Publicidad

La historia de Sylvia Plath, una escritora que no debería ser definida por su muerte

"[Ella] siempre se estaba precipitando hacia la destrucción", dice la historiadora Alexis Coe, "pero eso es solo porque sabemos cómo termina su historia".

por Bianca Betancourt; traducido por Laura Castro
26 Noviembre 2018, 3:00pm

Foto de Getty Images.

Artículo publicado originalmente por Broadly Estados Unidos.

Cuando la gente piensa en Sylvia Plath, tristemente, el primer pensamiento que suelen tener es sobre su muerte. Sí, la difunta y renombrada poeta es sinónimo de la imagen típica de la joven literata angustiada que se siente atraída por su "narrativa" romántica de luchas internas. Pero definir la vida de Plath únicamente por su dolor es hacer una evaluación superficial de los increíbles logros que alcanzó en sus 30 años de vida.

En el episodio más reciente del podcast No Man's Land, la historiadora Alexis Coe reflexiona sobre los aspectos más importantes de la vida de Plath y su compleja personalidad, la cual ha sido completamente malinterpretada por la historia. En el episodio, supimos que aunque que Plath tenía problemas con su salud mental, cuando estaba escribiendo y se sentía más realizada creativamente, era una joven encantadora, súper inteligente y apasionada. Así, nos dimos cuenta de que la vida de Plath no debería resumirse como una tragedia.

Coe compara el legado de Plath con la historia griega de Medea. "[Ella] siempre se estaba precipitando hacia la destrucción", dijo Coe, "pero eso es solo porque sabemos cómo termina su historia".

Plath publicó su primer poema a la edad de ocho años en The Boston Traveler y ese momento único y glorificante de su niñez fue el catalizador de su amor por la escritura. A partir de entonces, continuó siendo publicada en revistas y periódicos regionales durante su adolescencia. Poco después de terminar la preparatoria en Nueva Inglaterra, publicó su primera obra nacional en The Christian Science Monitor e incluso sobrevivió a una profunda depresión y a un segundo intento de suicidio —el primero fue un par de años antes, siendo aún una adolescente— durante su estancia en el Smith College, aun así se graduó summa cum laude en 1955.

A Plath le apasionaba profundamente su oficio y estaba entusiasmada por la aspiración de labrarse una carrera como escritora por sí misma.

De acuerdo con la investigación de Coe, su depresión empeoró cuando las pruebas diarias y las tribulaciones de la vida, especialmente una vez que se casó y se convirtió en madre, se interpusieron en su escritura y expresión creativa. Entonces, si Plath no era feliz, no podía trabajar.

Dicho esto, analizar la poesía de Plath como meramente "biográfica" es una suposición perezosa e irresponsable. Los expertos describen la escritura de Plath (evidente en otras piezas aparte de su famoso poema Daddy y, por supuesto, The Bell Jar) como ingeniosa, fresca, apasionada y provocativas. Su obra, que solía centrarse en su fascinación por todo lo que implica ser mujer, el placer, el sexo y el dolor, era más que una forma poética de pedir ayuda. En todo caso, su poesía era una muestra de cuán consciente estaba de su postura en este mundo, especialmente como una poeta célebre.

Coe también abordó el matrimonio de Plath con su colega, el poeta y escritor Ted Hughes. Aunque desde el exterior, parecían la pareja perfecta (dos escritores apasionados el uno por el otro, por su trabajo y, finalmente, por su familia), la futura infidelidad de Hughes destruiría su unión. Muchos fanáticos de Plath consideran que la traición matrimonial de Hughes fue la causa del suicidio de Plath tan solo un año más tarde, pero los investigadores que analizaron las entradas del diario y las cartas que dejó Plath, creen que en realidad ella se sintió aliviada desde el primer día de su separación. Sin tener ya que cumplir con el papel de esposa cariñosa, Plath tenía más tiempo para ella misma y, lo más importante, para escribir.

Coe cree que el inminente divorcio de la pareja de escritores condujo a una explosión de ideas y creatividad que Plath había estado anhelando durante mucho tiempo. Este período de inspiración dio origen a la creación del libro Ariel de Plath, que finalmente se publicaría póstumamente. Si bien la escritura de Plath es mejor descrita como surrealista, los poemas en Ariel son algunos de los únicos vislumbres que tienen los historiadores sobre la mentalidad de Plath que terminó por conducirla a su muerte. Coe recita pasajes del libro que no parecen ser de desesperación, sino que más bien dan la sensación de que Plath tenía la esperanza de que más allá de su vida física en la Tierra, podría haber algo más.

Al final del podcast, Coe revela que debido a la publicación póstuma de Ariel, la obra de Plath no se dio a conocer al público en el orden inicial que ella pretendía. Dado que su divorcio aún no concluía en el momento de su muerte, Hughes tenía el control de los bienes de Plath y tenía la última palabra en la edición y publicación de sus obras. Coe alude que la manipulación ejercida por Hughes sobre los textos de Plath ayudó a dar continuidad a la perspectiva superficial que tenemos de Plath y que ha definido su carrera y vida hasta este día. Sin embargo, Coe hace un esfuerzo inspirador para darle a Plath la despedida que merecía desde un inicio.

Este episodio de No Man's Land incluyó entrevistas y comentarios de la analista clínica Suzanne Demko; autora del libro The Grief of Influence: Sylvia Plath y Ted Hughes, Heather Clark; y la escritora Megan Abbott. Puedes escuchar el podcast original en iTunes y Spotify.