Editoriales

Detrás del Cine Negro de Soul AM Beats y N.Hardem

Después de conocerse en línea, un par de raperos se reunieron para trabajar en un álbum que a finales del año pasado vio la luz en casete. Un clásico instantáneo cuya historia va más o menos así...

por Nicolás Vallejo-Cano
16 Enero 2015, 1:00pm

Este artículo fue publicado originalmente en VICE Colombia.


A finales del año pasado me crucé, en aquel bello laberinto de azares musicales que es SoundCloud, con un disco de esos que uno pone de fondo alguna vez y que, cuando se acaba, el silencio que sigue se traga consigo esa atmósfera amniótica en la que, quizás incluso sin saberlo, uno andaba flotando. Naturalmente, lo volví a sonar. Y luego me recosté varias noches ahí, sobre su aura de sample fantasma. El rasguño del vinilo. Un beat mínimo de batería sobre una guitarrita dulce pero justa, extraída con respeto de otro bonito cuerpo musical, ya viejo y sabio. O un piano que se derrama a cuentagotas y a lo lejos. Y detrás una trompeta. O un saxo. Un embrujo medio soul, o medio jazz, en todo caso, a BPM suave pero con los golpes bien arriba de la mezcla como para hacerte mover la cabeza en lentos intervalos, de adelante hacia atrás, y poner la jeta así como de pescado. Es un disco con aura. Y eso es importante. Arranca con una intro instrumental, por esta línea, cargada de eslógans sobre el rap como manifesto. Aún más: como religión de fetiches y rituales. Y de scratches, porque de esos sí que hay y bárbaros (créditos al canario ED AC Selectah). Ya en la pista siguiente, claras las reglas, comienza un: "Pilla: llegó el blasfemo de las barbas en bici sin viela, botado en el barro buscando ballenas. Soy un player de cantera, discípulo de Pantera y Saulo Sánchez...". Un paseo por el diario de un empeliculado como pocos, confesional y automático y abstracto, obstinado en encontrarse en un manglar de imaginaciones que le florecen en fast forward, bonitas y espantosas, como las calles a su ciudad.

"Director y protagonista", soltaría más adelante.

El de los beats es Soul AM. Residente en la montaña de Medallo. El que saca las coplas de la vasca: N.Hardem. Palabrero de la ciudad del Monserrate. Un par de raperos que después de conocerse en línea, se reunieron para trabajar en lo que sería Cine Negro, un clásico instantáneo que a finales del año pasado vio la luz en casete y cuya historia, en breve, va más o menos así...

***

(Palabras de N.Hardem)

"Un día Soul AM me escribió y me dijo que le gustaba mi forma de rapear. Luego comenzamos a hablar y a compartir música. Ya después trabajamos seis meses duro. El trabajo salió a finales de septiembre de manera independiente, a nombre nuestro y de nuestro bolsillo. Después de tener el sonido, la atmósfera, la "película", los beats y las letras, procedimos a grabar, posteriormente le encargamos la mezcla y el master a Autodate Papa, un estudio en Madrid piloteado por el Cálido Lehamo de Me Cago en tu Padre, y los scratches a otro canario maestro que es ED AC Selectah. Ambos hicieron un trabajo de puta madre y logramos un producto bien desmentidor. La chocolatina fue sacarlo en casete con la ayuda de Viniloyalty. Tener la vuelta materializada y en cinta fue mágico. El plan es vender los cassettes... (risas) y seguir estudiando, viviendo, haciendo la vuelta, porque para mí esta mierda es conocimiento y movimiento".

***

"El man (Soul AM) salió de una batería de jazz. Es un grande y anda camellando en cosas ultra serias. Desde que lo conozco siempre se la pasa hablando de jazz, de la historia del jazz, de nuevos artistas... todo gira alrededor de una batería, un contrabajo, una trompeta, una guitarra y unos teclados. Para él la base de todo es el jazz, todo el tiempo anda haciendo diggin, escuchando emisoras, comprando discos, explorando artistas y probando con sonidos nuevos y viejos dentro de ese universo. Es un creyente total de la familiaridad que debe permanecer entre el rap y el jazz, todo el tiempo anda tratando de unir estos dos géneros, procurando producir piezas llenas de armonía, melodía. Él ha tratado de mostrarse con música, no con imagen ni palabras, y poco a poco lo está logrando, como dice él. Todo es un proceso, todo toma un tiempo y ahí permanece trabajando, inventando, escuchando y haciendo".

"Yo viajé en enero del 2014 a Medellín, nos conocimos, empezamos a camellar en algo completamente distinto a Cine Negro, como que no sabíamos bien como trabajar y en fin. En ese viaje conocí a un combo muy azaroso de emcees, beatmakers y personas una chimba, respiré otra atmósfera, aprendí un resto y me devolví dispuesto a ponerme a nivel. A lo bien en Medellín están haciendo vueltas muy ásperas y fue bien motivante encontrar más parche con motivaciones y expectativas como las de uno (respetos para todo el parche: No Rules, Doble Porción, Al Baro, Gordo Sarkasmus). Entonces vinieron como cuatro o cinco meses de trabajo, escuchar beats, vivir vainas y escribir letras, probar, rapear, encontrar lo que queríamos... fue largo, lento para ser seis tracks rapeados y tres instrumentales, pero para mí cada día en blanco o en negro lo valió. Después, en un segundo viaje mucho más corto, grabamos la vuelta en dos jornadas y nos sentamos a oírla, escogimos el nombre. Lo que siguió fue hacer el arte del disco al tiempo que se iba a mezcla y master en Madrid. Cuando volvió, sabíamos que teníamos toda una pieza entre manos".

***

"Queríamos que tuviera humo denso de un venue de jazz bien tradicional, así tipo Mo' Better Blues, y a la vez que hiciera cabecear a lo bestia, la búsqueda de la "melange" entre esas dos experiencias dio como resultado un sabor bien particular, porque era lo que teníamos para dar y lo que queríamos decir".

"Con este disco descubrí que puedo bailar con mis demonios y vacilármela, que no puedo vivir sin el rap, que viajar solo es lo más cercano a vivir, que la tristeza es un excelente punto cero y más mierdas...".

***

"Cine Negroes el testimonio, por un lado, del encuentro de dos individuos que entendieron cómo trabajar juntos, del hartazgo de rap flojo o sesgado en Bogotá, de las ganas de hacer las vainas bien de principio a fin. Por otro lado, de lo mismo que Tiempo Libre de AnyOne, El Ego y yo de Ruzto, Motel AM de Soul Am y Al Baro, El Rap de la Montaña del Mañas, Efectos Secundarios de Alcolirykoz y otras cosas duras que se vienen de lo que Cine Negro solo es una pequeña parte, una contribución. De que se puede hacer bien hecho y de que el rap colombiano está pasando por una etapa bien interesante. Es un llamado a todo mundo pa' que esté en la jugada, que se tengan donde están o empiecen a hacerlo más y mejor".

***

"Da muchísima moral esa mierda. El concierto de lanzamiento de diciembre era la autoevaluación final y salió del putas. Para mí no hay nada como los directos, yo los concibo como la esencia del rap: "Two turntables and a mic..." y a probar finura. Se superaron todas las expectativas y la gente la pasó chimba, ofrecimos algo diferente a los parches de siempre y la gente fue de cabeza, con lluvia... ¡Sin palabras! Agradecimientos a todos los que han contribuido para que esto sea real, tangible".

***

Descarga Cine Negro aquí.

Sigue a N.Hardem.
Sigue a Soul AM Beats.

*Como grafitero, N.Hardem (que pinta con otro nombre) también milita con Los Niños Invisibles, parche compuesto por los escritores de graffiti Saga Uno, Error999, EcksMdc y Dwel, y con WFK. Su nombre también hace parte del catálogo de Sótano del Miedo, "un sello independiente del que vienen vainas serias".