Publicidad
Noticias

¿Qué pasará ahora con Corea del Norte?

Le preguntamos a un experto que entiende a Trump.

por Keegan Hamilton; traducido por Álvaro García
01 Mayo 2018, 4:00pm

(Korea Summit Press Pool vía AP, Archivo)

La reunión del viernes pasado de Kim Jong Un con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, estuvo plagada de simbolismo, pero quedó corta en la planificación de promesas concretas.

Los dos líderes hicieron historia al poner un pie brevemente en el país del otro y acordaron ambiguamente trabajar en una ruta hacia la "desnuclearización", pero aún está por verse cuánto está dispuesto a ceder Kim en lo que respecta a las armas nucleares de Corea del Norte.

Ciertamente, la cumbre Moon-Kim fue sólo el acto de inauguración. El evento principal se llevará a cabo este año, tal vez en mayo o junio, con la supuesta reunión entre Kim y el presidente Donald Trump. Para tener una idea de lo que enfrenta Trump y cómo podría acercarse a la reunión, VICE Noticias habló con Victor Cha, quien a principios de este año estaba cerca de convertirse en el embajador de Trump en Corea del Sur.

Cha, profesor de la Universidad de Georgetown y asesor principal del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington DC, supuestamente fue despedido por Trump por sus objeciones al uso de un ataque militar preventivo contra el programa de armas de Corea del Norte. Su currículum también incluye un período bajo el presidente George W. Bush, donde fue asesor de los asuntos Asia-Pacífico, y uno de los altos funcionarios estadounidenses involucrados en las Conversaciones a Seis Bandas, la ronda más reciente de negociaciones nucleares con Corea del Norte a principios de la década de 2000.

Conversamos con Cha poco después de que regresara de un viaje reciente a Seúl. La conversación ha sido ligeramente editada por su longitud y claridad.

VICE Noticias: ¿Qué cambios habrá, si acaso, ahora que Kim Jong Un y Moon Jae-in se han reunido cara a cara?
Victor Cha : Por un lado, la atmósfera es mucho mejor. Creo que la mayoría de la gente pensó en diciembre pasado que para mayo estaríamos en una crisis militar total con Corea del Norte. Entonces, en ese sentido, parece que continuará la diplomacia que comenzó a generarse en los Juegos Olímpicos. Moon acordó visitar Corea del Norte antes del otoño, luego tenemos la cumbre Trump-Kim. Nos encontramos claramente en un ciclo de diplomacia en este momento, lo cual no es malo, a todos les gusta la paz en lugar de la guerra.

Kim Jong Un escribió que este fue el comienzo de "la era de la paz", y él y Moon acordaron trabajar para alcanzar el "objetivo común" de la desnuclearización. ¿Le crees?
Fue algo que no quedó claro, al menos en términos de la emisión de una declaración en la cumbre. Tenemos de nuevo una reiteración de esta imprecisa frase de desnuclearización y una península coreana libre de armas nucleares. No habíamos visto este lenguaje que Corea del Norte ha utilizado. En 2005, los norcoreanos dijeron que abandonarían todas las armas nucleares. Claramente, no vemos eso ahora. En 1992, dijeron que no desarrollarían ni albergarían armas nucleares, y no enriquecerían ni procesarían materiales que podrían usarse para fabricar bombas nucleares. Es claro que no han cumplido ninguno de esos compromisos.

A la manera trumpiana, ya contamos con un episodio de un programa de televisión, pero nos dejó a todos pendientes de qué ocurrirá el próximo episodio, que será la cumbre Trump-Kim, donde con suerte se esclarecerán algunas de estas preguntas sobre la desnuclearización.

¿Crees que Trump se reunirá con Kim? ¿Qué está en juego si terminan sentados juntos en la misma habitación?
Creo que debido a que la cumbre de Corea no resolvió nada sobre la desnuclearización, en realidad aumentó aún más la importancia y las expectativas en torno a la reunión Trump-Kim. Creo que va a suceder. Creo que el presidente Moon vendrá pronto a Washington para verse cara a cara con Donald Trump y contarle lo que escuchó y lo que discutieron, y estoy seguro de que recomendará que Trump haga la reunión. Moon quiere que esta tracción diplomática continúe.

Trump dice que es el mejor negociador del mundo, así que realmente vamos a verlo. Creo que Kim quiere quedarse con sus armas y Trump tendrá que negociar de una manera que lo haga apartarse de éstas.

¿Crees que Kim renunciará algún día a sus armas nucleares? ¿Hay algo que Estados Unidos pueda ofrecer de manera realista para que eso suceda?
Es difícil de imaginar, a menos que Trump esté dispuesto a reordenar los compromisos de la alianza. Es difícil porque los paquetes que se han ofrecido a Corea del Norte en el pasado (asistencia energética, normalización política, asistencia económica) no han sido suficientes.

Al mismo tiempo, lo único de lo que puede acusarse a Donald Trump es ser poco convencional, y por lo tanto, 25 años de diplomacia convencional obviamente no han dado una solución. Realmente no podrías culparlo si pensara 'Tengo que hacer algo poco convencional porque todo lo demás no ha funcionado'. El peligro es que ese tipo de táctica no convencional podría llevar a una negociación donde se pierda equidad en nuestras alianzas con Corea del Sur y Japón, que podría lucir bien a primera vista, pero no sería bueno para las alianzas a largo plazo en Asia.

¿Qué significa la desnuclearización para Corea del Norte? ¿Y qué diferencia hay para Trump?
Creo que para Trump lo que significa es una desnuclearización completa, verificable e irreversible, que abandonen todo, más temprano que tarde. Para Corea del Norte, su definición de desnuclearización es un un estado final con aspiraciones después de la guerra, después de que Estados Unidos no represente ninguna amenaza para Corea del Norte en absoluto. Entonces podrían imaginar un mundo sin armas nucleares.

El problema con ese estado final para una dictadura paranoica como Corea del Norte es ¿qué tienes que hacer para que se sientan seguros? Eso probablemente signifique que Estados Unidos ponga fin a su escudo de seguridad en Corea del Sur y Japón y posiblemente reduzca las fuerzas en la Península Coreana. En el futuro, Corea del Norte podría ver que es posible vivir en una península libre de armas nucleares, pero mientras tanto, estarían felices de negociar algún tipo de acuerdo de control de armas con Estados Unidos, en el que sean reconocidos como un estado con armas nucleares. Son claramente dos visiones diferentes.

¿Cómo afectaría el acuerdo con Irán las negociaciones de Trump con Corea del Norte?
Creo que la sabiduría de la política convencional es que no sería bueno, porque romper el acuerdo con Irán les transmitiría a los norcoreanos la idea de que no pueden confiar en que mantengamos nuestros acuerdos.

Esa sería la sabiduría convencional, pero como dijimos, Trump no es convencional. Entonces, para la sabiduría política de Trump, romper el trato que ya odia, en su opinión, no socava la posición de Estados Unidos, sino que la fortalece. La razón por la que lo fortalece es porque envía un mensaje claro a los norcoreanos de que tienen que hacer algo mejor que el acuerdo con Irán, el acuerdo con Irán no es lo suficientemente bueno. Esa sería una lectura diferente. Las tácticas de Trump tienen que ver con la obtención de algún tipo de ventaja. Creo que trataría de aprovechar la situación.

Casi te conviertes en el embajador de Trump en Corea del Sur, pero al final te retiraste porque te opusiste al uso de un ataque preventivo contra Corea del Norte. ¿Te preocupa que Trump le pida a Kim Jong Un el desarme, y luego use su negativa para justificar algún tipo de acción militar?
Ciertamente es el peligro de la cumbre, el peligro de una cumbre temprana. La cumbre es casi siempre el punto final de la diplomacia; es por eso que las cumbres generalmente se realizan al final de la negociación, no al comienzo. Entonces, si la cumbre falla, la gente podría argumentar que la diplomacia está acabada. ¿Qué nos deja eso? Solo deja opciones militares.

Es una apuesta en ese sentido, porque aún no ha habido ninguna negociación entre Corea del Norte y la administración de Trump sobre armas nucleares y misiles balísticos. Es diferente si se trata de una contraparte con la que se tiene interacción regular y canales de comunicación normales, pero Estados Unidos y Corea del Norte no han tenido esto. Tuvo que enviar a Pompeo para confirmar que lo que los surcoreanos estaban diciendo era cierto, es decir, que estaban dispuestos a reunirse y hablar sobre la desnuclearización.

Por otro lado, también podrías pensar, bueno, han fallado los 25 años de lo que hemos hecho en el pasado, la única forma en que vamos a obtener alguna aclaración sobre esto es hablar directamente con el líder, pero ¿y si hablamos directamente con el líder y Trump dice, 'Sí, él no está interesado en dejar sus armas'?

El objetivo de todo esto es pensar que es maravilloso que se esté llevando a cabo toda esta diplomacia: es como los cerezos en primavera y están surgiendo cumbres en toda Asia. Es genial porque parece que las hostilidades militares están por terminar, pero parece que el asunto todavía está bullendo justo debajo de la superficie.

¿Piensas que Trump y su gente entienden las consecuencias de comenzar una guerra con Corea del Norte?
La única forma en que podría pensar que un ataque militar funcionara en términos de coercionar a Corea del Norte sería la garantía de que Corea del Norte no tomara represalias de una manera que pudiera derivar en una guerra general. Y es difícil para mí ver, primero, cuál es la evidencia de esa garantía, y segundo, si no hay evidencia, ¿qué podría llevarte a asumir que no harían eso? Porque, lo repito, si hay equivocaciones, estamos hablando de una guerra que podría matar a millones de personas.

¿Dónde encaja China en esta ecuación? ¿Y qué opinas del viaje sorpresa de Kim Jong Un a Beijing el mes pasado?
Creo que Kim no quería ir a esta reunión con Corea del Sur y Estados Unidos sin China en su esquina. Creo que es una de las razones por las que intentaron reconciliar las relaciones. Otro asunto es que China claramente no quería quedar fuera. Creo que Trump sorprendió a todos al aceptar hacer esto y no quisieron quedarse fuera.

Creo que la decisión de Trump de una reunión impulsó a China a moverse rápidamente en términos de la reconciliación con el Norte. Tenía sentido para ambas partes. Es evidente que los norcoreanos no quieren entrar en estas reuniones sin que haya nadie en su esquina. No me sorprendería que haya una coordinación de alto nivel entre Corea del Norte y Rusia también, porque estoy seguro de que Putin no quiere quedarse fuera de todo esto.

¿Existe algún acuerdo que haga felices tanto a Trump como a Kim Jong Un? ¿Hay alguna manera de que esto termine bien, o la reunión de Kim y Moon es sólo la calma antes de la esperada tormenta nuclear?
Buena pregunta. Es por eso que esta próxima cumbre es tan importante. Bien podría ser que reiteren algunos de los puntos de la discusión con Moon, tal vez digan un poco más sobre la desnuclearización, luego comisionen a sus equipos para comenzar a negociar los tratos. Podría haber algo como eso. Lo que Trump realmente quiere es obtener una declaración más definitiva sobre la desnuclearización del líder norcoreano y luego usar sus palabras en contra de ellos en las negociaciones, y decir 'Tu líder prometió esto, debes negociarlo', porque para ellos las palabras del líder son como las palabras de dios

¿Deberíamos estar preocupados por esto? ¿Eres prudentemente optimista o deberíamos empezar a prepararnos para la Tercera Guerra Mundial?
Es un buen próximo paso en la diplomacia. Aún no se sirve la gran enchilada, que es la cumbre de Trump-Kim, y si eso sale bien, entonces podríamos pasar a una especie de período de más negociaciones. Si sale mal, entonces debemos comenzar a preocuparnos.

Imagen de portada: en esta foto de archivo del 27 de abril de 2018, el líder norcoreano Kim Jong Un se prepara para estrechar la mano del presidente surcoreano Moon Jae-in sobre la línea de demarcación militar en la aldea fronteriza de Panmunjom en la zona desmilitarizada.

Este artículo fue publicado originalmente por VICE US.

Tagged:
VICE US
Trump
kim jong-un
corea del norte
Corea del Sur
traducción
conversaciones de paz
trump kim jong un