Actualidad

Estoy llenando el vacío que dejó la serie 'Last Dance' en mi vida con más documentales de basquetbol

La serie documental de ESPN llegó a su fin, pero mi necesidad de más historias cautivadoras sobre el mundo del basquetbol es insaciable.
traducido por Laura Castro
25 Mayo 2020, 2:51pm
series documentales sobre basketbol

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Durante las últimas cinco semanas, tanto los fanáticos de los deportes como de los documentales sobre figuras culturales enigmáticas se han reunido todos los domingos para ver The Last Dance, la serie documental de 10 capítulos de ESPN que hace un recuento de la historia de quienes, en la década de 1990, ganaran seis veces el campeonato de la liga profesional de basquetbol, los Chicago Bulls y su implacable líder Michael Jordan. La serie que llegó a su fin la semana pasada, fue fascinante, convincente, y nos dio excelente material para muchos memes. Como alguien que no sabe qué hace 'el base' (¿supongo que custodia la canasta?), descubrí que para ver esta serie no se requería de conocimientos profundos del juego; pues tiene una manera muy agradable de narrar la historia.

Entonces, ¿qué hacemos ahora para llenar el vacío que The Last Dance dejó en nuestras noches de domingo? Afortunadamente, hay muchos documentales sobre basquetbol que pueden ayudarnos a llenar ese vacío.

La serie 30 por 30 de ESPN ha realizado un montón de series y documentales fantásticos sobre jugadores, historias y equipos legendarios del basquetbol. Rodman: For Better or Worse, por ejemplo, es una crónica de la vida fascinante y a menudo extraña del poste alto más notorio de la NBA, Dennis Rodman, la cual incluye el tipo de detalles inquietantes que para The Last Dance no fue posible desentrañar_,_ y que te dejan pensando, "¡qué carajo!". Si The Last Dance también te dejó deseando conocer más a profundidad al infame escuadrón conocido como los Bad Boys de los Detroit Pistons que le hicieran la vida un infierno a los Bulls, definitivamente tienes que poner en tu lista el capítulo Bad Boys de 30 for 30. No Crossover: The Trial of Allen Iverson es una mirada profunda a cómo el ex MVP de la NBA fue sentenciado a 15 años de prisión por un altercado provocado por epítetos racistas lanzados contra él y sus amigos en una pista de bolos, y lo que revela el incidente sobre el racismo en su ciudad natal de Hampton, Virginia. Hay muchos documentales más en el acervo documental de ESPN, incluidos Benji, The Fab Five y Once Brothers.

También está Basketball: A Love Story, otras serie documental de 10 capítulos de ESPN con una larga lista curricular de los mejores jugadores y entrenadores del basquetbol (incluidos Kobe Bryant, Iverson, Phil Jackson y LeBron James), en la que comparten historias sobre su tiempo en la duela. Hoop Dreams, el icónico documental de 1994 dirigido por Steve James (quien también dirigió No Crossover), merece también que lo volvamos a ver por la profunda discusión que ahí se lleva a cabo sobre la raza, las clases sociales y la educación, esto a través de la lente de dos adolescentes negros que fueron reclutados para jugar en el equipo de basquetbol de una prestigiosa escuela preparatoria de gente blanca en Chicago.

Finalmente, está el filme A Kid from Coney Island, que se estrenó el año pasado en el Festival de Cine de Tribeca y merece un gran reconocimiento. La película sigue la vida del feroz base de la NBA Stephon Marbury, quien jugó con los Minnesota Timberwolves, los New York Knicks y los Phoenix Suns hasta que decidió abandonar los Estados Unidos para jugar en la liga profesional de basquetbol de China. El documental, dirigido por el dúo Coodie Simmons y Chike Ozah (quien dirigió Benji de ESPN y videos para Pitbull, Kanye West y Erykah Badu), retrata la vida de Marbury mientras crecía en los proyectos de viviendas populares de Coney Island, donde se formó como jugador de basquetbol callejero y encontró un apoyo inquebrantable por parte de su familia para lograr sus sueños de llegar a la NBA. La película también aborda cómo se unió la comunidad en torno a él, cómo el lado comercial del basquetbol profesional aplastó la alegría y la autoestima de Marbury, y cómo el ser recibido y apoyado por un país y una cultura diferentes finalmente le dio paz y tres trofeos de campeonato. A lo largo del filme se desarrollan discusiones perspicaces sobre las luchas de raza y clase, y suele haber divertidos comentarios sobre la marca indeleble que Marbury dejó en su comunidad. Además, al contar con entrevistas a Fat Joe, Cam'ron, Ray Allen, God Shammgod y muchos otros, se trata no solo de una mirada sincera sino también exhaustiva a uno de los mejores jugadores de basquetbol en la historia (y la última escena en serio te conmoverá el corazón).

Lo que hace que los documentales de basquetbol sean tan estimulantes es que las dramáticas y complejas vidas de los hombres y mujeres en el centro de estas historias no pueden separarse de los problemas sociales de su época: cómo la NBA les da tanto como les quita, en maneras que son igualmente inspiradoras, desgarradoras y cautivadoras. The Last Dance reavivó mi amor por las buenas historias deportivas, incluso si no me animó a aprender qué es un triple doble (aunque supongo que es algo positivo por la referencia que se hace de él en la canción "It Was a Good Day" de Ice Cube). ¿Cuáles son las reglas del juego? ¡No me interesa! ¿Cuáles son las cautivadoras historias detrás de todo ello? ¡Quiero conocerlas todas!

Y, aunque en este momento no es posible que veamos deportes en vivo o juguemos un partido amistoso con nuestros amigos (yo no, pero, ya saben, las personas a las que les gustan esas cosas), ver series o documentales con las historias de aquellos que han moldeado este deporte es la siguiente mejor opción posible.

Publicidad