La hueva eterna: por qué el nuevo disco de Pink Floyd va a ser terrible

Ocho razones para evitar "The Endless River" a toda costa.

|
02 Octubre 2014, 3:51pm

Pink Floyd va a sacar un nuevo disco después de veinte años. El anuncio al principio pareció propiciar mucho entusiasmo, aunque, viéndolo en perspectiva, pareció importar muy poco conforme el tiempo ha pasado.

Hubo un tiempo en donde una noticia así hubiera causado verdadera conmoción. En los setentas, Pink Floyd era el papel tapiz de nuestros oídos. Nadie tenía mucha prisa en ese entonces, y los muchachos podían tocar solos eternos y pasarse todo el tiempo del mundo en el detalle de un disco de 33 revoluciones, que era el estándard por el cual te juzgaban en esa época. Floyd vendía más que nadie en esa época; aparecían hasta arriba de todas las encuestas en todos los medios.

Hasta en los 80's, una década frívola y llena de pop, Pink Floyd tenía un cierto caché con toda esa gente que todavía no descubría la cocaína y quería aburrirse hasta la muerte. Hasta mi mamá, una fanática de Neil Diamond, terminó venerando al grupo cuando unos vecinos nuestros escuchaban Meddle todos los domingos. Estoy seguro que hacían que ella tuviera ciertas fantasías menopáusicas con esos veinteañeros libres y guapos, y pronto sonaba en nuestra propia sala.

Para los noventa, ya eran un anacronismo, un gusto solo para toda esa gente que se la pasa diciendo que la música "de verdad" está muerta y que piensa que "La Persistencia de la Memoria" de Dalí es el logro artístico más extraordinario de todos los tiempos. Y hubiera sido un buen momento para que Pink Floyd renunciara, pero... ¿cuándo en la historia de la humanidad un grupo de megalómanos inflados por fanáticos irredentos, millonarios por una burbuja financiera que todavía no explota y que se sienten más grandes que Dios han renunciado?

Y así llegaron a estos últimos quince años. Pudieron haberse retirado entonces, pero por ahí del 2005 se reunieron con Roger Waters en un Live8 y, de un guitarrazo, desaparecieron toda la pobreza de la humanidad. Entonces llegó The Endless River.

Yo no he escuchado ese disco, pero aquí van ocho razones de por qué va a ser una porquería.

LA "PORTADA"

¿Ya la vieron? Puta madre, es un infierno. Storm Thorgerson, el diseñador gráfico de Pink Floyd, murió el año pasado. Y vaya pérdida. De hecho, estaría perfectamente justificado que Thorgerson se revolcara un poco en su tumba en este momento, porque quien sea que nos haya forzado esto a los ojos no tiene tantita madre.

Un tipo con una camisa como de orlanes (que se parece sospechosamente a Matthew McConaughey) está remando una suerte de góndola por las nubes. No sé qué mierda New Age implica todo esto. El que haya aprobado esta portada probablemente se la pasa viendo de esos trucos ópticos en donde hay una imagen "oculta" atrás de un dibujo abstracto. Es tan vergonzoso, incluso dentro de los parámetros del arte fantástico (y PUTA MADRE, VAYA QUE ESO ES VERGONZOSO) que un unicornio podría cogerse al personaje este en el horizonte en cualquier momento.

Quien te diga que no puedes juzgar a un libro por su portada está mal. Sí puedes. Igual que un disco.

(Acabo de leer que la imagen es de un chico egipcio de 18 años llamado Ahmed Emad Eldin. Me duele ser tan duro con un chico de 18 años. Pero, de nuevo: ¿¡qué putas hace Pink Floyd escogiendo esto?! Es como si un coro de niños cantaran villancicos bonitos y entonces se justifricara grabarlos en un disco de Radiohead. No tiene sentido. Perdón, Ahmed: no leas estos comentarios. Sé fuerte. Continúa tu carrera).

CASI TODAS LAS CANCIONES SON INSTRUMENTALES

¡Ten misericordia! Venga, muchachos: tuvieron 20 años para hacer esto bien. Pudieron haber compuesto unas buenas voces para ponerles encima. Si no, van a terminar haciendo algo aburridamente atmosférico que va a sonar como una versión mediocre y obsoleta de Aphex Twin. Puede pasar como un mal disco de chill out de principio de los 2000, pero seguro va a sonar como una mala sesión de meditación guiada por Nick Griffin.

YA LANZARON 30 SEGUNDOS DEL DISCO...

Lo pueden escuchar abajo. Y, juzgando por estos 30 segundos, si tienen alguno de sus últimos 7 discos, no necesitan tener éste. Porque los últimos suenan a éste, pero tienen voces.

LA CANCIÓN QUE TIENE VOZ FUE ESCRITA POR UN PERIODISTA

Polly Samson. Columnista de un periódico. Sí. Tal cual. La canción, además de todo, se llama "Louder Than Words", que es el lugar común más grande en la historia del mundo. Coincidencia: Polly está casada con David Gilmour, guitarrista de Pink Floyd.

"THE DIVISION BELL" ES BASTANTE ABURRIDO, ¿NO?

Sin lugar a dudas. ¿La mala noticia? Estas canciones son las que NO se incluyeron en ese disco.

YA NO QUEDA NADIE

Cuando se murió la mitad de Lynyrd Skynyrd en un avionazo, uno hubiera pensado que ese era el fin de la banda, pero los músicos son como cucarachas en un invierno nuclear. Al día de hoy siguen tocando como Lynyrd Skynyrd.

El único integrante de Pink Floyd que queda de la alineación original es Nick Mason, entonces... ¿Estamos hablando de Pink Floyd? Muchos han dicho que este disco es la despedida de Rick Wright, el tecladista que murió de cáncer en el 2008. Y Roger Waters y David Gilmour apoyan esa moción... Pero no parecieron apoyarlo mucho cuando lo expulsaron de la banda en 1981.

LO VAN A USAR PARA HACER CURACIONES

Si yo fuera un maestro de Reiki, se me hubiera parado viendo esa portada. Reflexólogos, lectores de manos, y todo tipo de tomadores de pelo pseudocientíficos van a hacer miles de millones de dólares con este disco en cuanto salga. Escúchalo mientras te drogas con petunias y miras a un Buddha dorado.