Publicidad
americas

'Solo quedan dos cárteles en México' asegura un alto funcionario

El jefe de investigaciones criminales afirmó que cientos de pequeños grupos escindidos continúan afectando a millones de mexicanos en todo el país. Estas declaraciones son las estimaciones más francas sobre los cárteles que se han hecho en años.

por Gabriela Gorbea y Andrea Noel
12 Junio 2015, 12:30pm

Imagen por Ulises Ruiz Basurto/EPA

Solo dos grandes cárteles continúan operativos en México, según un alto funcionario de justicia mexicano, pero unos cientos de grupos escindidos han evolucionado hacia pequeñas células criminales que afectan un número indeterminado de ciudadanos.

En una conferencia internacional contra el tráfico de drogas que se llevó a cabo en Colombia este martes, el investigador jefe mexicano contó a la revista Proceso del mismo país, que esos dos grandes cárteles son el de Sinaloa y el relativamente nuevo Jalisco Nueva Generación. 

Tomás Zerón, jefe de investigaciones criminales para el fiscal general de México, también dijo que las autoridades han identificado solo a tres capos de cárteles que siguen encabezando estas organizaciones: Ismael "El Mayo" Zambada y Fausto "El Chapo" Isidro Meza, por el cártel de Sinaloa; y Nemesio "El Mencho" Oseguera, una figura poco conocida a la que se le atribuye la dirección de Jalisco Nueva Generación.

"Estos son los cárteles que he identificado como operativos y en funciones [en México]", afirmó Zerón en Cartagena el 9 de junio, añadiendo que "centenares" de células independientes siguen activas.

Estas declaraciones han sido la estimación más franca hecha en años por un alto funcionario mexicano sobre la escena criminal del país.

Pero Zerón sostiene información que se contradice por la oficina del fiscal general de México que hace tan solo un mes relató en el periódico El Universal este mayo que la amenaza de nueve cárteles siguen activas en el país, y afirmó que al menos 45 células criminales operan a través de este.

En México aseguran que las reliquias prehispánicas que se subastarán en Francia son falsas. Leer más aquí.

La campaña, que cuenta con apoyo norteamericano, para desmantelar las estructuras directivas de estos grupos ha producido arrestos de alto nivel este último año, como la captura, en febrero, del jefe de los Caballeros Templarios Servando "La Tuta" Gómez, y de Joaquín "El Chapo" Guzmán en el mismo mes de 2014, antiguo jefe del cártel de Sinaloa.

Estos últimos años, el gobierno de México también ha capturado o asesinado a principales líderes de los cárteles de los Zetas, Golfo, Beltrán, Leyva, Juárez y Tijuana.

Los Zetas 'están al borde de la desintegración'.

Un efecto colateral de quitar del medio a los líderes de los cárteles es un alud de grupos escindidos que surgen de las hasta ahora estables organizaciones criminales, reclamando su parte del pastel en negocios ilegales como la extorsión, el secuestro y la producción de drogas y su distribución, aseguran los expertos.

El gobierno de México culpa de la persistente violencia en el país a las "luchas de poder interno" entre las facciones contendientes de los cárteles, descartando la idea de que sean civiles inocentes los que, en gran parte, se ven atrapados en el fuego cruzado. El resto "son células que buscan poder para sobrevivir, y esto se ve reflejado en homicidios entre ellos mismos", dijo Zerón.

Todo lo que queda del cártel del Golfo, Zerón dijo, son "los sicarios, quienes antes ejecutaban a sus enemigos, los que ahora están deviniendo en líderes". Y los cárteles de Tijuana y Juárez "han sido relevados por el de Sinaloa".

Los Zetas — conocidos por ser uno de los más innovadores y tecnológicamente avanzados del país — "están al borde de la desintegración".

Elecciones en México: 'El Bronco' aprovecha la ola de descontento y gana en Nuevo León. Leer más aquí.

Un vehículo se incendia bloqueando el camino que accede a la municipalidad de Paracuaro, Michoacan, Enero10, 2014. (Foto vía Ulises Ruiz Basurto/EPA)

Más de 120.000 personas han sido asesinadas en la guerra contra las drogas de México desde que el expresidente Felipe Calderón envió soldados al estado de Michoacán para combatir los grupos de traficantes, profundamente arraigados ahí.

En los tres primeros meses de 2015, 8.845 muertes violentas han sido reportadas en México, según fuentes funcionariales, y más de 33.000 homicidios han sido contabilizados en todo el país en 2014. A principios de enero, el instituto de estadística mexicano constató que el 67,9 por ciento de la población no se siente a salvo en sus ciudades y comunidades.

El gobierno mexicano, sin embargo, no ha publicado cifras oficiales de los homicidios vinculados directamente al crimen organizado en 2014. Los únicos datos disponibles vienen de los informes de los medios, investigadores y observadores de los derechos humanos. Muchos de estos grupos aseguran que el crimen organizado está disminuyendo.

"Entre un tercio y la mitad de todos los homicidios de México en 2014 son atribuidos a grupos de crimen organizado, hecho que puede señalar un ligero descenso en la proporción de estos asesinatos", se leía en un informe sobre violencia derivada de las drogas en México de la Universidad de San Diego de 2015.

Zerón se refirió al cártel Jalisco Nueva Generación como una "bandera roja", considerado uno de los más poderosos y que más rápido ha crecido en el país. Desde su formación, hace solo cinco años, el cártel ha aterrorizado a la parte occidental del país, mientras ha conseguido victorias en los estados de Jalisco, Guanajuato, Michoacán y Colima.

A finales de abril, el cártel Nueva Generación lanzó una serie de ataques coordinados en Jalisco y otros estados, en respuesta a la operación del gobierno para capturar a "El Mencho", el líder del cártel. El de Jalisco abatió un helicóptero militar el 1 de mayo. Existen reportes que aseguran que este grupo ha entrado en Baja California y en el centro de la frontera central de Tijuana.

Según el informe de 2015 de "Drogas y violencia en México", los homicidios relacionados con drogas han descendido en estados fronterizos conflictivos como Chihuahua, pero continúan siendo un problema en todo el país, incrementándose en Veracruz, Michoacán, Sonora y Guerrero. El secuestro y la extorsión siguen en niveles altos. 

El incremento de la violencia contra periodistas también ha sido mencionado por observadores como el Comité para la Defensa de Periodistas, que ha situado a México en el séptimo puesto en su "Índice de Impunidad Global". Cuando los periodistas son asesinados en México, afirma el grupo, los asesinos no son castigados, normalmente.

El Partido Verde ofreció dinero a estrellas del deporte a cambio de apoyo en redes sociales. Leer más aquí.

Sigue a @VICENewsES en Twitter para más actualizaciones sobre la guerra contra las drogas en México.

Tagged:
VICE News
Tijuana
Guerrero
Sinaloa
JUAREZ
violencia
colima
chihuahua
michoacán
El Chapo
Jalisco
Joaquín 'El Chapo' Guzmán
Jalisco Nueva Generación
La Tuta
cartel de sinaloa
guerra contra las drogas
crimen y drogas
Beltran Leyva
El Mayo
servando gómez
ismael zambada
tomas zeron
el mencho
el chapo isidro
nemesio oseguera
guerra contra el narcotráfico mexicano
guerras y el conflictos
los cárteles
meza fausto
universidad de san diego