Publicidad
Este artículo se publicó hace más de cinco años.
abuso de confianza

Ya te pusiste en tu madre, ¿ahora qué?

Algunos consejos prácticos que te ayudarán a ver la luz en esos oscuros días que vienen después de tus fracturas.

por Nito Escalante
19 Septiembre 2013, 3:00pm

Ok, ya sabemos que estabas patinado bien cabrón, que bajaste dos trucos que hacía mucho tiempo no bajabas, la sudaste mashín y dices “Arre, ¡la última y ya!” Te concentras, tomas vuelo… pero ya tienes más de dos horas dándole entonces llegas a las escaleras, botas y ¡zaz! Cachas el skate en tus pies y te das cuenta de que vas desacomodado, ¡te aferras y zoooc! Caíste con la pata chueca.

El dolor es inminente, pegas un grito, todo el skate park está en silencio y todas las miradas están sobre ti; definitivamente estás lastimado, humillado por tu propia decisión de caer, algo que sabías que no era perfecto, aun así te aferraste y todo salió mal, inmediatamente tu tobillo se hinchó como una papa, está deforme, es de esos momentos en que empiezas a tripear y no sabes si estás en drogas porque estás deforme, mueves los dedos de los pies y bueno sabes que no estás roto por que te responden, aun así no lo puedes mover, llega un desconocido y te pregunta: “¿Estás bien?”

Respondes sin saber si reír o llorar: “¡Simón!”

¿Te ayudo? Te dan la mano te levantas y sientes un piquete aún más doloroso en tu empeine, definitivamente te has hecho un esguince, quién sabe qué tan grave es la lesión, pero ya empiezas a pensar en la chamba de mañana, en la rutina, en los tres pisos que hay que bajar para tirar la basura que no bajaste antes de salir a patinar y lo peor de todo: el trámite de ir a el IMSS para la incapacidad, las visitas medicas, la férula y la comezón dentro de ese yeso maldito; intentas dar un paso pero es imposible, ¡estás jodido, mano!

Lo bueno es que el patín te ayudó a salir del parque y ya estás montado en tu skate pero como solías usar tu avalancha, en estos casos ¿qué haces?, ¿a quién llamas?, ¿a quién te encomiendas?

Te damos algunas recomendaciones prácticas para que, ya de perdida, pases la primera noche tratando de resignarte al hecho de quedar fuera de la patinada por unas cuantas semanas. Con lo demás, haber cómo le haces.

1.    Mantén la calma.

2.    Date un gallo. Es el mejor analgésico natural que existe. Si no se te quita el dolor, duplica la dosis; de menos se te va a olvidar un rato.

3.    Medita un poco y analiza tu interior deteriorado.

4.    Si puedes, busca algunas imágenes de anatomía para descifrar el lugar exacto de la lesión.

5.    Aplica hielo hasta que tu piel deje de tener sensibilidad.

6.    Si de plano tu pie está fuera de su lugar, busca ayuda para agilizar el trámite y hazte unas radiografías.

7.    Inmoviliza la extremidad lastimada.

8.    Si tienes fractura expuesta, tu espalda está deshecha o te pegaste en la cabeza y perdiste el conocimiento, llama a la Cruz Roja y ellos te ayudarán. Sólo recuerda en llamar si es una verdadera emergencia. La Cruz Roja recibe muchas llamadas que no son urgencia en verdad.

9.    Descansa y sigue las indicaciones del médico.

10.  Ve pensando en qué nuevo curso on line vas a tomar y mejor trata de hacer algo productivo como tocar música, aprende a editar videos, animaciones o, ya de menos, échate todas las películas de skatebording de la historia; podrías convertirte en crítico.

Lastimarse es lo peor en el skate, pero más aún es lastimarse sin estar patinando. Desgraciadamente somos humanos y tenemos este programa biológico de tropezar con la misma piedra, pero sabes que no conozco a algún patinador que se haya roto el mismo hueso, eso sí se aprende bien, a fin de cuentas el skate es eso: caerse para levantarse y caerse, cada vez, desde más arriba.

066 Emergencias SSP-DF

061 Emergencias PGJ-DF

065 Cruz Roja

068 Bomberos

@nitoescalante

Anteriormente:

¿Están chidos tus tenis?

Lee más en nuestra columna de skate semanal Abuso de confianza.