La Guía VICE al ahora

Un hombre en China encontró una sanguijuela en su garganta después de toser sangre durante meses

Los médicos creen que pudo haberse tragado los huevos del parásito al tomar un poco de agua "sin tratar".

por Gavin Butler; traducido por Daniela Silva
27 Febrero 2019, 9:00pm

Imagen vía Pixabay (Izquierda); Shutterstock (Derecha)

Artículo publicado originalmente por VICE Australia.

¿Conoces esa historia de la mujer que se cortó la lengua mientras lamía un sobre viejo y se despertó un par de semanas después con cucarachas en la boca? ¿O sobre la mujer que se despertó con un insecto en el oído? Lo siento, pero esta es una de esas historias. Y comienza con un señor en China que tomó agua contaminada.

El jubilado de 60 años, de apellido Li, sufría de picazón en la garganta y había estado tosiendo sangre durante varios meses, informa el Mirror. Consultó a varios profesionales médicos y recibió varios diagnósticos erróneos antes de buscar la ayuda de unos especialistas en el Hospital de Medicina Tradicional China del Condado de Xingwen en Yibin, China. Allí, los médicos le realizaron una endoscopia al Sr. Li, insertando una cámara en su garganta para ver si podían localizar la fuente de su incomodidad. Lo que encontraron fue una sanguijuela grande y palpitante, llena de sangre y pegada al costado de la tráquea del hombre.

El Dr. Zhang Dadong, quien estaba realizando la endoscopia, tuvo algunos problemas para recuperar el parásito resbaladizo de diez centímetros de la garganta del Sr. Li, y tuvo que buscar la ayuda de sus colegas y un sedante en aerosol para aplacar la sanguijuela antes de poder extraerla con un par de pinzas. Se cree que el hombre –al tomar un poco de agua sin tratar– se tragó los huevos de la sanguijuela, luego, una de las larvas nació en su garganta y se alimentó de su sangre durante dos meses completos. Desde entonces, el Dr. Zhang ha aconsejado a las personas que hiervan su agua potable, para que no terminen en una situación similar.

El Sr. Li no es el único al que le han encontrado una sanguijuela en la garganta. El mes pasado, una mujer de 63 años en Vietnam se sometió a una cirugía para que le extirparan tumores de su esófago superior. Sin embargo, los cirujanos encontraron una sanguijuela gruesa alojada en uno de sus senos nasales, informa el New Straits Times. Se cree que, en ese caso, la criatura entró mientras la mujer se bañaba en agua de manantial local.

¿La moraleja? No sé muy bien cuál sea. Pero mejor hay que evitar todas las fuentes naturales de agua desde ahora, o correr el riesgo de ingerir parásitos que chupan la sangre.

Sigue a Gavin en Twitter o Instagram.