.

Los estudiantes se reunieron en un café cercano y observaron a las personas hacer fila para expresar sus sentimientos hacia el presidente, dejando a las autoridades en una posición difícil. No hacer nada parecería débil, pero intervenir y quitar el barril sería ridículo. Al día siguiente, la televisión de oposición emitió fotografías de la policía “arrestando” al barril y subiéndolo a una camioneta; entonces Otpor se volvió un nombre famoso. Lo que comenzó como una pequeña protesta cívica se convirtió en un movimiento popular de 70,000 personas en tan solo dos años, y el uso estratégico de la no violencia, el humor y la cultura pop lideró la lucha contra Miloševic, quien perdió las elecciones del 2000 a las que llamó prematuramente, y finalmente se ganó un boleto de ida a La Haya.

Inspirándose en una combinación de Gandhi, Martin Luther King Jr., Gene Sharp (el padre de la no-violencia estratégica) y los movimientos de liberación de 1989, Otpor actualizó la imagen del activismo político para atraer a la Generación X. Alejándose de la violencia, optaron por una revolución de la mente. En lugar de armas, lucharon con logotipos, consignas y teatro callejero. Usaron la risa para hacer que la resistencia fuera agradable, tácticas de marketing corporativo (un logo atrevido, un eslogan memorable) para hacerla atractiva, y la tecnología para difundir información y organizarse. En pocas palabras: lo hicieron divertido. Interrumpieron el status quo para mantenerse un paso adelante de un régimen desesperado por mantenerse a través de la fuerza, y ganaron.

1551900888433-protestas-juveniles-2

Otpor tuvo un efecto dominó no solo en los países vecinos de la antigua Unión Soviética, sino a través del espíritu de activismo antiautoritario en casi todas partes. Proporcionaron un plan para que los movimientos juveniles, a su vez, lo adoptaran o adaptaran, que es exactamente lo que ha estado sucediendo en las últimas dos décadas, con diferentes grados de éxito.

Tras recibir capacitación del Centro para Acción y Estrategias No Violentas Aplicadas (CANVAS, por sus siglas en inglés) —una ONG sin fines de lucro establecida por los miembros fundadores de Otpor, Srda Popovic y Slobodan Dinovic para transmitir su conocimiento a otros activistas prodemocracia— el movimiento de resistencia juvenil Kmara (¡Basta!) ayudó a lograr un cambio de poder pacífico en Georgia en 2003, mientras que Pora (¡Es hora!) coordinó la oposición juvenil al gobierno autoritario en Ucrania en 2004-2005. La capacitación y la metodología de CANVAS también contribuyeron al cambio de régimen en Líbano en 2005 y en Maldivas en 2008. Su manual, “Lucha no-violenta: 50 puntos cruciales”, se descargó 17,000 veces en Irán durante las protestas de las elecciones presidenciales de 2009. Un año y medio antes de que comenzara el levantamiento de la Primavera Árabe, un grupo de jóvenes bloggers y activistas egipcios llamados Movimiento del 6 de abril asistieron a una sesión de entrenamiento de CANVAS en Belgrado y se convertirían en parte integral de las protestas contra Mubarak en 2011. En homenaje, el logotipo de Otpor que es fácil de replicar —un estilizado puño cerrado que simboliza a los Partisanos Serbios de la Segunda Guerra Mundial— se ha convertido en el logotipo de resistencia, desde el Parque Zuccotti hasta la Plaza Tahrir.

La mayoría de quienes asisten a las sesiones de capacitación de CANVAS, según Popovic, son jóvenes. “Los jóvenes muy a menudo encabezan los cambios sociales por varias razones”, dice. “Cuando tienes 20 años, crees que tienes derecho a un futuro brillante; yo lo hice cuando era activista a esa edad. Los jóvenes tienen más tiempo para invertir en el cambio social porque, aparte de estudiar, no tienen las limitaciones económicas o de tiempo de las carreras, los niños o la familia. También son más valientes porque no tienen mucho que perder. Es muy fácil chantajear a alguien cuya familia depende de su salario, pero es muy difícil chantajear a alguien si le dices: ‘te expulsaré de la escuela’, porque solo dirán ‘No me importa, creo firmemente en esto’”.

Otpor tuvo un efecto dominó no solo en los países vecinos de la antigua Unión Soviética, sino a través del espíritu de activismo antiautoritario en casi todas partes. Proporcionaron un plan para que los movimientos juveniles, a su vez, lo adoptaran o adaptaran, que es exactamente lo que ha estado sucediendo en las últimas dos décadas, con diferentes grados de éxito.

Aunque sus fines pueden ser diferentes, los orígenes y los medios de los movimientos juveniles son a menudo similares. En su libro de 2007, The Time of the Rebels, Matthew Collin define las revoluciones democráticas de finales de los 90 y principios de los 2000 como “una pequeña facción de estudiantes descontentos que se convirtió en una red subversiva que abarca todo el país”. A pesar de estos modestos comienzos, el éxito de cualquier revolución se basa en los números. “Para tener un movimiento realmente exitoso, se necesitan jóvenes”, dice Bryan Farrell, periodista, activista y editor del sitio web Waging Nonviolence. “Se necesita su energía para que sea una experiencia divertida y agradable. Básicamente, es necesario que uno quiera estar en su campaña”. Lo que hizo Otpor y luego otros grupos de jóvenes desde entonces, es innovar para combatir.

Al no contar con tanta gente al inicio, Otpor evitó las formas tradicionales de oposición como marchas y mítines, y en cambio consiguió gente para su revolución al hacerla atractiva. “Nuestro producto es un estilo de vida”, explicó el miembro fundador Ivan Marovic a Foreign Policy en 2011. “El movimiento no tiene que ver con los problemas”. Se trata de mi identidad. Estamos tratando de hacer la política sexy”.

Entonces, para Otpor, los logotipos ingeniosos, los eslóganes y las acciones de dilema fueron más que simples métodos de protesta, fueron estrategias de marca: diseñadas para atraer a un gran número de personas a un movimiento para hacer más efectivas las acciones tradicionales, como las huelgas y los boicots.

“Un movimiento no-violento, especialmente ahora, necesita saber cómo venderse y cómo hacerse popular. Ya no se trata solo del contenido de las campañas políticas, sino de cómo se presentan al público”, dice la autora Janjira Sombatpoonsiri. Para su investigación de doctorado sobre movimientos de resistencia no violentos, Sombatpoonsiri investiga por qué los jóvenes, en particular, se sentían atraídos por el activismo de Otpor. “Se unieron al movimiento porque no tenían trabajo y pensaron que Miloševic era la causa de todos los problemas en sus vidas”, explica. “Y aunque tenían una idea muy clara sobre qué tipo de cambio querían provocar, en ese entonces también se unieron al movimiento porque era divertido”.

1551905503427-protestas-juveniles-3

Las redes sociales han reinventado masivamente la forma en que operan los movimientos juveniles, con campañas de hashtags que facilitan el acceso a la disidencia y hacen que sea imposible ignorarla. El Movimiento del 6 de abril comenzó como un grupo de Facebook pidiendo apoyo para una huelga de trabajadores; los partidarios de la Revolución de los paraguas de Hong Kong en China continental en 2014, evitaron la censura web al publicar imágenes en lugar de palabras; y plataformas como Twitter significan que los manifestantes pueden tomar el control de sus propias narrativas y transmitirlas a nivel internacional, incluso si los medios regionales están sujetos a corrupción o son acallados. Las redes sociales permiten que un movimiento crezca de manera significativa y rápida, pero también necesitan una dirección tangible. Esto podría explicar en parte el reciente aumento de las ocupaciones.

Las investigaciones históricas han demostrado que las campañas de resistencia no-violenta son más del doble de efectivas que sus homólogas violentas. Erica Chenoweth y Maria J. Stephan, en su libro Why Civil Resistance Works, estudiaron campañas entre 1900 y 2006 y encontraron que la no-violencia tiene niveles más altos de participación porque “las barreras para la participación son más bajas”. Esto conduce a una mayor resiliencia y posibilidad de lograr una democracia más estable a largo plazo. También encontraron que ninguna campaña fracasó cuando lograron una participación activa y sostenida de solo el 3.5 por ciento de la población, pero las que superaron ese umbral fueron todas no-violentas. Usar el modelo de Otpor para obtener ese apoyo, entonces, es una ruta garantizada hacia el éxito. “Cuando las campañas son capaces de prepararse, entrenarse y mantenerse resistentes, a menudo tienen éxito sin importar que el gobierno use la violencia contra ellas”, escribe Chenoweth.

“Un movimiento no-violento, especialmente ahora, necesita saber cómo venderse y cómo hacerse popular. Ya no se trata solo del contenido de las campañas políticas, sino de cómo se presentan al público”, dice la autora Janjira Sombatpoonsiri.

Muchas acciones de resistencia no-violenta en los últimos años no han tenido éxito porque las protestas no fueron lo suficientemente significativas (como en la Revolución de los jeans de Bielorrusia en 2006) o su organización central se derrumbó (como en la Primavera Árabe). El Movimiento del 6 de abril se dividió en dos grupos, que fueron prohibidos en Egipto en 2014 tras acusaciones de espionaje y difamación del Estado. El gobierno se mantuvo firme durante la Revolución de los paraguas de Hong Kong y las protestas no afectaron a la economía de la forma que esperaban, y los estudiantes que los dirigieron fueron encarcelados hasta que los activistas prodemocracia ganaron un llamamiento para que se anularan sus sentencias en febrero de 2018. Las protestas dirigidas por estudiantes en la plaza Maidan en Ucrania en 2013 contra la corrupción del gobierno bajo la presidencia de Viktor Yanukovych comenzaron en el espíritu de la exitosa revolución 2004-2005: con música, oradores y performance. Pero, a pesar de comenzar como las mayores protestas pacíficas desde los esfuerzos anteriores de Pora, casi una década antes, la Revolución de Euromaidan, se volvió increíblemente violenta. Francotiradores del gobierno, oficiales de policía y agentes mercenarios mataron a más de 100 manifestantes e hirieron a miles más. De hecho, hubo una revisión general en el parlamento después de que Yanukovich huyó del país, pero algunos miembros de los partidos de extrema derecha obtuvieron posiciones de poder, no exactamente el cambio que los manifestantes tenían en mente.

Las tácticas no-violentas también pueden aplicarse a movimientos reaccionarios. En Moscú, el grupo juvenil pro-Kremlin Nashi (“nuestros chicos”) se creó para contrarrestar la influencia de Pora en Ucrania, aunque en su mayoría hicieron trabajo comunitario a cambio de una promesa de carrera en la política. Quizá el movimiento político más definitivo de esta generación es el Alt-right, cuyo uso de la interrupción, el conocimiento tecnológico y manejo de marca (piensen en Pepe, la bandera de “Kekistan”) no difiere tanto de cómo comenzó cualquiera de los grupos de tendencia izquierdista antes mencionados. Pero, si bien puede haber cierta superposición táctica, la organización del Alt-right está en última instancia orientada hacia el acercamiento a y la manifestación física de la violencia.

“Lo que pasa es que [el modelo no-violento] es un libro de código abierto”, me dice Popovic. “Puedes usarlo para cualquier objetivo que no sea demasiado extremo. Si el objetivo es extremo, entonces el modelo no-violento para movilizar personas no funciona, pero si la idea puede usarse en el campo de batalla político, incluso las personas con las que no estás de acuerdo pueden usar este modelo, por desgracia”.

Es un problema que afecta en su mayoría a las sociedades democráticas, como hemos visto en Europa y Estados Unidos en la última década. “En la democracia tienes opciones y referendos”, continúa Popovic. “En las autocracias, es el gobierno el que ejerce el control y hace un mal uso de los pilares del Estado para mantenerse en el poder. Oprimir a la gente, controlar los medios de comunicación, evitar que la oposición se presente en las elecciones, es un juego diferente”.

Los grupos juveniles tienden a ser de corta duración, pero su influencia dura toda la vida. El ejemplo más reciente de un posible cambio sostenible fue encabezado por un político. El 13 de abril, la gente salió a las calles de la capital armenia de Ereván para protestar el nombramiento de Serzh Sargsyan como primer ministro tras cumplir dos periodos como presidente (la estructura del gobierno acababa de cambiar para otorgarle al primer ministro más poder que al presidente). El líder de la oposición, Nikol Pashinián, convocó una marcha de 14 días desde la comunidad municipal de Gyumri a la Plaza de la Libertad de Ereván, y cuando la manifestación llegó a la capital, miles más los esperaban allí, unidos bajo el lema "Rechazamos a Serzh". El movimiento de protesta se convirtió en una campaña nacional de resistencia civil, con ciudadanos en huelga laboral, bloqueos en las carreteras y cierres del transporte público. Aquellos que no pudieron salir de sus hogares se movilizaron de otras maneras, golpeando ollas y sartenes entre las 11 y las 11:15 cada noche.

“En la democracia tienes opciones y referendos”, continúa Popovic. “En las autocracias, es el gobierno el que ejerce el control y hace un mal uso de los pilares del Estado para mantenerse en el poder. Oprimir a la gente, controlar los medios de comunicación, evitar que la oposición se presente en las elecciones, es un juego diferente”.

Diseñada para interrumpir los servicios básicos y provocar una respuesta exagerada, la campaña pacífica tiene sus raíces en la escuela de pensamiento de Otpor. Esta vez, aunque los estudiantes desempeñaron su papel tradicionalmente importante, el ímpetu original provino de la oposición. Fue un grito de guerra contra la corrupción: algo que Popovic llama “un asunto no político común”. Si alguien del gobierno está haciendo un mal uso del dinero de los contribuyentes, la mayoría de la gente lo toma más personal que si se trata de algo menos tangible como la democracia o los derechos humanos. Aun así, se coordinó la acción no-violenta con un objetivo claro. El movimiento capturó el espíritu de la nación y logró lo que varios estados de la antigua Unión Soviética habían hecho en el pasado: la remoción pacífica de un líder con muchos años en el poder. En el undécimo día de las protestas, Sargsyan renunció. Sin embargo, lo que el movimiento no pudo hacer fue lograr un cambio sistémico real. Como es el caso de Egipto y Siria después de la Primavera Árabe: eliminaron una cabeza de la Hidra, pero la bestia no está muerta.

En 2018, cuando las divisiones políticas son más grandes o evidentes que nunca, el cambio efectivo depende de la participación de los jóvenes, como ha sido siempre. Ya sea que se trate de estudiantes de secundaria en Florida que organizan el movimiento Nunca más, para abogar por el control de armas después de los tiroteos de Parkland o las protestas impulsadas por jóvenes indígenas contra el Oleoducto de Dakota, la resistencia civil no-violenta (en Estados Unidos, al menos) se siente profundamente personal y visiblemente joven en este momento. Pero Popovic dice que es importante comprender que esta nueva generación no está sola.

“Cuando se creó Otpor, la primera rama después de la estudiantil y de preparatoria fueron las llamadas ‘madres en resistencia’”, dice Popovic. “Son las madres de los activistas, que apoyaron los eventos, se pararon frente a los policías e hicieron pasteles y todo ese tipo de cosas. Los manifestantes estudiantiles nunca han traído cambios políticos por sí solos, ni siquiera en [las protestas de] 1968. Para tener un movimiento exitoso se necesita diversidad. Es necesario construir a través de los distritos electorales. “Las metas, objetivos y tácticas deben ser los que lleven el movimiento de la minoría a la mayoría más amplia, del extremo al mainstream”.

Descarga el PDF completo de la revista aquí.

Tagged:
protestas
tácticas
revista VICE México
v11 n3