Actualidad

Fotos de antes y después de mujeres que se afeitaron la cabeza en el confinamiento

El corte a rape tiene diferentes connotaciones para las mujeres y los hombres. Pero ¿qué importa? ¡Rápate!
07 Abril 2020, 7:23pmUpdated on 05 Junio 2020, 4:38pm
Fotos de mujeres rapadas
Robyn, antes y después de afeitarse la cabeza

Artículo publicado originalmente por VICE Reino Unido.

La semana pasada publicamos un artículo sobre el fenómeno de los hombres que se afeitan la cabeza durante el confinamiento, pero muchas mujeres también lo están haciendo.

Una gran diferencia son los estereotipos a los que podrías estar sujeto. Si eres hombre, la gente podría pensar que eres un simpatizante de la extrema derecha o alguien que, parafraseando a mi exjefe, podría asaltar a una anciana para robarle su pensión (lo cual es irónico dado que la mayoría de los hombres "skinhead" de las principales ciudades son hombres gay amantes de la tecnología que solo usan camisetas blancas y desearían vivir en Berlín).

Estas suposiciones realmente no aplican si eres mujer, pero hay muchas otras. Un estereotipo común con el que podrías toparte como mujer con la cabeza rapada es que la gente podría asumir que te encuentras en algún lugar del espectro LGBTQ+, o que quieres ser vista como masculina o andrógina, lo cual no es algo malo, obviamente, pero es algo que históricamente se ha usado para minimizar la femineidad de las mujeres con cabezas rapadas.

"Muchas personas me hacen preguntas de género relacionadas con mi cabeza rapada", cuenta Jennifer, quien se hizo un corte a rape esta semana, "pero creo que si quieres afeitarte la cabeza, hazlo de todos modos".

Jennifer con cabello y Jennifer con la cabeza afeitada

"Hay una percepción muy sesgada de cómo vemos el cabello de las mujeres", dice Kitty, quien también se rapó la cabeza recientemente. Ella hace alusión al supuesto vínculo entre el cabello largo y la femineidad, y cómo ese estereotipo no es exactamente cierto y puede subvertirse. "Siempre he asociado el cabello con los ideales de belleza, particularmente cuando era más joven y tenía el cabello muy largo. Así que es bueno presentarme de una manera que no esté controlada por los ideales que la gente tiene sobre la belleza femenina".

Robyn, una periodista cuya selfie con la cabeza rapada ha acumulado más de 2.000 reacciones positivas en Twitter, piensa de manera similar: "Probablemente la mayor sorpresa es que no me veo menos femenina que antes".

A diferencia de los hombres, que en gran medida pueden vivir su vida de calvos sin llamar mucho la atención, las mujeres son sometidas a otro proceso de pensamiento cuando se afeitan la cabeza: la idea de que podrían estar enfermas.

Grace

"Fui a correr ayer", dice Robyn, "y la gente mantuvo su distancia de mí". No estaba maquillada y naturalmente soy bastante pálida, así que tuve la impresión de que la gente me miraba como si pensara: '¿debería estar al aire libre?'. Como si hubiera recibido quimioterapia o algo parecido.

Grace, una blogger que vive en Brighton, ha tenido experiencias similares en los dos años que ha llevado el corte a rape. "Mucha gente piensa que estoy enferma, porque tengo el pelo muy corto y uso una pañoleta en la cabeza. Una vez una niña me vio en un centro comercial y gritó: 'mamá, ¿por qué esa mujer no tiene cabello?' Solo me reí y continué, pensando que era lindo. Pero luego escuché que la madre le dijo: 'shh, no digas eso, probablemente esté muy enferma'".

"Entonces pensé: 'no, necesito corregirlas'. Le dije a la niña 'oye, me afeito la cabeza porque quiero recaudar dinero para caridad' —en realidad he estado enferma, tuve un tumor cerebral— y luego le dije a su madre: 'Pero por favor no asuma que he estado enferma'. Parecía un poco avergonzada y se disculpó.

Kitty

Originalmente, Grace se afeitó el cabello como una forma de recaudar dinero para Brain Tumor Charity, un servicio de asesoramiento que la ayudó durante su enfermedad. Pero tener un tumor no fue un factor directo en su corte de cabello. A pesar de esto, aún es una suposición que escucha de vez en cuando, lo cual parece ser un sesgo de género: en todo el tiempo que he tenido la cabeza afeitada, nunca tuve la impresión de que la gente pensara que yo estaba recibiendo quimioterapia. Quizás una ventaja del confinamiento es que el creciente número de mujeres con la cabeza rapada podría ayudar a desaparecer el estigma del sesgo de género.

Por otra parte, existe otro vínculo con esta acción: afeitarse la cabeza es una respuesta de estrés extremadamente catártica. Joely estaba de viaje en Perú cuando se produjo la pandemia, donde el cierre fue mucho más estricto que en Reino Unido; no podía salir a hacer ejercicio, había policías por todas partes y cuando salía, tenía que usar una mascarilla en todo momento.

Joely

"No había pasado nada emocionante en mucho tiempo porque realmente no podía hacer nada", relata. "Así que afeitarme la cabeza fue una liberación enorme. Pensé: 'Haré algo interesante, al menos de esa manera cuando llegue a casa, algo emocionante habrá sucedido". Tomar el asunto en sus propias manos es algo que resonó en las conversaciones que tuve con hombres y mujeres que se afeitaban la cabeza.

"La pandemia es una situación estresante para todos", dice Kitty, "estar atrapados en casa, no poder seguir con nuestras vidas de manera normal". Afeitarme la cabeza se sintió como una forma de controlar algo, supongo que fue una especie de respuesta al estrés. Fue bastante liberador".

Para Robyn, afeitarse la cabeza es una forma de aprovechar al máximo la pandemia. "Es una gran oportunidad para las personas", reflexiona. "Es un momento para hacer algo que siempre has querido hacer pero nunca has tenido las agallas. Para las mujeres, es realmente catártico y una buena forma de conocer un poco más tu relación con tu cabello".

Además, tú también podrías hacerlo. ¿Qué otra cosa tienes que hacer?

@jamesdgreig

Publicidad