Sebastián Calfuqueo Ph Diego Argote + ilustraciones suyas
Foto por: Diego Argote. Intervención: Sebastián Calfuqueo.
Edición 5: Orgullo

Sebastián Calfuqueo | Artista visual | Chile

"El orgullo para mí es entender que el mundo no se reduce a una cuestión de género. Es una potencia para decir que no soy definible únicamente por mi sexualidad, sino desde todas las experiencias que conforman mi vida y mi trabajo".
23 Junio 2020, 6:08pm

Si hay algo que destaca en la obra de Sebastián Calfuqueo, artista visual mapuche, es la fluidez. En los últimos años esta palabra se asoció a todo aquello que excede el binarismo hombre-mujer, pero así como el arte de Calfuqueo dialoga con los conceptos de género y sexualidad, también los trasciende. Su arte trabaja lo fluido más allá del medio que use para echar luz sobre los nexos y similitudes entre las distintas problemáticas que le obsesionan: colonialismo, territorialidad, ecologismo e identidad, que logra entrelazar desde su herencia cultural mapuche como punto de partida.

Calfuqueo nació en 1991 en Santiago, Chile, y no fue hasta los once años que empezó a relacionarse con su herencia mapuche. Es lo que en su pueblo llaman “champurria”: una persona que, además de mapuche, tiene también una cosmovisión más citadina, una identidad en la que se funden dos mundos. Esto es en gran parte resultado de algo que sucede en toda Latinoamérica con los pueblos y comunidades originarias cuando su población se ve obligada a migrar a grandes ciudades ante la desidia estatal, donde sus condiciones de vida suelen estar por debajo del promedio de la ciudadanía. Pero además de esta fluidez identitaria con respecto a su herencia, Calfuqueo se identifica como no binarie aunque, más que una etiqueta, lo considera una forma de escaparle a las limitaciones terminológicas. “El legado colonial occidental nos heredó un pensamiento basado en lo binario definido siempre desde la oposición: femenino-masculino, civilización-barbarie, blanco-negro. Pero las especies no somos binarias, nos movemos por aguas que se adaptan a los diversos contenedores de nuestras experiencias y corporalidades”.

En sus instalaciones, videos y performances suele trabajar con cerámica, pelo, barro y resina, entre otros materiales que remiten a su herencia y utiliza para resignificarla en nuevos contextos. Otra de sus materias primas predilectas es su propio cuerpo, que muchas veces pone en sus obras como eje central. Pero Calfuqueo admite que para eso hubo antes generaciones de artistas mapuches que pusieron el suyo, por lo que decidió usar su retrato para rendirles honor: “Me retraté con un conjunto de dibujos basados en fotografías etnográficas de oficios mapuche de comienzos del siglo XX: ceramistas, escultores, orfebres y tejedores que pusieron el cuerpo para que hoy yo pueda ser artista. Sus obras fueron saqueadas y exhibidas en museos euroblancos, donde aún hoy son expuestas como objeto de vitrina en su dinámica colonial. No habrá reparación si no hay restitución”.

Sebastián es unx de lxs cincuenta líderes en disidencia sexual y de género cuya vida celebramos en nuestra quinta edición, ORGULLO.

ORGULLO VICE

A Fernando lo encuentras en Instagram y Twitter como @warszawo.