Actualidad

Preguntamos a personas qué pasaría si no existieran los likes y seguidores en redes sociales

La salud mental de todos mejoraría. Ahora, ¿será esto rentable económicamente? ¿Cómo harían las marcas o medios de comunicación? Creo que ahí está el secreto de todo.

por Diego Urdaneta
01 Abril 2019, 3:00pm

vía Wikipedia

Estamos atrapados en una realidad que es totalmente definida y regida por la cantidad de likes, seguidores o cualquier tipo de interacciones que tengamos en nuestras redes sociales. Nuestra salud mental es definida por corazoncitos rojos en Instagram. La validación virtual nunca antes había estado en un nivel tan alto. ¿Realmente somos alguien en nuestro estrato social si nuestras redes sociales no están bien curadas y likeadas? “Hoy en día Instagram es como un currículum para todo: citas, trabajos, posibles socios”, me dijo un amigo, y me contó que antes de entrevistar personas para trabajar en su empresa lo primero que hace es checar sus redes sociales.

Kanye West dijo hace meses que siente que deberían esconder los seguidores en redes sociales porque "eso era como mostrar cuánto dinero tienes en el banco".

Y quizás podría estar de acuerdo con él, pero, ¿se imaginan una realidad así? Las marcas miden el éxito de sus tuits o memes con likes. Nosotros medimos el éxito de las fotos con nuestras parejas mediante likes. El planeta entero se rige por likes. La economía mundial se rige por likes. ¿Cómo más vamos a medir si un post en Facebook fue exitoso? Es una especie de espiral tóxica. Medimos todo por likes y engagement. Las fotos con nuestras parejas. ¿Si tuvo pocos likes deberíamos seguir con esa pareja? Estamos muy sumergidos en esto como para poder salir. Hemos aceptado que nuestro valor social se mida por corazones rojos. Y lo que quizás no nos hemos puesto a analizar es que todas las redes son efímeras. En algún momento Instagram morirá justo como lo hizo Myspace y vendrán otras. Nada es para siempre en internet.

Hace semanas, en Twitter empezó a suceder la conversación sobre si deberían desaparecer los likes a raíz de este tuit:

Keith Coleman, VP Product en Twitter, dijo “vamos a cambiar el producto y a cambiar las políticas para conseguir unas conversaciones más saludables”. No dijo nada acerca de ocultar los likes y seguidores en redes, pero la gente se basó en este tuit para traer el tema a la mesa.

¿Realmente podríamos vivir sin likes y seguidores? ¿Para qué serían entonces las redes sociales? El sueño de toda persona que usa las redes es ser escuchado. Ser leído. Ser likeado. Y hay que aceptar esto para poder hablar sobre este tema. Siempre hemos necesitado pertenecer. Nos hace bien y alivia nuestras vidas.

Le pregunté a varias personas qué pasaría si dejaran de ser visibles los likes y seguidores en RRSS. ¿Cómo serían las redes? ¿Qué se compartiría?

El contenido competiría solo contra él mismo y no contra la popularidad

Las redes sociales serían más honestas y justas ya que nos enfocaríamos más al contenido que a lo que representa la persona que lo dice o por sólo sumarnos a la ola de “me gusta” que de cierta manera validan que el contenido es atractivo o veraz. Nos detenemos a leer lo que la gente está comentando, de ese modo esos contenidos llevan ventaja por sobre otros con gran valor pero que no los dicen los comunicadores o influencers consolidados de siempre. Sin likes o seguidores daríamos paso a mensajes interesantes o de valor de nuevos usuarios, entonces avanzamos en democratizar la jerarquía de la información.

Además siento que funcionaría porque el contenido marca la pauta de la interacción. Hay cuentas con reputación que mueven contenido y generan mucho engagement solo por ya estar consolidadas, pero no siempre es contenido de calidad. Al no haber números visibles el contenido compite con solo contenido y no con popularidad o números.

—Jonathan, 34

Las redes sociales son el retrete necesario para el vómito mental

Pienso que se necesita tener cierto nivel de desapego para poder asimilar las redes sociales sin likes o sin ver un número de seguidores. Regularmente estamos obsesionados con las cantidades: "¿cuál es tu talla? ¿Cuánto mides? ¿Cuánto alcanzas? ¿Cuántos seguidores consigues? ¿Cuántos likes? Estar compitiendo contra todos por estar mejor posicionado nos hace creer que necesitamos tener una cantidad que nos certifique como una persona valiosa. En mi experiencia, resulta desgastante estar compitiendo de esa forma, aunque quizá funcione (y relativamente) para medir el alcance para las empresas y así vender.

Yo prefiero ver a las redes sociales como un retrete, así como necesitas un retrete para desechar, las redes sociales te ayudan a deshacerte de ideas que traes cargando. Liberar cada día ideas, chistes, porno, coraje, excitación, por medio de una publicación que materialice tu idea con palabras. Con una imagen, con un video. Esto te libera un poco, lo pone en perspectiva y simplemente dejas que pase, que esté ahí: como aventar una botella al mar con un mensaje. Sonará tonto, pero pienso que ir liberando esas ideas, hace que tu cerebro deje de dar vueltas en círculos y busque nuevas ideas, busque cosas nuevas en que interesarse y no esas ideas viejas que ya fueron expresadas.

Entonces pienso que empieza un proceso creativo muy productivo en el que piensas una nueva publicación, una nueva imagen, un nuevo video. En todo esto, como verás, da igual si la botella con el mensaje llega a uno o no llega a nadie, la tranquilidad mental la consigues aun sin saber de los seguidores, obviamente no niego que me gusta interactuar con las personas, aprender de ellos y tratar de entender sus perspectivas, pero no soy una persona que tienda a volverse fanático de nada o nadie, simplemente comparto intereses o no.

Podría resumir a las redes sociales como el retrete necesario para el vómito mental.

—Alain, 33

Sería todo más democrático. No existirían tantas ganas de pertenecer a conversaciones

No me molesta que existan personas con muchos seguidores. Lo que me molesta es que pareciera que si no tenemos seguidores o likes nuestra opinión no importa. Es como si fuésemos invisibles en las redes. Lo más peligroso de los influencers es que cualquier cosa que posteen automáticamente se convierte en viral: sea una opinión bastante pendeja o algo sin ningún valor. Hay cuentas de Instagram o youtubers que todo su contenido es basura. ¿Han visto los videos de youtubers que se echan que si un pastel en la cara y se vuelve viral? ¿Es esto lo que queremos que tenga relevancia en internet? Entonces pienso que si este tipo de cuentas dejara de tener visibles los likes o seguidores, su terrible contenido dejaría de ser viralizado. Nos quitaríamos la venda y entenderíamos que es contenido basura.

Siento que sería todo más democrático. No existirían tantas ganas de pertenecer a conversaciones en las que no tenemos que meternos. Mucho más sano. La salud mental de todos mejoraría. Ahora, ¿será esto rentable económicamente? ¿Cómo harían las marcas o medios de comunicación? Creo que ahí está el secreto de todo.

—Ivanna, 27

Volveríamos al 2007

Esto ya existía de cierta forma. Cuando Myspace estaba de moda, no era importante saber cuántos seguidores o likes tenías. Existían los amigos y el famoso top. Los amigos los podías tener simplemente enviando un friend request. Era mucho más divertido todo. Aunque sí, últimamente he visto este tema de conversación y, casualmente, las personas que más piden esto son las que menos seguidores tienen. Y quizás con mucha razón: se sienten minimizados o que no son "nadie" dentro del mundo virtual. Son casos raros, porque hay personas que no tienen muchos seguidores online y en el mundo de carne y hueso son bastante exitosos e importantes. Ahí está el caso del influencer que se robó un teléfono en Pal Norte. Tener muchos seguidores y muchísimos likes no te paga la renta. Ser exitoso en tu chamba sí.

Sería bueno vivir de este modo (sin seguidores y likes visibles) por un mes. A ver qué pasa. Cómo reacciona el mundo. Aunque sería bastante bueno volver al 2007 y tener un poco más de tranquilidad y muchísimo menos ansiedad por la cantidad de seguidores que tenemos.

—Joaquín, 30

Necesitamos ese detox virtual

Sinceramente creo que es algo que el mundo necesita. Ya juzgan toda nuestra existencia dependiendo de los likes o seguidores que tengamos. “¿Tienes muchos seguidores? Entonces tu opinión sí cuenta”. O “ah, ¿tal persona con millones de seguidores posteó que una serie era buena? Entonces debe ser la mejor de la actualidad”. Eso me tiene cansado. Necesitamos volver a valorar todo por su valor propio. No de por qué las diga Lady Gaga. Necesitamos volver a tratar de entender y estudiar las cosas. Dejar de darle más o menos importancia a las opiniones de gente exitosa en una red social. Porque alguien que tiene muchos seguidores es solo eso: alguien que tiene muchos seguidores. Hay pocos casos en que las personas son millonarias por sus redes sociales: que si Kim Kardashian y algunos más. Tener 100 mil seguidores en Instagram no es mejor que tener un gran trabajo. Pero eso es lo que nos han hecho creer y por eso creo que necesitamos ese detox virtual.

—Miranda, 27

El poder regresaría al usuario

Yo creo que las redes sociales sí funcionarían sin like y seguidores visibles, pero serían radicalmente diferentes.

Si pensamos en la experiencia de foros anónimos como 4chan y otros similares, ahí se han construido comunidades sin nada de la información que damos en redes sociales: no hay likes, no hay RT, no hay algoritmo, no hay marcas ni publicidad paga, no hay siquiera nombres o profile pics.

En estas comunidades la información sigue regándose en el mismo patrón: lo irrelevante se olvida, lo relevante cobra fuerza, lo viral se vuelve inmortal. La diferencia en este universo es que el poder que detecta un algoritmo (decidir qué ves en tu pantalla) regresa parcialmente a las manos del usuario, que se vuelve el responsable de monitorear una oferta ordenada en de forma más o menos azarosa y escoger con sus propios criterios qué contenidos tienen valor potencial para ellos. Incluso si escondiéramos los números pero conserváramos los algoritmos, una porción de ese poder seguiría regresando al criterio del usuario y a los creadores, que también se volverían responsables de crear contenidos que dejen de apoyarse de esos números para llamar la atención, argumentar relevancia o medir su éxito.

—Manuel, 29

Puedes seguir a Diego en Instagram