Publicidad

Un abogado nos cuenta qué podría pasar con el caso legal de A$AP Rocky

El rapero se encuentra detenido en Suecia como sospechoso en una investigación por agresión. El 19 de julio un fiscal decidirá si es culpable o no.

por Jessica Meiselman; traducido por Daniela Silva
16 Julio 2019, 1:00am

Diego Donamaria/Getty Images

Artículo publicado originalmente por Noisey Estados Unidos.

Días después de su actuación en el festival SMASH en Suecia, el rapero A$AP Rocky, cuyo nombre real es Rakim Mayers, se entregó a la policía para que lo interrogaran luego de participar en una pelea el 30 de junio en las calles de Estocolmo, momentos que fueron capturados en video por el equipo de Rocky y otros espectadores. Posteriormente fue detenido, y hasta el momento, las autoridades suecas aún lo mantienen como sospechoso por agresión.

Según el Instagram de Rocky, la terrible experiencia tuvo lugar el 3 de julio, después de que un grupo de hombres siguiera a Rocky y su equipo durante varias cuadras, uno de ellos atacó al guardia de seguridad de Rocky con unos audífonos hasta que se rompieron. Los videos tomados por un espectador y publicados por la revista sueca Aftonbladet, revelan la confrontación desde otro ángulo, donde Rocky parece empujar violentamente a uno de los hombres al suelo. El abogado de Rocky, Henrik Olsson Lilja, niega que Rocky sea culpable de cualquier delito, y la semana pasada le dijo al Reuters que "estamos trabajando arduamente y confiamos en que el fiscal tomará una decisión a favor de mi cliente cuando obtenga las imágenes completas".

El 5 de julio, un tribunal de apelación sueco rechazó la solicitud para liberar a Mayers durante la investigación, considerando que el rapero podría darse a la fuga y pidiendo que siguiera detenido durante el proceso de dos semanas. En una apelación ante el Tribunal Supremo de Suecia, Olsson argumentó que el fiscal no había justificado adecuadamente por qué Mayers era considerado un riesgo de fuga, y que las consecuencias de que Rocky siguiera detenido –por ejemplo, las fechas perdidas de su gira por Europa y otros eventos– debían tomarse en cuenta. El lunes, el Tribunal Supremo de Suecia se negó a escuchar el caso.

Desde que Rocky fue detenido, varios artistas se han unido para apoyar al rapero, afirmando que boicotearán algunas presentaciones en Suecia. Los fans en redes sociales han creado múltiples hashtags virales, entre ellos "FreeRocky" y "JusticeForRocky", y el rapero contrató a un reconocido abogado defensor (quien, recientemente, representó al fugitivo chino Qiao Jianjun).

La detención de Rocky destaca una de las principales diferencias entre el sistema de justicia penal sueco y el estadounidense: su falta de un sistema de fianzas. En Suecia, si el tribunal emite una orden de detención, el sospechoso debe ser detenido. Rocky, en este punto, solo es un sospechoso en una investigación en curso. Esa investigación está actualmente programada para concluir el 19 de julio, momento en el que un fiscal decidirá si impone o no un cargo formal.

Según Dennis Martinsson, profesor titular de ciencias jurídicas en la Universidad de Estocolmo, en Suecia, todos los casos penales comparables siguen el mismo proceso. Primero, un fiscal debe convencer a un Tribunal de Distrito de que debe detener a un sospechoso, explicando los motivos por los cuales es necesaria la detención. El Tribunal de Distrito entonces aprobará o rechazará la moción y proporcionará una fecha en la que la fiscalía debe acusar formalmente al sospechoso o liberarlo. Sin embargo, en cualquier caso, se supone que debe haber una audiencia, o "renegociación" cada cos semanas.

En el caso de A$AP Rocky, esa fecha es el 19 de julio. Aunque parece probable que la investigación termine ese día, es posible que los fiscales suecos aboguen por una extensión. Martinsson dice que ese día podrían suceder dos cosas: que el fiscal decida acusar a Rocky –lo que llevará a una audiencia sobre el cargo que le impongan dentro de dos semanas a partir de esa fecha– o que el fiscal intente negociar una segunda orden de detención –lo que resultará en una retención por 14 días adicionales o en la liberación de Rocky. Pero también existe la posibilidad de que el fiscal desestime el caso por completo, y Rocky sea liberado.

Al contrario de algunos informes, Martinsson afirma que la acusación actual en cuestión es por agresión, un delito menor en comparación con "agresión con daños físicos graves", que fue lo que declaró el fiscal originalmente y que fue rechazado por el Tribunal de Distrito (Tingsrätt de Estocolmo). Sin embargo, subrayó que es importante tener en cuenta que la detención de Rocky no es el resultado de un cargo; Rocky simplemente es un sospechoso en una investigación. Según Martinsson, tanto la agresión con daños físicos graves como la agresión leve normalmente resultan en la "detención del sospechoso" y no existe un límite formal de tiempo para este tipo de detención. En un caso particularmente complicado, dice, los sospechosos pueden ser detenidos hasta por un año, aunque es muy raro que suceda.

En general, a pesar de que la detención de Rocky parece extrema desde la perspectiva estadounidense, Martinsson afirma que la secuencia de eventos que rodean el caso del rapero le parece relativamente "normal", nada fuera de lo común. Si el 19 de julio, Rocky es acusado formalmente por agresión, será juzgado dentro de dos semanas; si lo declaran culpable, se enfrentará a entre tres y cinco meses de cárcel. Según Martinsson, "de ninguna manera está cerca de enfrentar la pena máxima" que han informado algunos medios de noticias de Estados Unidos, repitiendo la información que compartió A$AP Ferg en Instagram.

Mientras tanto, desde la semana pasada, está circulando una petición de Change.org que obtuvo casi medio millón de firmas en el lapso de dos días. No hay duda de que la presión pública sobre las autoridades suecas está aumentando para resolver el caso, y estaremos al pendiente de los tribunales suecos para ver cómo se desarrolla el caso.