Investigaciones sugieren que el Sol está causando que las ballenas encallen y mueran

Al parecer, las tormentas solares tienen un papel importante en las muertes de las ballenas grises.
03 Marzo 2020, 8:34pm
Copia de pantalla dividida
Izquierda: Flickr/NASA. Derecha: Justin Sullivan vía Getty  

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Las tormentas solares que interrumpen el campo magnético de la Tierra podrían estar revolviendo el GPS interno de las ballenas grises y haciendo que encallen en las costas, según un nuevo estudio.

Las ballenas grises viajan 16.000 kilómetros anualmente entre el Ártico y México, una de las migraciones más largas en la Tierra. Se aferran a la costa la mayor parte del tiempo, y si se acercan demasiado a la costa pueden vararse. Aunque es raro, un varamiento puede ser mortal para las ballenas, ya que pueden colapsar bajo su propio peso sin agua o ahogarse con la marea alta.

Para tener una mejor idea de lo que causa un varamiento, algunos científicos estudiaron las condiciones de más de cien. Luego, se dieron cuenta de algo extraño: las manchas solares, signos de alteración del campo magnético, parecían aparecer en números más altos de lo habitual en un día en que una ballena encallaba. Los investigadores concluyeron que las ballenas grises podrían depender de los campos magnéticos de la Tierra para desplazarse, y que las tormentas solares pueden estar causando estragos en sus sentidos direccionales. El lunes publicaron un estudio en la revista Current Biology apoyando la magnetorrecepción en ballenas_._



"Pensé que podríamos aprender mucho más sobre este misterioso fenómeno al observar situaciones en las que un animal realmente NO PODÍA desplazarse correctamente", dijo uno de los autores Jesse Granger en un correo electrónico. "Si pudiéramos descubrir cómo los animales usan el campo magnético de la Tierra para desplazarse, potencialmente, podríamos hacer lo mismo y mejorar el desplazamiento para los vehículos donde es esencial que viajen de la manera más eficiente posible, como las ambulancias".

El equipo de Granger rastreó los datos de actividad solar durante los días de 186 varamientos de ballenas grises entre 1985 y 2018. Descubrieron que los varamientos eran 2.3 veces más propensos a ocurrir en días con una gran cantidad de manchas solares.

Ahora, podrías estar pensando: ¡la correlación no es igual a la causalidad! Primero, felicidades por haber pasado Estadísticas 1. Pero segundo, hay más en esta correlación de lo que parece, y eso se debe al clima espacial.

Al igual que en este planeta, el espacio también tiene clima. Los cambios en la distribución de gases cargados en la superficie del Sol crean un clima espacial en forma de explosiones de energía y reorganizan los campos magnéticos. Estas tormentas solares pueden interferir con la propia magnetosfera de la Tierra a casi 149 millones de kilómetros de distancia. Las manchas solares son un signo visible de intensa actividad magnética que contribuye al clima espacial, por lo que el hecho de que estuvieran correlacionadas con los varamientos de ballenas insinuó una posible explicación magnética.

Si el Sol juega un papel en causar varamientos de ballenas, los científicos estaban interesados en saber exactamente cómo funciona. ¿Las ballenas simplemente se confunden o las tormentas solares las vuelven "ciegas"?

Para averiguarlo, Granger analizó la relación entre varamientos y otras dos variables: radiofrecuencia (RF) y Ap-index (AP). Las tormentas solares aumentan el ruido de RF, que se cree que afecta los receptores de desplazamiento de los animales que dependen de la magnetorrecepción. El AP, por otro lado, le informó a los científicos sobre la magnitud a la que el campo magnético de la Tierra estaba cambiando durante el clima espacial. Los investigadores descubrieron que los altos valores medios de RF durante los varamientos probablemente no se debieran a una posibilidad aleatoria, pero no encontraron una relación similar significativa entre los valores AP y los varamientos.

"Investigar la RF y el AP nos hizo saber que, si esto es un efecto en un sensor magnético, que por supuesto todavía no podemos decir con certeza, parece ser que las ballenas se encallan más a menudo porque su receptor magnético está siendo alterado, no es que las ballenas simplemente estén recibiendo información inexacta", dijo Granger.

Otra forma de pensarlo es comparando el comportamiento de las ballenas con perderse en una ciudad con calles numeradas. Granger dijo que una relación entre los valores AP y los varamientos habría indicado que las ballenas pensaban que estaban en la cuarta calle, cuando en realidad estaban en la octava. La relación que encontraron entre los valores de RF y los varamientos sugiere que, las ballenas, piensan que están en la cuarta calle, pero en realidad se han quedado ciegas, agregó.

"Este es un conjunto de correlaciones realmente interesante", dijo Nathan Putman, científico senior de LGL Ecological Research Associates, que no participó en la investigación. "Existe una logística no aleatoria de las ballenas, y eso es poco notable, pero el hecho de que se desplacen de manera no aleatoria con respecto a las cosas magnéticas puede respaldar la idea de que las ballenas son de alguna manera perceptivas a esta información magnética".

Putman, que estudia el movimiento de los organismos marinos y la magnetorrecepción, dijo que los humanos han encontrado muchas formas de interferir con los campos magnéticos y los animales que los utilizan para desplazarse. Por ejemplo, los estudios en tortugas muestran que las jaulas de hierro galvanizado utilizadas por los conservacionistas para proteger los huevos de las tortugas de los depredadores terminan alterando sus campos magnéticos locales.

Putman dijo que no existe un vínculo directo entre la interferencia humana de los campos magnéticos submarinos y los varamientos de ballenas, pero agregó que los humanos molestan a las ballenas grises haciendo mucho ruido submarino con explosiones y radares ultrasónicos.

Las tormentas solares pueden no ser la única razón de los varamientos de ballenas, dijo Granger, y muchas condiciones, tanto naturales como provocadas por el hombre, pueden contribuir a ellos.

"Esta es solo una posible causa de varamientos, entre una miríada de otras causas, como los navares solares de rango medio o las condiciones cambiantes del océano, etc.", dijo. "Estoy tratando de evitar que alguna base militar se apodere de esta investigación y la use como una excusa para comenzar a hacer detonar los radares ultrasónicos por todos lados".