FYI.

This story is over 5 years old.

Nick Bolt: la rebeldía del pop chileno

Tiene 18 años, vive en una de las comunas más estigmatizadas de Chile, participó en el Factor X y su primer videoclip ya fue censurado por Youtube.
07 Enero 2015, 5:34pm

Supe de Bolt por Christian y Eduardo, dos adolescentes chilenos que saben cómo recorrer la ciudad de fiesta en fiesta, escolta fiel que me acompañó durante mis últimos atardeceres en Santiago de Chile. Un tarde hubo una Droga Favorita que sonó una y otra vez en el celular de turno. A penas sé que es chileno, pienso: esto debiese haber salido ayer, ¿cómo es posible que nadie lo haya encontrado aún? Lo busco y conversamos. Tengo la impresión de que Nick lleva años preparado para esta entrevista.

Comencemos por el principio: ¿cómo descubriste tus habilidades musicales?

Cuando me compraron un teclado, a los 13 años. O sea, la verdad es que siempre me llamó la atención el piano; un tiempo estuve quedándome en la casa de una prima que tenía un piano de cola maravilloso y ahí empecé. Aunque me decía “n_o, si no sabís tocar lo desafinas” entonces llegaba escondido y me metía a tocar hasta que ya caché que necesitaba comprar un teclado para partir; no sabía nada, ni siquiera lo que era un Do. Y empecé a probar hasta que compuse una canción y ya después salían las canciones casi todos los días. Mi papá me lo compró y me dijo como _“ya poh, espero que la hueá no sea un juego y que de verdad aprendas a tocar. No me tenía mucha fe. Pero al tiempo empecé a meterme demasiado, onda eran fines de semanas que no salía, prefería quedarme tocando, viendo tutoriales. Jamás he tomado clases de nada en verdad, de canto ni de piano ni de nada.

¿Y cómo llegaste a Factor X?

En la noche me enteré y al otro día era el casting, fue una hueá de así páh, páh, voy. Una amiga me mandó un afiche, yo le dije a mi mamá -tenía 15 o 16- :¿me podís acompañar al casting? Porque me da plancha ir solo. Era temprano en Florida Center, llegué y habían 9 mil personas. Yo llegué a las 9 de la mañana y me evaluaron a las 9 de la noche. La primera mina entró y salió llorando, la segunda que entró salió llorando, el tercer loco que entró, salió súper enojao’. Fueron onda 3 preselecciones antes de llegar al casting de la tele. Después quedaban 50 y de esos quedaba 1 y ese iba a la tele. Me gustó pasar por ahí porque encuentro que mostraron lo que se hizo, aunque la verdad es que me daban las canciones, eso era lo que no me gustaba: una vez me hicieron cantar algo de Américo, cachai?. ¡Imagínate yo cantando Américo! En algún momento también me censuraron una performance que hice con sangre; mostraron 16 segundos de la parte que menos se veía.

¿Te sientes cercano a alguna banda o músico?

Me siento mas cercano a referentes visuales como Die Antwoord, a ellos no los veís limpios, son marginales y a mí también me gusta impactar con lo visual. Onda Bowie impactaba con su moda o cuando veís a Lady Gaga con cables, eso igual descoloca… pero atrae. También me gusta Brooke Candy, una rapera que ahora está haciendo un nuevo trabajo: con el último videoclip se fue en la volá demoníaca-satánica cachai? Incluso relaciono algunas cosas de ella con mi video Peligroso siendo que el videoclip lo saqué antes que Brooke Candy hiciera el suyo. Hace poco descubrí a la Elephant que hace un pop-dubstep y es la raja, no había encontrado un choque entre estos dos estilos, nunca algo tan bien combinado. Iggy Azalea igual tiene buenos temas.

En ese sentido ¿cuál es tu relación con la estética punk?

Igual es delicado el tema del punk, porque pueden venir unos punkies a sacarme la mierda. Pero igual encuentro que tengo una fuerte relación con lo punk, sobre todo en Tyke, donde quise hacer una rebeldía, salir de un tarro sucio e ir a la calle en la noche y que no te importe nada más. Ahí el mensaje es ser uno mismo, hacer una revolución en ti; la revolución es mostrarte como eres, es una liberación en todo sentido: liberación sexual, de opinión… una revolución en tu personalidad. Onda, libre expresión. Me gusta la estética punk porque es demasiado agresiva, y cuando yo veo un punky en la calle igual me produce como un respeto o algo así. O ver un nazi en la calle… la imagen visual de la persona te sugiere cosas: no es lo mismo ver en la calle a un niñito rubio y zorrón que a un punk.

El pop, en tu caso ¿podrá volverse punk?

Yo siempre digo que hago un anti-pop, un pop rebelde. Soy un enemigo en el lugar del amigo. Quiero traer el pop de vuelta, el pop más real. Hay mucha basura en MTV y en el mundo del pop. No se está entregando un buen mensaje, no hay trasfondo, no se tiene un fin. Y creo que con mi música y mis cosas estoy entregando un mensaje consistente. Tampoco hago mis canciones por hacerlas, onda “ay me siento enamorado voy a escribirle una canción linda a esta persona, porque me gustaron sus ojos”, yo no hago eso. Droga Favorita no habla de una canción de amor, aunque la gente cree que la canción se la canto a una persona donde yo estoy enamorado o algo así. Hago un pop más real, como lo que hacía Michael Jackson y Cindy Lauper, con un mensaje más transversal. Me gusta mostrar realidades.

Cuando estoy inspirado me siento en el piano y me pongo a escribir o de repente sino a capella. Bueno todas las canciones que hago son basadas en mi experiencia de vida y lo que quiero transmitir. Porque si erís un artista pop no haces música para ti, haces música para los demás. Si no tenís quién las escuche el mensaje no se puede viralizar. Aunque no estoy en contra de la música comercial… ahora si vai a ocupar un medio importante, eres un ídolo mundial y entregas pura mierda no encuentro que tenga sentido. Pero si eres un ídolo mundial brígido y más encima entregai un mensaje, la pega está hecha.

¿Cómo has sentido la recepción de tus canciones?

Le ha gustado caleta a la gente. Pero lo que pasó es que el videoclip fue censurado por Youtube apenas lo lanzamos y esto permitió que mucha gente no pudiera verlo. Por el contenido más que nada, por ahí se ve un seno. Pero ahora vamos a trabajar el tema de manera mas delicada, para evitarnos eso. A mi familia también le gusta. Y bueno la primera vez que les mostré a mis viejos Peligroso, les dije “salgo en la cama con un hombre y una mujer comiéndome, salgo jalando, salgo muy cuático”. Pero filo, porque esto es lo que hago y lo hago de forma artística. Tampoco soy un hueón que esté jalando en la cama todos los días. Ellos ven la intensión artística y no me dijeron nada, me apoyan caleta. Cuando saco un tema nuevo, mi viejo lo escucha y lo escucha, me dice “podría tener esto o esto” y mi vieja está siempre preocupada para que vaya a dejar discos a las radios.

La ironía del pop

No sé si te hay dado cuenta que en estas series gringas los muchachitos populares siempre se llaman Nick. Bueno, entonces para hacer una crítica yankee ese era un buen nombre y Bolt apareció porque quería incorporar lo visual de David Bowie; entonces tomé el rayo que se dibujaba en la cara. Además, cuando me puse el nombre, estaba súper emocionado porque estaba saliendo una tendencia nueva entorno a la música y lo visual que era Lady Gaga. Después esa crítica yankee fue cambiando porque me di cuenta que mi personaje apuntaba para otro lado, hacia una rebeldía general no sólo contra los Yankees, en contra de la vida y el mundo: onda, soy Nick Bolt contra el mundo y también contra el pop.

Ese personaje que es ironía y ficción, exhibe algo que tú eres, pero quizá también refleja el estado de las cosas para ciertos adolescentes…

Sí, poh. Onda todo lo que represento como Nick Bolt en Peligroso, lo viví como persona. Cuando chico, en mi época adolescente fui muy carretero y conocí muchos tipos de carrete y de gente. Estuve súper metido y conocí mucho de drogas, fue algo cuático. En esta época era todo distorsión, de hecho el video es eso. Ahora estoy en otra etapa de mi vida, juntando todas estas experiencias que tuve a muy temprana edad para mostrarlas. Por eso pienso que Tyke es otra etapa de mi vida y Demonios –lo que viene- es mi etapa de ahora, mucho mas seria, con una revolución más seria, más con pinzas, más metódica.

¿Y cuántos años tenías en Tyke?

Tenía 15 -16 y ahora tengo 18.

Ya, pero no es tanto tiempo…

No, si igual no es tanto; pero para mí proceso es harto, pasaron muchas cosas. No sé si en esa época yo estaba tan enfocado en sacar un disco. Pero ahora nos quedan dos canciones por terminar y estaría lanzado mi EP a principios de este año. Ya estamos trabajando en el tercer single, que en realidad es el segundo y estoy involucrado con todo; voy a trabajar con Chino G a su lugar, entonces veo en tiempo real lo que se está haciendo con mi canción y voy proponiendo. Me gusta estar metido porque yo sé como es, yo sé como tiene que ser la hueá. Respeto a la gente del equipo, porque saben lo que hacen, pero siempre y antes de todo, les dejo claro lo que quiero con tal escena, con tal ropa o no sé. Por ejemplo, la dirección de arte de los videos siempre la hago yo. Porque al final el video es para uno, uno tiene que promocionarlo y, en definitiva, tiene el peso del video encima.

Te sientes cercano a las pandillas de ahora o a las de antes, onda las Electro Putas…

Sí, las Electro Putas me daban mucho miedo. Cuando tenía 13 años compartía carrete con esa gente. Ahí conocí mucho, de mucho. Iba a carretes que se hacían en el Borja (Parque San Borja), en Costa (nera del Río Mapocho). En Borja yo veía hombres que iban con falta y calzas rosadas. Aprendí que cada loco con su tema y que no importa lo que digan las otras personas. También estuve juntándome harto con raperos y ahí aprendí que la música se usa como medio de lucha, como medio de protesta, de revolución. El rap, por lo menos el latino y que hace la gente que yo conozco, es protesta. Y se parece a lo que yo quiero hacer; pero en mi caso yo agarro el medio, lo comercial y lo transformo de un modo crítico. Tampoco me siento como un resentido social, de irse demasiado en la volá. Sé que tiene que haber un juego y provocación en el pop, para que sea peligroso y a la vez entretenido. Por eso yo también soy cambiante en mi estilo, quiero agarrarlo todo y sacarle lo rico, lo provechoso. Onda darle tu identidad a lo que aparece. Como un piercing que personaliza tu cuerpo… porque uno no elige con qué cuerpo nace, pero sí elegís cómo personalizarlo, cómo armarlo.

Este cortometraje, creado por Bolt siendo estudiante secundario, explicaría de manera visual y sonora cómo nació Nick Bolt.