Cultura

El rock de la gran pantalla: "No queremos pedirle permiso a nadie, vamos a crear nuestras propias realidades"

Los nuevos documentales de rock que, de forma autogestiva e independiente, cuentan cómo se desarrollaron, en los últimos años, algunos aspectos de la contracultura local.
04 Abril 2019, 3:00pm
Hitoshi Diaz

Artículo publicado por VICE Argentina

Hay asociaciones que son inmediatas e históricas, la de la cultura rock con el mundo del cine es una de ellas. Son incontables la cantidad de películas que unen esos dos universos, hay ficciones, documentales, o biopics, tan en boga en el último tiempo, con el reciente exitoso ejemplo de “Bohemian Rhapsody”. El rock, desde sus inicios, incluye un mensaje contracultural, de rebeldía. El punk, más precisamente, puso sobre la mesa la cuestión autogestiva, el “hazlo tú mismo” como un mantra casi obligatorio.


Relacionados: Fuimos al Festival de Malambo, donde los gauchos también vuelan


En este último tiempo en Argentina resaltaron cuatro producciones, mayormente independientes, que retratan distintas épocas, momentos y juventudes de la cultura musical local. Desde distintas ópticas, con diferentes enfoques y con múltiples acercamientos, pero con la misma pasión por hacer, es que estos cuatro directores/productores/hacedores encararon la titánica tarea, sobre todo frente a la crisis económica, política y social del país, de hacer películas casi sin ayuda y con la necesidad de contar una historia, su propia historia.

“Si hay algo que me enseñó el rock, y sobre todo el punk, es entender que los proyectos siempre son posibilidades de intervenir lo real; y esperar algún tipo de legitimación o dinero estatal no debe impedir que los proyectos se concreten”, grafica Walter Lezcano, director de “Mi próximo movimiento”.

VICE habló con integrantes de las cuatro producciones: Luis “Hitoshi” Díaz, director de “Héroxs del 88”; Lisandro Carcavallo, director de “Cemento, el documental”; Walter Lezcano, director de “Mi próximo movimiento”; y Alejandro Taranto, productor general de “Radio Olmos, la película”.Todos coinciden en la búsqueda de homenajear, sin atisbos de melancolía, algo que a ellos les cambió la vida. No solo a ellos, lo que recuperan en cada documental es un momento histórico, una parte de la memoria colectiva de una juventud activa y siempre pujante. Los hermana la necesidad de contar historias que no pasan por las grandes discográficas, sino por el subsuelo, por lo verdaderamente underground, lo que está por fuera de los radares oficiales, que, en definitiva, es lo que hace que el rock no muera como cultura y, más específicamente, como contracultura.

Los cuatro entrevistados plantearon un concepto central: el romanticismo. Ir a ver bandas, emocionarse, trabajarlas, homenajearlas. De eso se trata el rock, y Lezcano sintetizó, tal vez, la columna vertebral de las cuatro películas: “no queremos pedirle permiso a nadie, vamos a crear nuestras propias realidades”.

HEROXS DEL 88

El antecedente obvio de las playlists fueron los compilados. El primero en retratar la escena punk y hardcore en Argentina fue “Invasión 88”, editado ese mismo año. “El hecho de haber dejado un legado, de haber registrado este tipo de bandas, más allá de su calidad artística o de gustos, cuando no había nada, me parece importante”, precisa “Hitoshi” Díaz. Pronta a estrenarse en el próximo BAFICI (más precisamente el 4 y 5 de abril), el festival de cine independiente más importante de Argentina, “Heroxs del 88” hace un repaso de lo que fue la, osada, grabación del primer compilado punk del país. “Invasión 88”, por ejemplo, significó el debut discográfico para una banda que, luego, sería una de las más importantes de Latinoamérica en el género: Attaque 77.

La presentación oficial del disco fue en el reducto por excelencia de esos años: Cemento. Como el compilado contenía a todo el espectro punk del momento se definió un “pacto de no agresión” para esa noche, ya que cada vez que se cruzaban punks y skinheads había disturbios. El documental también devela qué pasó con la filmación que se prometió que habría pero nunca apareció. “Hay dos canciones inéditas que suenan en el documental, estaban guardaditas”, adelanta “Hitoshi” Díaz.


Relacionados: Te contamos todo lo que siempre quisiste saber y nunca te animaste a preguntarle a un Hells Angel


Mi próximo movimiento

La tragedia de Cromañón, indefectiblemente, fue un punto de inflexión para una forma de ver y entender los conciertos de rock en Argentina. En diciembre del 2004, durante un recital de Callejeros, una bengala arrojada al techo comenzó un incendio fatal en el que murieron 194 personas. La corrupción política, y la desidia e irresponsabilidad general decantó en una tragedia que cambiaría el paradigma rockero. “Mi próximo movimiento” muestra el antes y el después de la escena independiente. “Se modificaron costumbres, tanto del público como de los músicos y los trabajadores dentro de la industria del rock”, aclara Lezcano. “La gente empezó a prestar más atención a qué lugar entrar, dónde están las puertas de salidas, empezaron a cuidarse un poco más por fuera de la romántica experiencia rockera de otros años; fueron cambios profundos que todavía persisten”, continúa el director.

“El Indie vino a cambiar el paradigma de la industria discográfica; las verdaderas experiencias son obras estéticas y vitales, se encuentran en un espacio contracultural que, a la vez, desprecia al mainstream”, ilustra Lezcano. El epicentro de esta nueva movida joven fue La Plata, una ciudad predominantemente universitaria abierta a experiencias novedosas que recibió, gustosa, esta ola de independencia y autogestión.


Relacionados: Estuvimos en el estudio de La Ponzoña, ventanita argentina con vista al infierno


Radio Olmos, la película

Argentina es uno de los faros culturales indiscutidos no solo de América sino del mundo. La variada y vasta oferta cultural del país lo han convertido en centro y bastión de algunos hechos históricos. En 1993, más precisamente el 18 de agosto, las tapas de los diarios consignaban un recital inédito en la historia del país y del mundo. En el penal de Olmos, frente a 3000 reclusos, se desarrolló un festival con algunas de las bandas nacionales más importantes del punk y el heavy metal. Tocaron, en total, siete bandas: Lethal, Hermética, Massacre, A.N.I.M.A.L., Attaque 77, los ingleses de U.K. Subs y Pilsen. “Nadie se juega por cosas nuevas en Argentina, y para este festival muchos se sumaron por la aventura que significaba, por la inconsciencia de ser jóvenes y no medir las consecuencias”, explica Alejandro Taranto.

Todavía a algunos meses de tener un producto final, “Radio Olmos, la película” es la grabación fiel de lo que sucedió el 17 de agosto de 1993 en la cárcel. Aunque la idea inicial no había sido esa. Así lo cuenta Alejandro Taranto: “inicialmente Gustavo Mosquera R. iba a filmar solamente el backstage pero al contarle de qué se trataba el festival me dijo que comprara las películas que él se encargaba de todo lo fílmico”. Así, entre el personal se encontraba un joven Pablo Trapero, por ejemplo. Unos meses después del festival salió a la venta “Radio Olmos”, el disco que recolectó lo mejor de ese momento único e irrepetible. Las regalías de todo lo que se vendió se depositaron en una cuenta bancaria a nombre del Servicio Penitenciario, la idea era que ese dinero sirviera para seguir manteniendo la radio que los presos manejaban dentro del mismo penal.

Cemento, el documental

“Uno de los motivos para hacer el documental fue la tristeza que me dio ver que uno de los espacios más importantes, sino el más importante, del rock de nuestro país estaba convertido en un estacionamiento”, explica Lisandro Carcavallo, director del documental estrenado en el BAFICI del 2017. El reducto, creado e ideado por Omar Chabán y Katja Alemann, fue el bastión contracultural porteño por excelencia en la primavera democrática. Así lo demuestran la cantidad de espectáculos, artistas y performers que se presentaron a lo largo de sus casi 20 años de existencia.

Carcavallo

“Era un lugar donde entraban 1000, 1500 personas, sin derecho de admisión, un espacio de libertad pero también de contención y de encuentro”, suma Carcavallo. El documental reconstruye qué significó Cemento para la cultura porteña, con alrededor de 70 testimonios que van desde el Indio Solari hasta Bobby Flores pasando por Mario Pergolini, Katja Alemann y el performer Fernando Noy. La mística inigualable de Cemento quedará en el recuerdo de cada uno que asistió al mítico local de Constitución.

Publicidad