relaciones

¿Cómo tener y conservar una relación de pareja?

Coexistir con otro ser humano es algo difícil de lograr. Por suerte, Kate Carraway tiene algunos consejos para nosotros.

por Kate Carraway; ilustración de Lia Kantrowitz; traducido por Laura Castro
26 Abril 2019, 12:00am

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

En esta ocasión hablaremos sobre cómo lograr "mantener" nuestra relación, cualquiera que ésta sea. Este artículo también es muy significativo para mí porque le sugerí a mi esposo, de quien estoy perdidamente enamorada y en quien confío plenamente, que pase más tiempo con sus amigos, y que me hable menos. ¡Empecemos!

CREEN EN EQUIPO

Cada relación tiene una cultura y una atmósfera que se crea constantemente. Sí, como el universo. La mayoría de las veces, lo que se supone que es la realidad de una relación es en realidad el resultado aleatorio de dos personas siendo, supongo yo, quienes creen que deben ser al estar juntas, o siendo simplemente el primer bosquejo de ellos juntos, sin la intención de "ser" nada en particular. En realidad, esto es "malo". No es cierto que ser "uno mismo" significa no hacer un esfuerzo. De esos seres, tan maleables, dispuestos y conformados principalmente por elecciones, es de donde proviene la relación, por lo que la idea correcta es "ser algo" o emplear a esos seres adecuadamente y con un propósito.

Esta idea me parece realmente hermosa e intimidante. Pues, en cierta forma, estoy decidiendo quién soy como persona y quién soy en cualquier relación de manera definitiva, pero también lo estoy decidiendo una y otra vez a cada instante, en cada momento, en cada morfema, o sea, sí es demasiado. Entonces, de cualquier modo: lo mejor es que consideres de qué energía eres responsable, con qué estás contribuyendo (asumiendo que estás en una relación buena, respetuosa, equilibrada en general, sin ninguna clase de abuso, o incluso solo un ego ligeramente por encima de lo normal) y qué clase de suelo fértil y luz solar podrías aportar.

VIVAN JUNTOS

De la misma manera en que la vulnerabilidad emocional es más real que cualquier versión cool de ti que te sirva de armadura, es decir, es más real que todas tus versiones cool, no hay nada en la vida cotidiana que sea tan auténtico como lanzar suavemente al aire tu corazón palpitante y hacérselo llegar con toda tu fuerza a un extraño, mudándose a vivir juntos. Porque eso lo incluye todo, el dinero, la comida, el sexo, las cosas, los malos hábitos, las altas expectativas, los malos estados de ánimo y hasta el sueño. ¡Todo! Es como para desearles muy buena suerte.

DUERMAN JUNTOS

No se me ocurre ninguna solución para el problema de dormir al lado de otro ser humano (una situación que asumí que todos consideraban que era mala y molesta hasta que descubrí que a ¡algunas personas les encanta!) más que la de que te pudieras ir a dormir solo todas las noches a tus anchas, de tal manera que tus genitales dispusieran literal y teóricamente de tanto espacio que nada los apretara ni rozara, ¡como si fueran de la realeza!, y que tu sueño fuera un lapso silencioso con la temperatura y el peso del edredón adecuados, y que luego te despertaras, sin haber sido perturbado por nada excepto el suave desvanecimiento de un sueño, estando acurrucado cómodamente junto a la persona que amas y con la que vives. Pero sí, hasta que la ciencia logre que eso pase, no sé cómo arreglarlo. ¿Suena deprimente?

TENGAN MODELOS A SEGUIR

Creo que es importante que tengan un pequeño grupo de parejas cuyo comportamiento en su relación les guste y sirva de modelo posteriormente, en especial si no tienen muchos ejemplos prácticos de relaciones en su vida personal. Esta es una buena idea incluso en los casos en que el tipo de relación y su duración son desconocidos o poco atractivos. (O, simplemente, usen como ejemplo a las personas que estén saliendo y viviendo una vida que parezca que sería su próximo nivel a alcanzar, pero esto es más difícil para el modelo específico de amor en que no se comparte un "lugar en común" o que no cuenta con la superestructura de una relación, porque entonces todo/todos estará cimentado en una base emocional inestable).

Mis padres han vivido siempre una especie de superamor poco común, del tipo que parece normal desde afuera, pero que al acercarte resulta deslumbrante desde cualquier ángulo, y lo que es especialmente interesante en ellos es su ausencia de egolatría: ninguno de los dos necesita tener la razón nunca, porque están completamente unidos, pero no de forma banal y evasiva, más bien ¡se divierten! Verlos es como ver un obra infantil sobre dos encantadores ancianos que conversan. Lo cual sería un gran espectáculo. Así que ése es mi principal objetivo: no proteger mis flancos ni mi posición, no exaltar a mi ego, ni hacer ostentación de mi estatus y personalidad, sino hacer todo eso por el equipo y para los propósitos del equipo. De cualquier modo, no sabré si funcionará hasta dentro de 50 o 100 años.

Y AUN ASÍ

Aún así, tienes que ser tú mismo en la relación y ser parte del equipo, así que debes darte cuenta de cuándo estás oponiendo resistencia para que no empieces a construir un pequeño campamento de resistencia dentro de ti que después pueda destruir todos sus esfuerzos, dejando tierra quemada que huela a bombones asados. Por ejemplo; yo odio las pláticas triviales: "¿Cómo estuvo tu día?" O "¿Qué hiciste hoy?". Para mí, ¡esa es una comunicación violenta! Así que en ese caso, tengo la obligación de reconocer, primero, que, "Esto me parece grosero y molesto porque ¡me siento monitoreada por estas preguntas y evaluada según mis respuestas!” y, segundo, que es agradable y vinculatorio que te hagan preguntas y que se preocupen por ti, para después encontrar una manera funcional de entrar y salir de ese incómodo momento (la respuesta es una bebida fría y una conversación cálida como a las seis de la tarde, cuando hablar es básicamente opcional pero casi nadie lo hace).

PRIVACIDAD VERSUS SECRETISMO

La privacidad es buena, los secretos son malos, es una máxima que creo haber sacado del programa Difficult People, que describe perfectamente cómo compaginar tu vida en Internet con tu vida romántica. El internet hace de estar en una relación, monógama o no —el sexo está muy por debajo de la lista de intimidades relevantes, según creo—, todo un nuevo fenómeno que, en realidad, no refleja la idea de que "siempre ha habido maneras de ser infiel", porque en ningún otro momento de la historia hubo algo equivalente que nos permitiera intercambiar intimidades a través de las intoxicantes ondas digitales, sin que hubiera contacto visual, todo impulsado por la existencia de las contraseñas y las negaciones plausibles).

Cuando escuché al Dr. Phil, a quien siempre he considerado solo un títere televisivo, decir que no deberías hacer nada que no harías si tu persona amada (por supuesto el dijo "esposa") estuviera en la habitación pensé que, aun cuando no estoy dispuesta a seguir el consejo de este hombre, esa es realmente una máxima muy buena para cualquier relación, sin importar las normas específicas que la rijan: considerando la enorme variedad de maneras en que se puede estar en una relación, o al estar simplemente "en una relación", realmente no es muy útil para nadie especificar lo que está bien y lo que no, sin contexto; pero es una muy buena regla (y es uno de los Cuatro Acuerdos, secretamente el favorito de todos) ser "impecable con tus palabras", para que haya concordancia e integridad. Entonces, lo que haces aquí, estando solo, no debería discrepar de lo que haces cuando estás con tu persona amada, incluso si hacen muchas cosas raras. Las cosas raras son geniales.

Sigue a Kate en Twitter y en Instagram.