VICE News

El 'fraude' de Fundación Azteca a las víctimas del sismo en Chiapas

Los habitantes de Paredón y una ONG aseguran que esta fundación hizo pasar como un 'regalo' las casitas por las que en realidad les hicieron firmar un contrato que dice que recibieron dinero.

por Mariana Morales
25 Enero 2018, 1:00pm

Edelia Solís en su casa de Paredón. Foto por Mariana Morales/VICE News.

Esta historia comenzó en el parque de un pequeño pueblo de Chiapas, una semana después del terremoto del 7 de septiembre de 2017. Los 6.000 habitantes de Paredón estaban desconsolados por los estragos que había dejado el sismo, cuando un hombre vestido de negro con el logotipo de Fundación Azteca en su chaleco, llegó para ofrecer "¡100 casas regaladas a esta bahía!”.

La famosa Fundación Azteca —brazo benéfico de una de las televisoras más grandes de México— no sólo anunció que iba a donar esas viviendas, sino que aseguró que en sólo seis semanas estarían listas. Entonces los habitantes de Paredón comenzaron a soñar con tener una de esas construcciones para poder rehacer sus vidas.

De las 1.369 casas que había en esta comunidad pesquera del sur del país llamada Paredón, el terremoto afectó, casi al 50 por ciento, es decir 689, de las cuales 273 viviendas registraron daño total y 416 algún daño parcial. El reporte actualizado de la Secretaria de Obra Pública y Comunicaciones (Sopyc) señala que en Chiapas 46.763 viviendas resultaron dañadas.

Las Flores, Juan Sabines Dos, Los Humildes y Manuel Velasco Suárez, fueron los barrios que aquel hombre vestido de negro traía en la lista de colonias que serían beneficiadas con ese “regalo”; aunque hasta la fecha, según los pobladores, es un misterio cómo se determinó cuáles eran las tiras de casas foliadas que fueron elegidas en Paredón.

Quienes fueron los beneficiados de la Fundación Azteca estaban felices, y quienes no, tendrían que recurrir al fondo de la reconstrucción que el gobierno creó para poder obtener los recursos necesarios para reparar o volver a levantar sus casas. Sin embargo, hubo alguien en el pueblo que no se creyó el cuento de la “donación” y fue la señora Edelia Solís Fuentes, una viuda de ojos grandes, pestañas largas y personalidad fuerte a quien le pareció que en esa transacción había ‘gato encerrado’.

Afectaciones de casas de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, tras el sismo del 7 de septiembre. Foto por Jacob García/Cuartoscuro.com.

Según narra a VICE News, el 13 de noviembre pasado ella firmó el contrato con la empresa que a su vez contrató la Fundación Azteca, Ecoblock International S.A. de C.V. SOFOM ENR bajo el programa “Échale a tu casa”. Ese día, se les dijo a quienes eran los beneficiados que antes de firmar leyeran el documento del que a nadie se le ocurrió pedir una copia y fue la maestra de este pueblo, Rocío Angélica Zavala quien —sin que los ingenieros de la empresa se dieran cuenta— hizo unas fotografías que posteriormente Edelia consiguió.

El documento del que VICE News tiene imágenes —y que se dio a firmar a los pobladores— dice que recibieron un apoyo de 165.000 pesos (unos 8.900 dólares) para edificar una casa, y que el dinero provenía de parte de fundaciones y de la constructora que se encargaría de levantar ese nuevo hogar.

Se agrega que “los beneficiarios permiten que los recursos de dicho apoyo se entreguen al ‘ejecutor de la obra’ con la finalidad de cubrir los costos relacionados con el contrato”, de tal forma que es muy difícil saber si el presupuesto se ejecutó de manera correcta, ya que a los vecinos nunca se les entregaron facturas, ni ningún otro documento que abonara a la transparencia de este contrato. Además Edelia indica “Si era un ‘regalo’ ¿por qué decía que recibimos 165.000 pesos?”.

Documento que hicieron firmar a los habitantes de Paredón, para recibir la casa 'regalo' de Fundación Azteca / VICE News.

La construcción de las cien casas comenzó el 14 de septiembre y los beneficiados comenzaron a ser envidiados por el resto de los habitantes, para quienes el futuro era incierto. En esa primera quincena del mes todos hubieran querido ser los dueños de una de esas casas nuevas que construía Ecoblock International.

Pero de pronto, el sueño se vino abajo. El 9 de diciembre la pared de una de las casas nuevas comenzó a colapsar y los habitantes que se habían organizado en un grupo de WhatsApp confirmaron sus sospechas. María de los Ángeles Flores fotografió y envío al grupo la imagen, lo que a ojos Edelia era una vivienda mal edificada.

Los habitantes de Paredón, ubicado sobre la franja costera se Chiapas, suelen vivir en casas de adobe y teja, construidas con el dinero que les dejó la abundante pesca de tortuga, lagarto y camarón hacia 1945, año en que se empezó a habitar este suelo firme y repleto de vegetación que también se aprovechaba para pastorear ganado, cuenta Romeo Solís un expescador que ahora se dedica a anotar en una libreta todo lo que pasa en su pueblo.

Romeo Solís anota en un cuaderno lo que sucede en su pueblo. Foto por Mariana Morales/VICE News.

Francisco Fuentes un joven maestro albañil local dice que en la actualidad, para edificar en esta zona, se necesita una base no tan profunda, como de 80 centímetros porque el suelo es fuerte y firme, pero que no hay que confiarse porque a poca profundidad, hay humedad y eso puede vulnerar la vivienda. Quizá esa es la razón por la que el día del temblor, de la tierra quebrada, brotó agua.

Cuando cayó la pared de la ‘casa-regalo’ los habitantes pusieron atención en las viviendas que construía Ecoblock International, empresa que en el año 2012 quedó finalista de un concurso del Banco Suizo UBS, por ser considerada “emprendedora social”. Estas nuevas casas que de acuerdo al contrato que firmaron los beneficiados están cargo del ingeniero Iván Ramírez Flores, y de acuerdo al albañil Fuentes, se edificaron con alambre delgado del tipo Armex, sobre cimientos de 40 centímetros, la mitad de lo que se acostumbra en esta zona, además de block térmico que podría ser carcomido por la salitre que abunda en esta zona costera.

Fotografía de parte del muro que cayó mientras se construía una casa que se compartió vía Whatsapp. Foto VICE News.

Antes el 31 de octubre, algunas mujeres beneficiadas por la Fundación planearon protestar durante la visita del presidente de México Enrique Peña Nieto y del gobernador Manuel Velasco a este pueblo pesquero, cuenta Aranxy Yanet Ramos, nieta de Alberto Ramos, quien murió durante el terremoto.

La protesta era para saber cuándo les llegarían las tarjetas para damnificados que el gobierno federal había prometido, ya que las casas que les construían, les habían dicho era un ‘regalo’, pero no hubo tal acción ya que tuvieron miedo de perder los beneficios de programas sociales.

“Las casas construidas son con recursos del Fonden (Fondo de Desastres Nacional) y aportaciones de fundaciones privadas”, dijo ese día el Presidente Peña al entregar las primeras viviendas que edificó la Fundación Azteca, sin saber que para ese momento Edelia y Aranxy ya se cuestionaban por qué ese dinero no les llegó directamente a los damnificados, a cambio afirman, tenían que aceptar, sin opción, las casas de la Fundación.

Rocío Angélica la maestra que fotografió el contrato de las viviendas, es madre de cuatro hijos y desde que inició las edificación de las viviendas ella notó lo mal que estaban hechas, por eso junto con su familia decidieron que se derribaría y con el dinero de un préstamo que recientemente solicitó construyen una casa mejor, dice.

La familia Zavala decidió rehacer su vivienda antes de habitar el 'reglao' de la Fundación Azteca. Foto por Mariana Morales / VICE News.

Nataliel Hernández del Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa A.C. quien ha documentado el proceso de reconstrucción en la franja costera de Chiapas, opina que el proceso de edificación y firma del contrato no fueron transparentes, sin embargo, las mujeres temen hacerlo público porque los encargados de las viviendas de la Fundación, les aconsejan no mencionar nada al respecto porque aseguran “sí es un regalo”. Algunas costeñas aún esperan que les llegue la tarjeta para damnificados, agrega.

"Las casas de la Fundación Azteca fueron un abuso, un fraude, un acto doloso. En un principio se debió informar a los habitantes, que con ese supuesto beneficio se renunciaba al Fondo de Desastres Nacional", especifica Hernández.

Aún más dificultades tuvieron que afrontar los habitantes de Paredón por esos días. Las mujeres del Barrio 16 de septiembre comenzaron a sufrir dolores de cabeza intensos. Dicen que era por la congoja de ver sus casas derrumbadas y sus pocos bienes arruinados; además de que no había pescado y camarón para vender. Los hombres seguían sin poder entrar al mar debido a los vientos fuertes y a las réplicas que no cesaban. El precio del marisco se encareció y de 30 pesos el kilo pasó hasta los 70.

Vista de la bahía de Paredón, el pueblo pesquero de Chiapas. Foto por Mariana Morales/VICE News.

“Finalmente, le voy a contar lo que pasó con las casitas de la Fundación Azteca —narra Edelia—; cuando me negué a dar copia de las escrituras de mi antigua vivienda me dijeron, ‘si no te gusta te derrumbamos lo que ya está construido’”. Pero si eso pasaba la mujer se quedaba sin nada por lo que no tuvo otra opción que aceptar.

Semanas después de recibir la casa de Fundación Azteca, personal de la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu) pasó a entregar a Edelia y al resto de los vecinos que recibieron las casas, un presupuesto de obra que iba dirigido a quienes “recibieron los 120.000 pesos”, el cual debían firmar. “’Pero ¿cómo?’, le dije al de Sedatu, si nosotros no recibimos nada de dinero, la Fundación nos entregó la casa y la construyó sin tomar en cuenta nuestra opinión”, asegura la mujer.

Este medio hizo una búsqueda en el “Censo de Viviendas Dañadas por los Sismos de Septiembre de 2017” de la Sedatu, y Edelia aparece como una de las 3.661 beneficiarias de Tonalá, cabecera municipal a la que pertenece Paredón. El sistema informa que ella fue una de las beneficiadas con 120.000 pesos como beneficio por su casa que registró daño total.

“Claro que soy yo, aunque en el sistema dice Idelia, así me pusieron en el padrón de Sedatu y en las casas de la Fundación, además en el pueblo no hay nadie más con ese nombre, yo no recibí ese dinero que dice ahí ”, añade Edelia.


***

Al siguiente día del sismo que afectó a Oaxaca y Chiapas, Fundación Azteca pidió a sus televidentes aportar un peso para construir 100 viviendas afectadas por el terremoto.

Edelia recibió una casa sin puertas interiores, repello, fosa séptica, lavadero, drenaje, tinaco, cableado eléctrico, y piso sin loseta, condiciones similares a las que fueron entregadas las otras 99 casas. Ella ha ido equipando poco a poco su casa. Algunos pobladores han reforzado la vivienda con varillas gruesas; y para hacer estos gastos, han pedido préstamos mientras que otros sólo tuvieron acceso a créditos con intereses.

Edelia junto con los ‘beneficiados’ de las ‘casas-regalo’ quisieron mandar este mensaje a sus “benefactores”. ¡Gracias señor Esteban Moctezuma! (Presidente de Fundación Azteca) ¡Gracias Fundación Azteca!

Fachada de la casas de Fundación Azteca. Foto por Mariana Morales/VICE News.

Buscamos a Fundación Azteca para saber su opinión al respecto, la vocera Mónica Barragán indicó vía telefónica, que las viviendas aún no están terminadas y que será el 30 de enero cuando Esteban Moctezuma inaugurará dichas casas.

“Las casas fueron bien hechas… nosotros somos una Fundación, una ONG que recibe donativos y eso lo usamos para construir casas… no tenemos que ver con el gobierno federal, lo que tenga que preguntar del dinero pregúntale al gobierno federal", añadió.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs