Publicidad
medioambiente

Noruega dejará de consumir productos que contribuyan a la deforestación de los bosques

Este país escandinavo ha dado un gran paso para salvar los bosques tropicales, que son cruciales para absorber las emisiones de carbono en el mundo, y se ha comprometido a no usar productos que contribuyan a la deforestación.

por John Dyer
10 Junio 2016, 7:48am

Haakon Magnus, príncipe de Noruega, habla durante la apertura de la conferencia "Forest Europe" en Oslo. (Imagen por Heiko Junge/EPA)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Noruega ha dado un gran paso para salvar los bosques tropicales, que son cruciales para absorber las emisiones de carbono en el mundo. El país escandinavo se ha convertido en el primero en comprometerse a no usar productos que contribuyan a la deforestación.

La Rainforest Foundation Norway (RFN) recientemente anunció su compromiso con el medioambiente, después de que el parlamento adoptara medidas para imponer requerimientos específicos a fin de asegurar que las importaciones y compras [del gobierno] no contribuyan a la deforestación de los bosques tropicales. El gobierno ya está trabajando en estas regulaciones para seguir adelante.

"Es un victoria importante en la batalla para proteger a los bosques", dijo el responsable de la fundación, Nils Hermann Ranum, en un comunicado. "Más países deberían seguir la iniciativa de Noruega, y adoptar compromisos similares".

Con una población de poco más de 5 millones de personas, la decisión de Noruega no va a disminuir la tala en los bosques alrededor del mundo, que en 1990 ocupaban un 31,6 por ciento de toda el área terrestre, pasando a ser sólo un 30,6 por ciento en 2015, de acuerdo con la información de Naciones Unidas. Sin embargo, este primer paso es algo importante, aseguró Richar Donovan, vicepresidente de ciencias forestales en la Alianza para los Bosques.

"[Noruega] Es un mercado relativamente pequeño, si lo comparamos con el de los Estados Unidos o Reino Unido, pero sigue siendo significativo", explica Donovan a VICE News. "Son percibidos como líderes, y vistos como vanguardistas en estas cosas".

La medida solamente tiene vigor en las competencias que gestiona el gobierno noruego. Pero el sector público representa casi la mitad de la economía del país, de acuerdo a la agencia Trading Economics.

Donovan destaca que la acción del gobierno seguramente afectará al sector privado. "No creo que ellos hubieran tomado esta decisión sin antes discutir con aquellos encargados de traer estos productos al mercado noruego", asegura.

Muchas empresas privadas en Noruega han intentado preservar árboles en África, en la cuenca del Amazonas, Indonesia, entre otros. Los productores de comida noruegos utilizaron 15.000 toneladas de aceite de coco en 2011. Un año después, tras un campaña pública contra el uso de aceite de palma, redujeron su consumo a 9.600 toneladas, informó la RFN.

El aceite de coco, el pastoreo, la soya y la industria de la madera provocan el 40 por ciento de la deforestación en Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay, Indonesia, Malasia y Papúa Nueva Guinea, de acuerdo a un estudio realizado en 2015 por la red de universidades e instituciones en Suiza, Focalis.

Las empresas productoras de aceite de palma continúan destruyendo los bosques de Indonesia al margen de la ley. Leer más aquí.

Noruega está gastando casi 3.700 millones anuales de dólares en combatir la deforestación en Brasil, Liberia y otros países. La idea es que Noruega ayude a los agricultores a producir más en la tierra que ya se ha limpiado en lugar de talar de más árboles para plantar más cultivos o pasto para las vacas, así como el pago de los esfuerzos del gobierno para establecer reservas.

La deforestación provoca el 11 por ciento de las emisiones de efecto invernadero en el mundo, de acuerdo con el Ministerio del Medioambiente de Noruega.

"Las causas de la deforestación son varias y cambian dependiendo del país y la región, sin embargo, hay un común denominador: actualmente es más rentable, al menos a corto plazo, darle a un bosque otros usos, y no dejarlo como un ecosistema natural", apunta un comunicado del ministerio. "Al mismo tiempo, nos estamos volviendo cada vez más conscientes del enorme valor económico de los ecosistemas naturales, y de los beneficios que pueden darnos. Aun así, la deforestación continúa. Estamos enfrentando una falla enorme en el mercado".

Noruega se comprometió a asumir políticas de "cero deforestación" después de la Cumbre sobre el Clima en 2014, que se llevó a cabo en Nueva York, cuando Oslo emitió una declaración junto con Alemania y Reino Unido para remover productos provenientes de la deforestación.

"El desafío está sobre la mesa".

Sigue a John Dyer en Twitter: @johnjdyerjr

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES