Salud

Un 'medicamento milagroso' para el acné está relacionado con diez suicidios

Durante el 2019, 10 de cada 12 muertes relacionadas con la isotretinoína fueron suicidios. Entonces, ¿por qué los médicos siguen recetándola?
LC
traducido por Laura Castro
11 Febrero 2020, 2:20pm
roaccutane-isotretinoína-acne-depression-riesgo-suicidio
Imágenes vía Alamy and Pexels. Collage de VICE Staff.

Artículo publicado originalmente por VICE Reino Unido.

Annabel Wright tenía 15 años cuando se suicidó la primavera pasada. Amaba montar a caballo y era la única hija de Helen y Simon Wright. Recientemente le habían recetado un tratamiento con isotretinoína, conocido por su nombre comercial como Roaccutane. Este es un medicamento potente utilizado para eliminar el acné nodular quístico que tiene un vínculo no confirmado con la depresión.

Si bien la causa de la muerte de Annabel aún no se ha confirmado, sus padres culpan al medicamento. A finales de 2019, The Guardian informó que 10 de cada 12 muertes relacionadas con el Roaccutane fueron suicidios, la cifra más alta desde que comenzaron los registros en 1983.

La inocuidad de la isotretinoína se ha debatido ampliamente en la última década, ya la última revisión financiada por el gobierno del Reino Unido tuvo lugar en 2014. La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos de Salud (MHRA) del Reino Unido llegó a la conclusión de que los datos eran "insuficientes" para establecer un vínculo entre el Roaccutane y la depresión, pero que "tampoco se podía descartar una relación entre ellos". Sin embargo, insistieron en que las advertencias actuales que aparecen en el apartado de información del producto del Roaccutane, agregadas en 1998, deberían ser enfatizadas.

No obstante, para Bethany Simpson, de 27 años, las advertencias escritas no fueron claras con respecto al impacto a largo plazo que la isotretinoína tendría en su salud mental. Ella tenía 15 años cuando su dermatólogo le recetó el medicamento. "Todavía tengo problemas en la actualidad", me dice por teléfono. "Estoy convencida de que el Roaccutane fue una de las causas decisivas".

A la mitad de su tratamiento de seis meses, el estado de ánimo de Simpson comenzó a decaer significativamente, lo que la llevó a tener discusiones con las personas más cercanas a ella. “Recuerdo haber pensado, 'No puedo entender por qué me siento así', pues especialmente hacia el final [del tratamiento], mi piel comenzó a limpiarse y pensé, 'Debería sentirme mucho más feliz', pero definitivamente no era así".

Simpson también sintió que el personal médico que le recetó Roaccutane no tomó en serio su depresión. "Nunca le hicieron un examen completo", dice ella. "[La enfermera] preguntó: '¿Cómo está tu estado de ánimo?', y yo respondí: 'Bien'. Y eso fue todo, en serio.

acne-drug-Roaccutane-deaths

Roaccutane, medicamento utilizado para eliminar el acné nodular quístico. Foto vía Wikimedia Commons.

Roche, la compañía farmacéutica que fabrica el Roaccutane, dice que toma con seriedad la inocuidad de todos sus medicamentos. Un portavoz me dijo: "Es vital que los pacientes estén completamente informados sobre qué esperar al tomarlo y que sean monitoreados de cerca para garantizar que reciban la atención continua que requieran".

En la revisión de 2014, antes de que se discutiera cualquier dato sobre los efectos psiquiátricos del Roaccutane, la MHRA decidió explorar el vínculo preexistente entre el acné y la depresión. Lo cual es una espada de doble filo: si bien esto no puede explicar la situación de pacientes como Simpson, cuya depresión persistió después de que su piel se curó, es importante reconocer la ansiedad y la falta de autoestima que sienten quienes padecen acné.

Me recetaron Roaccutane para el acné por primera vez a los 15 años, y luego otra vez a los 22. Para mí, el aumento meteórico del cuidado de la piel como un pasatiempo de moda empeoró mi mala salud mental. En la última década, el cuidado de la piel se ha vuelvo popular masivamente, absorbiendo el 60 por ciento del crecimiento global del mercado cosmético, y se proyecta que la industria alcanzará 183 mil millones de dólares para 2025. El hilo de Reddit "r/SkincareAddiction" suma más de 1,000 publicaciones por día. Durante mi segundo tratamiento con Roaccutane, recuerdo haber visto a chicas no mayores de 13 años, con un cutis prepubescente impecable, haciendo fila para comprar tarros de mascarilla de 54 dólares en la tienda Urban Outfitters local.

La vergüenza que sienten muchas de las personas que padecen acné se ve intensificada por la tendencia actual a cuidar la piel como una moda. Aunque el acné de Annabel Wright se clasificó como no severo, su dermatólogo sugirió Roaccutane como el mejor método para evitar cualquier cicatriz. "Y para Annabel", según le dijo su madre al canal 4 en octubre, "eso lo era todo".

Entonces, ¿por qué 30,000 personas cada año aún toman la isotretinoína, un fármaco relacionado con altas tasas de suicidio? En contraste, el medicamento milagroso para bajar de peso, Acomplia, fue retirado del mercado del Reino Unido en 2008, despúes de estar vinculado a cinco suicidios en un ensayo con 36,000 pacientes.

A diferencia de en la revisión del Roaccutane de 2014 de la MHRA, en el comunicado de prensa oficial de la Agencia Europea de Medicamentos no se mencionó la relación preexistente entre la obesidad y la depresión.

Glen Hamilton, de 40 años, a quien le recetaron Roaccutane en 2007, señala que no hay muchas alternativas de tratamiento para el acné. "No hubo ninguna otra sugerencia de fármaco como solución", me dice. “[Mi dermatólogo] me dijo que él mismo lo tomaría, pero que él era una persona que gustaba de tomar riesgos. Y así fue como empecé a tomarlo”.

La realidad es que el estigma social que rodea al acné es grande. Al igual que el dermatólogo de Hamilton, la sociedad nos dice que tener una piel libre de imperfecciones siempre vale cualquier riesgo.

Hamilton tomó la decisión de abandonar el medicamento apenas seis semanas después de iniciar el tratamiento, pero dentro de esas seis semanas ya habían cambiado muchas cosas. “Solo recuerdo que dejé mi trabajo, luché por trabajar y me sentí increíblemente deprimido. Como si el mundo se fuera a terminar".

El Dr. Jibu Varghese, un dermatólogo consultor en el suroeste de Inglaterra, dice que el porcentaje de pacientes que experimentan ese tipo de efectos secundarios es significativamente bajo. A pesar de que el apartado de información del producto de Roaccutane instruye a los pacientes a alertar a su médico sobre cualquier caso previo de enfermedad mental, el Dr. Varghese me dice que esto no constituye una contraindicación para uso del tratamiento con Roaccutane. "Tengo una paciente que tenía depresión posparto", dice, "ahora ya terminó su tratamiento sin ningún contratiempo".

Además, para muchos, hablar sobre salud mental sigue siendo un desafío. David Kochanowicz, de 20 años, dice que la falta de énfasis que los profesionales pusieron en los posibles efectos secundarios del Roaccutane en la salud mental le hizo pensar que la depresión que estaba experimentando era "un problema aparte".

Kochanowicz dice: "Los únicos efectos secundarios de los que me hablaron fueron cosméticos, como labios secos, piel deshidratada y demás. La salud mental no fue algo que realmente me hayan planteado".

Al igual que muchos otros pacientes que usaron la isotretinoína, la experiencia de Kochanowicz con el medicamento dependía de su capacidad para llenar los vacíos de apoyo del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido. Debido a la larga lista de espera para ver a un terapeuta, se apoyó en gran medida en la línea de ayuda brindada por la organización benéfica de salud mental Campaign Against Living Miserably [Campaña contra una vida miserablemente].

Un Grupo de Trabajo con Expertos en Isotretinoína llevará a cabo una nueva investigación sobre la inocuidad del Roaccutane, y su primera reunión será "en 2020, lo más pronto posible". En lugar de una prohibición completa del fármaco, Hamilton cree que se necesita un monitoreo psiquiátrico más cercano, advertencias más completas y un mejor sistema de apoyo para los pacientes.

"Esa sería la ruta más sensata", concluye, "simplemente tener consciencia de que puede tener efectos secundarios realmente graves en términos de salud mental y luego proveer los medios para que haya comunicación y sea posible obtener el apoyo necesario. Eso es lo que realmente te cambia la vida".