Publicidad
Noticias

Padres de los normalistas desaparecidos piden ayuda al líder de Los Rojos para encontrar a sus hijos

Seis meses después de la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa en la ciudad de Iguala, las autoridades mexicanas han cerrado la investigación, pero un grupo de padres quiere hablar con el líder de un cártel para obtener respuestas.

por Melissa del Pozo
06 Abril 2015, 3:00pm

Foto por Edgar de Jesús Espinoza.

Un grupo de padres de los 43 estudiantes desaparecidos en Guerrero hicieron un llamamiento público al supuesto líder del cartel de Los Rojos, solicitando una reunión con él para que les ayude a encontrar a los jóvenes desaparecidos.

"Señor Santiago Mazari Hernández... le pedimos por favor, ayúdenos a dar con el paradero de nuestros hijos porque este mal gobierno no ha sido serio con nosotros, al contrario, nos ha lastimado con sus mentiras. Nosotros somos gente pobre y han pisoteado nuestra dignidad", escribieron los padres en un mensaje presentado en una autopista del estado de Guerrero, donde desaparecieron los estudiantes de la Escuela Normal Ayotzinapa el pasado mes de septiembre, supuestamente a manos de los rivales de Los Rojos, el cartel de los Guerreros Unidos.

Los padres quieren iniciar un diálogo con la banda de narcotraficantes, según informaron a VICE News, con la esperanza de que este grupo pueda tener algunas respuestas. Las autoridades han declarado el caso "resuelto" y han rechazado las críticas que se han hecho a su investigación o la falta de legitimidad de ésta.

La investigación oficial del gobierno mexicano sobre la desaparición de los estudiantes normalistas indicó que los jóvenes fueron secuestrados por miembros corruptos de la fuerza policial municipal en la ciudad de Iguala y acto seguido les dejaron con los Guerreros Unidos, una extensión del cártel Beltrán Leyva que llegó a tomar el control de Guerrero en el pasado.

El entonces procurador general de la república dijo que la organización criminal perpetuó el ataque porque creían que entre los estudiantes que viajaban en el convoy de autobuses se encontraban miembros de los rivales —Los Rojos—, y temían que fuesen a tomar control del mercado de la droga en Iguala.

La mañana del martes 31 de marzo, un grupo de 34 padres salió de la escuela normal rural Ayotzinapa, y se dirigió a la autopista periférica situada entre la capital de Guerrero, Chilpancingo, y la ciudad de Iguala. Los padres se detuvieron en el tramo donde se encontraba el convoy de autobuses que llevaba a los estudiantes momentos antes de que se separaran el 26 de septiembre, justo antes de que ocurriera el brutal ataque. Seis personas fueron asesinadas esa noche, y 43 estudiantes normalistas han desaparecido desde entonces.

Ahí colgaron su mensaje, en el que rogaban información.

Los padres de los 43 estudiantes desaparecidos al lado del cartel el pasado martes. (Imagen por Edgar de Jesús Espinoza).

En febrero, Los Rojos enviaron mensajes públicos a los familiares de los 43 desaparecidos, colgando pancartas en ciudades del estado vecino de Morelos — ciudades que según el secretario de defensa nacional estarían bajo su control. En los mensajes alegaron que no tenían nada que ver con la desaparición de los estudiantes, pero a la vez insinuaron que tenían información adicional sobre el caso.

El presunto líder del grupo, Santiago "El Carrete" Mazari, ha tratado de desvincularse de los estudiantes normalistas, y prometió a los padres que les daría información.

"Les juro por la memoria de mi padre que no tengo nada qué ver con los normalistas", aseguró El Carrete en una carta dirigida a los familiares de los desaparecidos, que apareció en febrero.

"Estoy dispuesto hablar con cada uno de los padres afectados de los estudiantes para quitarles la venda de los ojos, y así conozcan la verdad", escribió el líder. "El gobierno es el culpable de todas las injusticias del estado de Guerrero y Morelos. Yo estoy peleando por la misma causa defendiendo mi estado, apoyando a gente que lucha por acabar con esas lacras e injusticias".

La decisión que tomaron los padres de contactar al sindicato criminal organizado llega después de un largo esfuerzo de seis meses para mantener viva la investigación a los ojos del gobierno, con la esperanza de que se les devuelva a sus hijos.

"Los padres de los 43 alumnos desaparecidos siempre le exigiremos al gobierno que nos entregue vivos a nuestros hijos, porque ellos se los llevaron y ellos saben dónde están", decían en la carta pública. "Háganos saber de alguna manera cómo puede ayudarnos; estamos dispuestos a encontrarnos con usted si así lo desea".

En enero, el entonces procurador general de la república, Jesús Murillo Karam, dijo que los estudiantes habían sido asesinados e incinerados en un basurero en la ciudad de Cocula, al lado de Iguala. A pesar de afirmar que el caso permanecería abierto, este fue el final de la relación entre los padres de los estudiantes desaparecidos y el procurador.

"Hicimos una cartelón para darle una respuesta a este señor que dice que sabe del paradero de los chicos", dijo a VICE News Epifanio Álvarez, padre de Jorge Álvarez Nava, uno de los desaparecidos. "Quería hablar con nosotros y a eso vinimos, a poner los cartelones y poner un número de teléfono, para que se ponga en contacto con nosotros".

Los padres firmaron la carta, la pegaron en una pared, y dejaron un número de teléfono local donde los podían contactar, junto con fotografías de sus hijos desaparecidos.

"Si tenemos que dar la vida por ellos, que así sea. Ya estamos muertos por dentro, así que vamos a buscar a nuestros hijos. Si nos dicen que tienen una pista, o que tienen alguna información, nosotros tenemos que ir", dijo Álvarez, añadiendo que los padres no tienen miedo por ello. "Sabemos que corremos peligro, pero tenemos que hacer todo lo que se pueda".

Los padres de los estudiantes desaparecidos empezaron su propia campaña tras haber perdido la fe en la investigación oficial. Seis meses después de la desaparición de sus hijos, siguen uniendo esfuerzos con la ayuda de diversas organizaciones de derechos humanos.

"Para nosotros es doloroso. Mi hijo tiene esposa, dos hijos, uno de ocho y una de tres", dijo a VICE News Bernabe de la Cruz, padre de Abrajan de la Cruz, otro estudiante desaparecido. "El mayor está triste porque ya lleva seis meses sin ver a su papá".

Abel Barrera, director del Centro de Derechos Humanos de Tlachinollan, que ha estado proporcionado representación legal a las familias, subrayó que ellos no aprueban la acción que emprendieron los padres el pasado martes, calificándola de "un acto de desesperación del que no teníamos conocimiento".

"No avalaríamos una reunión de este tipo", señaló Barrera a VICE News. "Desconocemos por qué lo hicieron, y nos desconcierta mucho esa situación".

Sigue a Melissa del Pozo en Twitter @Melissadps.

Tagged:
mexico
ayotzinapa
guerreros unidos
Guerrero
polícia
violencia
Desaparecidos
narcotráfico
crimen
inseguridad
peña
PRI
EPN
Corrupción
seguridad
Muertes
Narco
carteles
Estudiantes desaparecidos
secuestros
desapariciones forzadas
los rojos